Excavar las Atarazanas: 5 millones de euros

La excavación de todas las naves (siete) de las Atarazanas que han llegado hasta nuestros días para recuperar la cota original de los antiguos astilleros medievales y retirar las toneladas de tierra de relleno con que fueron transformadas posteriormente en almacenes y para otros usos tendría un coste de 5 millones de euros en números redondos, un 86% más de los 700.000 euros calculados por arquitectos como José García Tapial y José María Cabeza y la asociación conservacionista Adepa.

El arquitecto redactor del proyecto de creación de un centro cultural en las Atarazanas, Guillermo Vázquez Consuegra, ha encargado un estudio técnico específico para conocer el coste real que tendría retirar todo el relleno acumulado en las siete naves del antiguo astillero medieval. El informe, al que ha tenido acceso Viva Sevilla, concluye que se precisarían al menos 4.841.277 euros para realizar una labor que no es tan sencilla como aparenta.

En primer lugar, los técnicos han medido la superficie total de las Atarazanas (ninguna de las naves tiene una medida coincidente con las otras) para, a partir de ese dato, calcular el volumen de tierra que habría que extraer. La superficie resultante es de unos 5.240 m2 incluyendo el espacio situado entre los pilares.

Habría que excavar no sólo hasta cinco metros de profundidad que se estima tiene el relleno de tierra, sino uno más para poder colocar una losa de cimentación. Por tanto, el volumen que habría que retirar sería de 31.440 m3. Para hacerse una idea, estos metros cúbicos equivalen al volumen de agua contenido en 12,576 piscinas olímpicas.

La excavación no consistiría en meter una serie de excavadoras de obra sin más, ya que debe hacerse una excavación arqueológica, con registro de los estratos, realización de dibujos, analítica de materiales y transporte, todo ello a un coste de 1,05 millones de euros.

Pero tampoco se puede excavar sin más, con riesgo de desplome de los muros de tierra que se fueran conformando, para lo cual habría que asegurar la operación colocando una pantalla de micropilotes de nueve metros de profundidad, con anclajes y repercusión de tesado, mallazo y viga de coronación, entre otros elementos. Coste, 1,09 millones de euros.

Asimismo, los técnicos han evaluado la necesidad de colocar una losa de cimentación para compensar la subpresión que ejercería el agua del manto freático. Han estimado unos dos metros de columna de agua, por lo cual se requeriría una losa de hormigón de noventa centímetros. De este grosor, diez centímetros serían de hormigón de limpieza, y ochenta, de losa, con armadura mínima de doble parrilla. A ello habría que añadir cuarenta centímetros de albero compactado, quince de bolos, una lámina de polietileno… El coste, 670.720 euros.

No acaban ahí las tareas necesarias. Habría que añadir la impermeabilización del fondo de excavación bajo la losa y un metro sobre pantallas, con láminas de polipropileno armada, a un coste de 272.750 euros.

Luego habría que proceder al sellado impermeable entre la losa y la pantalla. Sería lo más barato: 17.200 euros. Posteriormente, realizar una cámara bufa y revestimiento de pantallas: 215.000 euros.

También sería necesario un refuerzo de las estructuras por tener que bajar el nivel del terreno: 701.750 euros. A ello habría que sumar 50.000 euros de saneamientos, drenajes y bombas y el beneficio industrial de las compañías ejecutantes de los trabajos.

El total estimado, pues, para excavar todas las Atarazanas, esos casi 5 millones de euros, una cantidad que equivaldría a la mitad de los 10 millones que está dispuesta a aportar la Caixa para intervenir en todo el edificio y sin tocar para nada el suelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.