La Raza paga 197 euros al mes por el restaurante en el parque de María Luisa

El director del grupo La Raza y presidente de la patronal de hostelería, Pedro Sánchez-Cuerda, ha anunciado una batalla jurídica contra la decisión del Ayuntamiento de declarar caducada la concesión de que goza el restaurante del mismo nombre en el parque de María Luisa, espacio privilegiado por el que paga ahora 197 euros/mes (Iva incluido). Sánchez-Cuerda pretende que se le prorrogue la situación, dice que el restaurante es una seña de identidad de Sevilla, pone por delante a la plantilla y ha emprendido la campaña “Salvar La Raza”.

El 1 de enero de 2015 se cumplió el plazo de la moratoria de 20 años fijada en la ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 y que permitió mantener el precio de los alquileres antiguos, generalmente de rentas bajas y periodos de duración muy largos.

Ante la inminencia del cambio legal, el gobierno de Zoido inició el 4 de noviembre de 2014 un expediente para la extinción de una serie de contratos de arrendamientos de locales de negocio de propiedad municipal celebrados antes del 9 de mayo de 1985. Según un dictamen jurídico del Servicio de Patrimonio, había múltiples contratos de arrendamientos de locales de naturaleza patrimonial y otros en terrenos calificados de dominio público.

Respecto a los primeros no había duda sobre la extinción de los contratos de alquiler, por la entrada en vigor del fin de la moratoria. En cuanto a los arrendamientos formalizados en bienes de naturaleza demanial (bar la Raza y bar Citroen, en el parque; el bar La Parada, en la rotonda de Heliópolis, y dos locales anexos al mercado del Tiro de Línea), también se consideraban extinguidos porque en casi todos los casos el plazo de duración acordado había sido de un año prorrogable.

EL CONTRATO ORIGINAL

El contrato original del bar La Raza data del 2 de mayo de 1972, por lo que según el dictamen tenía que extinguirse el 2 de mayo de 2015. Sin embargo, no se extinguió el año pasado porque tras acordarlo la Junta de Gobierno de Zoido el 22 de diciembre de 2014, el grupo La Raza remitió un escrito en contra el 26 de febrero de 2015. El Ayuntamiento, ya gobernado por Espadas, acordó el 6 de noviembre pasado retrotraer las actuaciones al acuerdo inicial (22-XII-2014) salvando unas deficiencias observadas.

Analizada la situación, el secretario general del Ayuntamiento emitió un informe el pasado 11 de marzo en el que, con el objeto de evitar pleitos e inseguridades jurídicas por la falta de actuación y para evitar la caducidad del procedimiento, recomendó que se declarara el archivo del expediente iniciado en noviembre de 2014 e iniciar uno nuevo.

El secretario ratifica que no se trata de un contrato de arrendamiento al uso, sino de una concesión demanial (sobre un bien de dominio público), por lo que se inicia el procedimiento para extinguirlo al final del plazo, fijado para el 2 de mayo de 2016, y entre tanto se le vuelve a pasar a los concesionarios el cobro de los recibos mensuales, que había sido suspendido en el curso de estas actuaciones.

El pago mensual por el espacio del parque de María Luisa ocupado por el bar La Raza es ahora, tras 44 años de disfrute del mismo, de 197,22 euros/mes (Iva incluido). Al tratarse de una concesión, revertirán al Ayuntamiento todas las obras y mejoras realizadas en el bar, sin que proceda indemnización alguna.

REACCIÓN

Sánchez-Cuerda ha anunciado la presentación de un recurso de reposición contra la decisión municipal y, en caso de que sea rechazado, un litigio por la vía contencioso-administrativa. El director del grupo hostelero La Raza entiende que en 1985 ya hubo una revisión del contrato por el Consistorio y que se mantuvo de facto el arrendamiento.

Estima que en caso de que se considere una concesión administrativa, como en aquella época (1972) se otorgaban por 50 años, debería estar vigente como mínimo hasta 2022, fecha en que el Ayuntamiento ya podría, a su juicio, sacar a concurso público el espacio del restaurante, un concurso al que el grupo La Raza se presentaría “sin lugar a dudas”.

«El restaurante La Raza es una seña de identidad. No nos podemos plantear el cierre en ningún caso. Aún hay tiempo para salvar La Raza», ha enfatizado Sánchez Cuerda invocando incluso a la Virgen de la Macarena.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.