Fotos de satélite muestran la pérdida de arboleda del parque de María Luisa en los últimos dieciocho años

Parte del verde de fondo corresponde a césped, cubierto antes por la copa de árboles perdidos o cortados

La regresión ecológica de este jardín histórico coincide con los mandatos de Monteseirín, Zoido y Espadas

Es bastante apreciable en la mitad Sur del recinto, en torno al conjunto de la Plaza de América

El programa informático Google Earth, basado en imágenes de satélite, fotografías aéreas, información geográfica y modelos creados por ordenador, permite seguir la evolución, en función de los casos, de distintos lugares a lo largo de un tiempo reciente, incluso desde poco antes de que lo que hoy es la compañía Alphabet (matriz de Google) lo comprase a sus desarrolladores en 2004.

He aplicado la función de visualización de imágenes denominadas «históricas» (una historia ciertamente con menos de veinte años de antigüedad) al parque de María Luisa. La primera que he podido hallar data de enero de 2001, pero la visión de todo el recinto no permite apreciar su evolución real en lo que va de siglo XXI, periodo en el que han llegado a la Alcaldía de Sevilla el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, el popular Juan Ignacio Zoido y, de nuevo, un miembro del PSOE, Juan Espadas, que en la actualidad ostenta el bastón de mando a menos de la mitad de su segundo mandato.

Monteseirín (izquierda), dio el testigo en la Alcaldía a Zoido

Ante esa dificultad de apreciación he bajado al máximo nivel de detalle que me ha permitido el programa y he elegido para ello la parte Sur del parque, ya que hay elementos como edificios (los museos de la plaza de América), avenidas interiores visibles (calle de Pizarro, avenida Hernán Cortés), glorietas intramuros (Covadonga) y extramuros (la del monumento a Simón Bolívar) que pueden servir como elementos de referencia para situarse a la hora de hacer comparaciones de distintos años y no perderse entre las manchas de verdor.

La comparación entre la imagen del 27 de mayo del año 2002, tan sólo tres años después de la llegada de Monteseirín a la Alcaldía (1999), y la foto del 2 de febrero de 2020 -la última que he podido visualizar en el banco de imágenes históricas de Google Earth- muestra desde mi punto de vista la pérdida de arbolado del histórico parque, uno de los emblemas de la ciudad y que forma parte de la memoria sentimental de muchos sevillanos.

Espadas, a la izquierda, sucesor en la Alcaldía de Sevilla de Zoido (derecha)

Desde las alturas el parque se ve más o menos verde, pero en más zonas de las deseables la mancha de ese color ya no pertenece a la copa de los árboles, sino a praderas de césped que antiguamente estaban debajo y no eran visibles o que se han ido extendiendo en los últimos años para paliar la pérdida de aquéllos por las razones que sea (secos, enfermos, caídos, cortados….).

Las fotos satelitales de Google Earth, como la prueba del algodón en el caso de la suciedad, no engañan sobre la regresión forestal que ha sufrido el parque por excelencia de la ciudad en diversas zonas (el borde de las mismas está marcado en amarillo en una de las imágenes correspondientes a febrero del año en curso, 2020).

Ésta es la situación a que se ha llegado en tan sólo dieciocho años y durante los mandatos municipales de los tres últimos alcaldes de Sevilla. ¿Y cómo ha sido posible esta pérdida de arboleda?

La respuesta está vez no está en el viento, como cantaba Bob Dylan. La razón hay que preguntarla en el Ayuntamiento (sucesivas corporaciones municipales), encargado de la conservación de este monumento natural, cada vez menos denso y más aclarado que como lo conocieron los sevillanos tan sólo a principios de este siglo, ayer como quien dice.

Así estaba la parte Sur del parque de María Luisa el 27 de mayo de 2002, tan sólo tres años después de que Monteseirín sucediera a Soledad Becerril como alcalde de Sevilla
Foto satelital de la misma zona Sur del parque de María Luisa tomada el pasado 2 de febrero de 2020, dieciocho años después de la anterior. Nótese la diferencia de masa arbórea, especialmente en las zonas marcadas en amarillo de la foto a continuación, que es la mismo que ésta para poder fijarse mejor a la hora de comparar con la primera

A continuación reproduzco algunas imágenes de todo el parque tomadas a mayor altura y en las que es más difícil observar la evolución negativa del conjunto, tanto por el fondo verde de las praderas de césped como por la sombra que proyectan los árboles y el efecto visual de aparente fusión de las copas.

El parque de María Luisa el 17 de enero de 2001, con Monteseirín de alcalde
Vista aérea del parque de María Luisa el 8 de mayo de 2003 (Alcaldía de Monteseirín)
El parque, el 7 de junio de 2007, durante el gobierno local de Monteseirín
Aspecto del parque el 19 de octubre de 2010, bajo la gestión del Ayuntamiento de Monteseirín
Vista, con sombra, del parque de María Luisa el 13 de septiembre de 2011, ya con Zoido de alcalde
Aspecto que presentaba el parque de María Luisa el 1 de junio de 2012, bajo la Alcaldía de Zoido
Situación del parque el 23 de julio de 2015, tras la llegada de Espadas a la Alcaldía
Vista del parque de María Luisa tomada el 16 de junio de 2018, durante el primer mandato de Espadas. Ya se nota la pérdida de vegetación, como en la parte Suroeste, cerca del monumento a Simón Bolívar, y en el lado opuesto, al Este, en torno a la glorieta Covadonga
El parque en imagen captada el 2 de febrero de 2020, ya durante el segundo mandato de Espadas como alcalde, donde es más visible la pérdida de arboleda y se notan más claros en el conjunto del parque.

1 comentario en “Fotos de satélite muestran la pérdida de arboleda del parque de María Luisa en los últimos dieciocho años

  1. Hasta cuándo.

    Gracias por un magnífico informe, es descorazonador confirmar que la arboleda parece ser algo molesto para nuestros Políticos, ignoran de manera sistemática que la arboleda no solamente es parte de nuestro patrimonio sino que además, mejoran nuestra calidad de vida, depuran nuestro entorno y sirven de albergue para una biodiversidad que es clave en el equilibrio del mundo en el que vivimos. Los políticos también parecen ignorar que de sus decisiones depende el mundo que heredarán nuestros hijos y nietos, cada vez está más deteriorado. Por sentido común y por puro egoísmo, en Andalucía deberíamos de ser los primeros en proteger la arboleda, Llegará el día en que este paso será imposible pasear por la ciudad porque no habrá un solo árbol que nos proteja del calor. Creo que muchos pensamos que espadas tendría una sensibilidad distinta, Sin embargo la desilusión ha sido profunda, al final parecen ser todos iguales. Pero lo más terrible es la desidia y pasividad de parte de la población, y lo que es aún peor, el apoyo de algunos vecinos a la tala de árboles O esas podas salvajes que cortan la totalidad de las ramas, dejando muñones heridos en ejemplares magníficos. No hay palabras para describir la absoluta negligencia con la que tratamos la naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.