Y dijo Espadas: «No podemos incubar la tercera ola en Navidad»

El Ayuntamiento, que ha suspendido la Feria de Abril para evitar concentraciones de personas en la pandemia, permite una mini Feria navideña en los muelles de Nueva York y las Delicias

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha declarado en diversas ocasiones que «en el objetivo común de reducir los contagios (por coronavirus), intentar hacerlo equilibrándolo con la actividad económica a veces se puede conseguir y otras veces no».

Más específicamente, el pasado 21 de diciembre de 2020, con la Navidad en puertas, dijo que «en todos los territorios se pueden producir repuntes en el momento en el que hay concentraciones, y no podemos volver atrás y convertir estas fechas navideñas en un proceso en el que incubemos la tercera ola», por lo que apeló a la responsabilidad individual de cada uno para evitarlo.

Conforme a esos mensajes, cabe preguntarse si es prudente propiciar las condiciones objetivas para que se cree un polo de atracción de concentraciones de personas, en las que se incrementa el riesgo, y apelar luego a la responsabilidad individual de esas mismas personas para que eviten formar concentraciones o, en su defecto, guarden dentro de las mismas una distancia de seguridad improbable por la reducción del espacio físico.

Vista nocturna de los muelles en que se celebra la mini Feria de Navidad

Hay que recordar que tanto Espadas como su delegado de Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, han justificado la segunda suspensión de la Feria de Abril (ahora la de 2021) por razones comprensibles y obvias, que se caen por su propio peso: el elevado riesgo que supondría la concentración masiva de personas tanto en el real como en las casetas en una época en que todavía no estaría vacunado un suficiente número de sevillanos ni de potenciales visitantes.

Público congregado ante las atracciones en la noche del sábado pese a la bajada de las temperaturas

Así pues, si el criterio, que parece acertado, consiste en evitar en lo posible elementos de atracción que tengan un efecto llamada y generen concentraciones de personas, por ser la disminución del espacio físico entre ellas un factor de riesgo para la propagación de la pandemia, menos se entiende aún que el Ayuntamiento haya propiciado la conversión de los muelles de Nueva York y de las Delicias en una mini Feria invernal, en la que hay un poco de todo: noria, tobogán y/o pista de hielo, casetas de mercadillo, puestos…

La noria y otros elementos festivos instalados en los muelles junto a la dársena

Según testimonios de los cercanos vecinos de Los Remedios, especialmente el muelle de Nueva York, una franja de 45 metros de anchura parcialmente ocupada con antelación por las terrazas allí instaladas y por lo tanto ya estrechada , se abarrota de gente con niños pequeños sobre todo durante los fines de semana, en un «totum revolotum», por lo que se echan las manos a la cabeza al ver a tantos en tan poco espacio.

Otra imagen de los muelles, con concentración de personas delante de las atracciones

Las imágenes del muelle de Nueva York fueron captadas el sábado 26 de diciembre entre las 20 y las 21 horas. En las mismas se observa una notable afluencia de público pese a que tras la entrada de un frente invernal la temperatura era disuasoria, ya que en esos momentos el termómetro marcaría unos 8 grados.

Paseando por el interior del recinto festivo

Quizás el alcalde debería explicar públicamente las razones de la celebración de esta mini Feria navideña y si cree que en la difícil busca del equilibrio entre economía y salud no está suponiendo un factor de riesgo en el común objetivo de reducir los contagios y de evitar que, en estas fechas tan señaladas, se acabe incubando una tercera ola de la pandemia antes de las vacunaciones contra el Covid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.