Arboricidio del tranvía: cuando Espadas decía del arboricidio de Zoido que la prioridad debe ser conservar el arbolado de la ciudad

El alcalde se fue del Pleno para no oír la pregunta del portavoz de Tranvía Verde sobre la tala de árboles que provocará la ampliación del ‘Metrocentro’

El delegado de Hábitat Urbano reveló que el proyecto afectará a 230 ejemplares, cuando hasta ahora se creía que serían 128

Muñoz negó que la tala suponga arboricidio porque se plantarán más árboles, el mismo argumento con el que se defendió Zoido en Almirante Lobo

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha vuelto a dar la razón a los que le acusan de ser alérgico a las críticas y a la participación ciudadana, ya que se levantó del Pleno municipal justo antes de que interviniera el portavoz de la asociación Tranvía Verde, Javier Alba, para cuestionarle su proyecto de ampliación del ‘Metrocentro’ y el arboricidio que causará en Nervión. El delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz, en respuesta a Alba negó el arboricidio con el mismo argumento con el que Zoido, duramente criticado entonces por Espadas, negó el suyo en la calle Almirante Lobo: se plantarán más árboles -dijo- que los que se cortarán.

Es la segunda vez que Espadas, que en su día expresó el deseo inconsciente de matar a los ecologistas

https://www.manueljesusflorencio.com/2020/11/doble-error-de-espadas-usa-una-disculpa-para-presentarse-como-victima-y-acusar-a-los-ecologistas-de-ser-tan-irrespetuosos-como-el-en-vez-de-asumir-su-error/

rehúye contestar al portavoz de Tranvía Verde Sevilla, según expresó éste en su segundo turno de intervención tras haber escuchado de boca de Muñoz que ni siquiera él era el encargado de sustituir al alcalde en la contestación, sino el delegado de Gobernación, Juan Carlos Cabrera, que no había podido asistir al Pleno. Las intervenciones en el Pleno sobre el proyecto del tranvía se pueden seguir por Youtube (basta escribir en su buscador Pleno Ayuntamiento de Sevilla 18 de marzo de 2021) a partir de las 7 horas y 27 minutos, aproximadamente.

Intervención de Javier Alba en el Pleno municipal del 18 de marzo de 2021

Tras la intervención de Javier Alba, el delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz, hizo alusión a una entrevista periodística (tema que intentaré abordar en otra ocasión, si tengo tiempo) y a continuación habló sobre la cuestión de los árboles, en estos términos:

«Su calificativo de proyecto arboricida, por mucho que usted lo repita, no se va a transformar en verdad. El proyecto ahora mismo en la zona por donde va a transcurrir esta fase contempla aproximadamente 230 ejemplares. Se van a implantar -lo hemos explicado por activa y por pasiva- cerca de 400 especies. ¿Dónde está el arboricidio aquí? Cuatrocientos entiendo que es más que 230. Pero es que no queda ahí solamente la cosa. Usted sabe perfectamente, o debería saber, porque lo hemos dicho, que van a ser numerosas especies arbustivas las que se van a implantar. Que además de las zonas arbustivas y de las especies habrá zonas de suelo tapizante, por llamarlo de alguna manera, que no existen hasta ahora. Por tanto, ¿dónde está el arboricidio?

Y, en segundo lugar, usted me podrá decir que es insuficiente el número de árboles, que en vez de 400 tendría que haber 600. Yo lo puedo entender; es una crítica, saludable también, pero ¿de arboricidio va a hablar usted cuando se van a plantar más árboles de los que se puedan apear por el proyecto? No se entiende su postura, desde luego. O, por lo menos, no la compartimos….

El delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz, en su respuesta al portavoz de Tranvía Verde Sevilla

(….) Le reitero. Le he dado una cifra aritmética de los árboles que se van a plantar. Junto a la plataforma por donde va a discurrir el tranvía hay otro proyecto complementario que va a suponer un corredor verde y sobre el que va a plantarse ese arbolado que yo le he dicho anteriormente y que va a suponer un espacio mucho más agradable, por la reducción del tráfico privado, por la implantación de carriles bici y por tantos atributos medioambientales que lleva ese proyecto. No quieren ver todas esas bondades. Les podrá parecer insuficiente, pero desde luego el trazado del tranvía va a suponer configurar una serie de avenidas y de calles de una manera totalmente diferente. Le puedo hablar también de los estudios de reducción de CO2……».

ACOTACIONES A MUÑOZ

Pese a los años que llevo en esto del periodismo todavía me asombra -será que la ingenuidad no se cura- la metamorfosis que experimentan los políticos cuando pasan de la oposición al poder y cómo son capaces de negar la evidencia, utilizar la demagogia y calificar como negro lo mismo que antes decían que era blanco. Sobre la intervención de Antonio Muñoz, con el que siempre he tenido una buena relación, he de decir por mi parte lo siguiente:

1.-Negar que la eliminación de los árboles de la mediana de las avenidas de San Francisco Javier y Luis de Morales para la plataforma del tranvía sea un arboricidio es un insulto a la inteligencia. El Ayuntamiento podrá decir lo que dice de que luego va a plantar 400 árboles, pero debe reconocer que lo hará como intento de compensación por, primero, la erradicación de los existentes. Secuencialmente, primero elimina los árboles, luego en ese momento ya se produce un arboricidio.

2.-Y todavía será mayor de lo que se creía. Hasta ahora los ecologistas y colectivos ciudadanos hablaban de que se eliminarían 128. Muñoz ha dicho en el Pleno que serán 230 los afectados, es decir un centenar más.

Protesta contra la tala de árboles en Nervión para la ampliación del tranvía

3.-No se trata sólo de una cuestión de cantidad, sino también, por decirlo así, de calidad. Los árboles que el Ayuntamiento va a erradicar para construir la plataforma del tranvía tienen del orden de 50 años. Es decir, han necesitado medio siglo para alcanzar el calibre de tronco, la altura y la copa que lucen. El Ayuntamiento no puede pretender que los que siembre en su lugar tengan el mismo valor (para Muñoz son equivalentes) ecológico e incluso económico (recuerdo aquí la norma Granada) que los semicentenarios que va a eliminar.

Mediana arbolada de la avenida de San Francisco Javier

4.-Atención. El delegado ha dicho que va a sustituir árboles por «especies arbustivas», o sea por meros arbustos, que no son lo mismo que árboles. A ver si va a resultar que en el balance «compensatorio» final habrá menos árboles que los actualmente existentes.

5.-Muñoz reconoce que para paliar los efectos de la ampliación del tranvía el Ayuntamiento ha tenido que elaborar ese proyecto «complementario» donde sembrar los nuevos árboles. Por tanto, si no existiera el proyecto de ampliación del tranvía no existiría el complementario, que es su consecuencia. En esa calidad hay que imputarle su coste a la línea tranviaria, cuya prolongación hasta El Corte Inglés ya no cuesta esos 31 millones de euros de los que habló Javier Alba en el Pleno, sino 31 más los 7 millones (total, 38 millones) de la reurbanización «complementaria», tal como vimos en anteriores entregas

:https://www.manueljesusflorencio.com/2020/10/el-plan-complementario-para-tapar-el-impacto-del-tranvia-eleva-el-coste-de-la-ampliacion-en-mas-de-7-millones-de-euros/

https://www.manueljesusflorencio.com/2020/06/espadas-trata-de-desactivar-la-oposicion-al-tranvia-con-el-anuncio-de-una-arcadia-verde-en-nervion/

6.-El delegado de Hábitat Urbano afirma que el proyecto de ampliación del tranvía supondrá la reducción del tráfico privado. Pues no se habrá leído el proyecto, que dice justamente todo lo contrario, tal como vimos anteriormente: https://www.manueljesusflorencio.com/2020/06/mas-coches-que-antes-tras-la-ampliacion-del-tranvia

7.-Y dejo para el final el argumento supremo de Antonio Muñoz de que no habrá arboricidio porque se van a plantar más árboles de los que se van a eliminar. ¿Recuerdan el arboricidio en 2014 del alcalde Juan Ignacio Zoido en la calle Almirante Lobo, del que hice aquí balance al cumplirse el sexto aniversario?https://www.manueljesusflorencio.com/2020/10/seis-anos-despues-del-arboricidio-de-zoido-en-la-calle-almirante-lobo/

Allí se talaron al menos 21 plataneros y se dijo que cinco fueron trasplantados. Pues bien, Zoido se defendió de las acusaciones de arboricida con el mismo argumento aritmético que ahora emplea Muñoz para la operación de ampliación del tranvía: diciendo que al final habría más ejemplares porque se sembrarían 44 árboles de sombra.

¿Y cómo calificó la actuación de Zoido el actual alcalde, Juan Espadas, que entonces era el líder de la oposición municipal? El 28 de agosto de 2014 Espadas acudió a la calle Almirante Lobo y calificó de «injustificada» la tala «masiva» de árboles, por lo que exigió a Zoido que conservara el arbolado y no causara «un daño irreparable» destruyendo el patrimonio de la ciudad.

El arboricidio de la calle Almirante Lobo por el alcalde Zoido

Según Espadas, la obra de dicha calle estaba «mal diseñada y planificada» ya que a su juicio la «prioridad» debe ser «conservar» el arbolado de la ciudad» y sólo en «último extremo y de forma justificada» proceder a la tala. «Ni en el expediente ni en las explicaciones que se han dado públicamente y a los comerciantes de la zona hay una justificación adecuada para realizar esta tala indiscriminada», aseveró Espadas, el cual advirtió además de posibles «incumplimientos» de la Ordenanza del Arbolado.

A juicio del entonces portavoz socialista, la prioridad de un gobierno «responsable» debe ser una «conservación adecuada» de su arbolado con medidas que garanticen la protección y puesta en valor de un patrimonio de la ciudad. Así, sólo «en último caso y cuando está muy justificado», se debe recurrir a la tala, ya que «no es responsable» realizar un «deficiente mantenimiento» del arbolado para luego «tener excusas» que justifiquen las talas.

En este sentido, Espadas anunció que solicitaría formalmente los informes técnicos que se hubieran realizado para justificar una «tala masiva» de árboles, así como los estudios que avalaran su sustitución por nuevas especies de menor tamaño. Asimismo, advirtió que la Ordenanza del Arbolado, aprobada en Pleno en 2013, exigía que cualquier tala debía ir precedida por un informe que acreditara que no existía otra alternativa viable, «requisito que no consta que se haya producido», aseguró.

Espadas, durante su visita a la calle Almirante Lobo, en pleno arboricidio, cuando era el líder de la Oposición

Espadas aseveró que las «justificaciones» dadas eran «insuficientes», ya que «no se puede plantear que la tala responde a dar una mejor visión de la Torre del Oro o a un supuesto mal estado de todos los árboles». Así, recordó que «no se trata de la primera vez», debido a que Zoido «ya ha dejado suficientes muestras de su deficiente conservación del arbolado» de la ciudad. El portavoz socialista reclamó que se paralizaran » los trabajos y se llevara a cabo una «revisión técnica» de la situación del arbolado para buscar medidas que «impidan la destrucción de una veintena de árboles de tanta antigüedad y para que, al menos, se puedan conservar aquellos que no hayan sido ya talados».

Finalmente, el entonces portavoz socialista reclamó públicamente al alcalde del PP que revisara el proyecto y no dejara la calle con un arbolado claramente insuficiente. «Zoido no puede pasar de ver arboricidios por todas partes y prometer que con él no se perdería ni un árbol cuando está en la oposición, a causar daños irreparables al patrimonio de la ciudad sin dar ninguna explicación ni asumir ninguna responsabilidad», concluyó.

Así pues, Espadas se opuso frontalmente hace siete años a una «tala masiva» de una veintena de árboles y a su sustitución por nuevos ejemplares de menor tamaño, justamente lo mismo que él va a hacer ahora en Nervión. Y si para Espadas talar 20 árboles era un arboricidio ¿cómo, según Muñoz, no se puede calificar de arboricidio la tala de 230 para ampliar el tranvía?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.