Espadas deja pasar otros cuatro años sin convocar la Comisión para la recuperación del puente de hierro

El pasado 20 de marzo se cumplieron cuatro años de la creación por el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria de Sevilla de una Comisión de Seguimiento para la puesta en valor del abandonado puente de Alfonso XIII, más conocido como el puente de hierro. Esta comisión ha conocido con el gobierno presidido por Espadas la misma suerte que la de Seguimiento del PGOU y la Mesa de la Movilidad: nunca más ha vuelto a reunirse con la presencia de colectivos ciudadanos.

Con Espadas de alcalde de Sevilla la participación ciudadana es una promesa o expresión política vacía de contenido, ya que el Ayuntamiento se limita a crear comisiones y/o mesas sobre asuntos candentes que luego deja morir al no convocarlas nunca más o hacerlo «ad calendas graecas». Ya lo comprobamos en una anterior entrega sobre comisiones como la de Seguimiento del PGOU y la del caso Magrudis, más la Mesa de la Movilidad

https://www.manueljesusflorencio.com/2021/02/el-gobierno-de-espadas-lleva-mas-de-cuatro-anos-sin-convocar-ni-la-comision-de-seguimiento-del-pgou-ni-la-mesa-de-la-movilidad/

y ahora se repite la historia con la dedicada al puente de hierro.

El 20 de marzo de 2017, el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria, que por entonces aún presidía el socialista Manuel Gracia, anunciaron la constitución formal y la primera sesión de trabajo de una Comisión de Seguimiento que tenía por objeto garantizar la conservación del puente de Alfonso XIII y la definición de una ubicación definitiva para esta estructura dentro de la trama urbana de la ciudad, de manera que se fomente su conocimiento y disfrute por la ciudadanía.

Cuatro años después, la ciudadanía sigue sin disfrutar del puente, que acumula otros tantos de abandono en el mismo sitio del recinto portuario frente al barrio de Heliópolis, y sin haber tenido noticia ni participado en ninguna nueva reunión de la Comisión de Seguimiento, con la que Espadas ha vuelto a demostrar que es un aventajado discípulo de Napoleón, el cual acuñó la siguiente máxima: «Si quieres que algo sea hecho, nombra un responsable; si quieres que algo se demore eternamente, nombra una comisión».

Constitución de la Comisión de Seguimiento para la puesta en valor del puente de hierro, el 20 de marzo de 2017

Hace casi dos años, concretamente el 21 de junio de 2019, las asociaciones que reclaman la recuperación del antiguo puente basculante de Alfonso XIII, construido con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 e instalado en una parcela colindante con la avenida de la Raza, pidieron no «desechar de antemano» ninguna de las opciones para su reutilización, así como «reactivar» la Comisión de Seguimiento, en vano.

En un escrito, los colectivos implicados en la recuperación del emblemático puente metálico de Alfonso XIII recordaron una vez más la «situación incierta» que padece esta obra de ingeniería civil y las «actuaciones pendientes de ser ejecutadas».

El popularmente conocido como «puente de hierro», legado de la Gran Exposición Iberoamericana de 1929, fue cerrado al tráfico rodado y peatonal en 1992 al ser sustituido por el puente de las Delicias. En 1998 fue desmantelado y tras pasar unos cinco años en el muelle de las Delicias, en 2003 fue depositado en un espacio vallado ubicado en la avenida de la Raza y perteneciente a la Autoridad Portuaria, que ostenta la titularidad de esta infraestructura metálica que otrora formaba parte del paisaje fluvial de Sevilla.

Si bien el puente no goza de una declaración de bien de interés cultural (BIC) ni está inscrito en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz, sí contaría con un nivel de protección «global» a través del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla, pero simplemente por su ubicación en el sector Puerto del Conjunto Histórico Artístico de la ciudad.

Una histórica imagen del puente en su emplazamiento original

El destino de este emblemático puente basculante, así como su estado de conservación, sobrevuela cíclicamente el debate público de la ciudad.

En 2012, por ejemplo, el Ayuntamiento desestimó las alegaciones promovidas por la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa), Ecologistas en Acción y la asociación ‘Planuente’, para que la modificación puntual del plan especial de protección del subsector 27.3 del Conjunto Histórico hispalense, relativo a las instalaciones portuarias, «mantuviera la protección integral» del antiguo puente y fijase un emplazamiento «definitivo».

Años después, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz concluía una queja de oficio emprendida en 2014 por los «diferentes actos de expolio» sufridos por aquel entonces por el puente, señalando el «robo masivo de las barandillas de hierro y de las bolas características que decoraban los pasamanos» de esta obra de ingeniería industrial. Posteriormente, en diciembre de 2016, el Ayuntamiento hispalense aprobó un convenio de colaboración con la Autoridad Portuaria para acometer un análisis conjunto de las alternativas para la puesta en valor, conservación e integración del antiguo puente.

El puente de hierro, que ha sufrido el robo de diversas piezas y el efecto del abandono, en su ubicación actual

La Asociación para la conservación del Puente de Alfonso XIII (Planuente), la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa), la Asociación Parque Vivo del Guadaíra y Ecologistas en Acción recordaron en junio de 2019 que «el traslado y reubicación del puente como pasarela peatonal sobre el río es un compromiso adquirido por el Puerto de Sevilla y el Ayuntamiento», toda vez que para ello, «todas las opciones están abiertas y ninguna debe ser desechada de antemano».

Al respecto, las entidades ciudadanas recordaron que el desmantelamiento del puente «estaba condicionado a su reutilización como pasarela peatonal sobre el río», con lo que «cualquier otra opción sería no respetar los compromisos adquiridos en su día».

En cualquier caso, y ante el «mal cuidado del puente», sometido a «abandono, expolios y un deterioro paulatino», las asociaciones reclamaron una vez más una reunión directa con el presidente del Puerto, para que dicha institución adopte una postura «clara y definida» y medien avances respecto a una «solución digna para el puente según los compromisos adquiridos en su día».

Igualmente, demandaron la «reactivación» de la comisión constituida en marzo de 2017 por el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria en torno al destino del puente, pues según los colectivos dicha comisión sólo celebró su sesión constitutiva.

Firma del convenio entre la Consejería de Cultura y la Autoridad Portuaria de Sevilla

Posteriormente, el 17 de septiembre de 2020, el nuevo presidente de la Autoridad Portuaria, Rafael Carmona, y la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo, firmaron un protocolo de colaboración para el estudio y conservación del patrimonio cultural e industrial del puerto sevillano. En dicho acto, Carmona anunció que la Autoridad Portuaria invertiría cien mil euros en la mejora y el mantenimiento del puente de hierro.

Desde entonces han pasado seis meses sin que a simple vista se haya apreciado cambio alguno en la situación de la estructura metálica, que parece igual de abandonada que siempre, mientras los colectivos ciudadanos llevan cuatro años esperando una segunda convocatoria de la Comisión de Seguimiento.

*SÍGAME EN LINKEDIN:

https://www.linkedin.com/in/manuel-jes%C3%BAs-florencio-caro-919b0225/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.