El gobierno de Espadas lleva más de cuatro años sin convocar ni la Comisión de Seguimiento del PGOU ni la Mesa de la Movilidad

La Comisión del Plan General sólo se ha reunido dos veces en los seis años de mandato de Espadas

El Plan de Movilidad Urbana Sostenible ni siquiera ha pasado por la Mesa de la Movilidad, primera creada por el alcalde

El gobierno local tardó más de cuatro años en constituir la Comisión de la Contratación Pública Responsable

Un año después de su creación, no hay noticias sobre la Comisión del caso Magrudis y la seguridad alimentaria

El pasado 9 de febrero de 2021 se cumplieron cuatro años desde la última reunión de la Comisión de Seguimiento del Plan General de Ordenación Urbana de Sevilla, que convocó la Delegación de Urbanismo, cuyo titular es Antonio Muñoz. Esta demora, sumada a las que acumulan otras Comisiones y Mesas municipales, carga de argumentos a quienes acusan a Espadas y a su gobierno de ser alérgicos a la participación ciudadana.

La Comisión de Seguimiento del PGOU se reunió por última vez el 9 de febrero de 2017 en el edificio número 1 de la Gerencia de Urbanismo. El primer punto del orden del día era la aprobación, si procedía, del acta de la sesión celebrada el 3 de mayo de 2016, que había sido la primera reunión de la Comisión de Seguimiento del primer mandato de Espadas, el cual tomó posesión como alcalde en junio de 2015.

Por tanto, en los casi seis años que lleva Espadas de alcalde el órgano encargado de evaluar el funcionamiento del Plan General de la capital de Andalucía sólo se ha reunido dos veces: esa primera del 3 de mayo de 2016 y la segunda, del 9 de febrero de 2017 para aprobar el acta de la anterior.

Sede de la Gerencia de Urbanismo en las caracolas de la isla de la Cartuja

Item más, la reunión del 3 de mayo de 2016 fue la quinta desde la creación de la Comisión de Seguimiento de un Plan que data del año 2006. Por tanto, en los quince años transcurridos desde entonces sólo se han celebrado seis reuniones de seguimiento y evaluación, a una media de un encuentro cada dos años y medio. Este amplio margen temporal es la demostración del desinterés de los sucesivos gobiernos municipales por que los representantes de la sociedad civil y los agentes sociales examinen la marcha de la aplicación de la norma máxima de la ciudad.

Irónicamente, en la primera de las dos únicas reuniones de la Comisión de Seguimiento celebradas bajo el gobierno de Espadas se anunció que con el objetivo de convertirla en una herramienta útil y eficaz se había acordado intensificar sus reuniones, “con el compromiso de mantenerlas de forma periódica, de manera que no se interrumpa la acción de análisis y estudio del desarrollo urbanístico de la ciudad por todos los agentes que intervienen directamente en ello y que lo hacen posible”.

MESA DE LA MOVILIDAD

El Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de Sevilla no ha pasado siquiera por la Mesa de la Movilidad, el órgano de participación ciudadana específico para este asunto, como su nombre indica, y cuya última convocatoria por el Ayuntamiento de la que se tiene constancia data del 18 de mayo de 2016.

La creación de esta Mesa fue una de las primeras decisiones de Espadas tras su primera toma de posesión como alcalde, en junio de 2015, hasta el punto de que se constituyó en plena canícula, el 30 de julio de dicho año, como “foro de participación” entre colectivos para abordar la estrategia a adoptar en la materia.

Según las crónicas periodísticas de aquel momento, el alcalde destacó ante los medios que se trataba de una iniciativa que venía a dar respuesta a una “recomendación” del Consejo Económico y Social (CES) que “no fue atendida” por el anterior gobierno local de Juan Ignacio Zoido (PP).

Espadas, tras crear la Mesa de Movilidad

La mesa la integraron inicialmente el equipo de gobierno y los grupos políticos presentes en el Ayuntamiento, sindicatos, empresarios, hosteleros, hoteleros, comerciantes, colectivos de ciclistas, consumidores, entidades vecinales y de personas con discapacidad, empresarios de aparcamiento, taxistas, la Universidad de Sevilla (US) y su Consejo de Alumnos (Cadus), organizaciones como Ecologistas en Acción y entidades civiles.

No obstante, la relación de integrantes de la Mesa por la Movilidad “no está cerrada”, según indicó Espadas, que apuntó la posibilidad de que pudieran sumarse a ella agentes como la Universidad Pablo de Olavide (UPO) o el Consorcio Metropolitano de Transportes. El alcalde explicó que la reunión del 30 de julio servía como “primera toma de contacto” entre sus componentes sin que, por tanto, se haya entrado en “ningún aspecto concreto” de la movilidad de la ciudad.

La constitución de este órgano, según el primer edil, daba respuesta a una “auténtica ansiedad” que había entre “colectivos, entidades, asociaciones, para participar con el Ayuntamiento en la toma de decisiones que afectan en el día a día de la personas” como son las de movilidad, que generan “efectos inmediatos”, según remachó Espadas, el cual entendía por ello “imprescindible” que éstas surjan de un “acuerdo mayoritario”.

“El que gobierna va a seguir gobernando, pero lo hará siempre antes escuchando soluciones técnicas, planteamientos”, según abundó Espadas, que detalló que a los miembros de la Mesa ya se les había trasladado unos “documentos de trabajo”, entre los que figuraban el dictamen del CES al que había aludido, así como el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que “define un modelo de ciudad saludable y sostenible”.

Además, Espadas citó (en alusión al PMUS de Zoido) una “estrategia de movilidad de 2012” que el anterior gobierno local “preparó de urgencia” porque era “un documento que hubo que enviar a la UE”, pero a propósito del cual “no se generó un proceso de participación ni ha tenido un desarrollo posterior que haya servido de guía”.

Espadas sólo dio 20 días de plazo para alegar al PMUS, que no ha pasado por la Mesa de la Movilidad

El alcalde asumió que quedaba un trabajo “enormemente grande por delante” en esta materia, y se aspiraba a crear “grupos de trabajo” en el seno de la Mesa para ser “operativos”. De igual modo, apuntó la intención de que se incorporaran a este órgano “personas como expertos en materia de movilidad, desde el punto de vista técnico”, ya que, según remarcó, “son fundamentales las conclusiones de esta Mesa para los proyectos de financiación europea del marco 2020”. “En Bruselas no hay financiación para proyectos cuando no hay una estrategia de ciudad que conlleva una estrategia de movilidad sostenible”, subrayó.

A preguntas de los periodistas, Espadas manifestó que “la participación nunca es mala” y “escuchar a la gente nunca puede ser un problema”, y adelantó que iría “marcando los ritmos y los tiempos” de las cuestiones a tratar en este ámbito.

Pues ya se ha visto en que han quedado tantas promesas: un Plan de Movilidad que no pasó por la Mesa de la Movilidad, sin convocar desde mayo de 2016, y tan sólo 20 días de plazo de información pública para que los ciudadanos se estudiaran e hicieran alegaciones a una serie de documentos que los técnicos contratados por el Ayuntamiento tardaron años en redactar, sin que Espadas haya atendido la petición de que se ampliara el plazo de presentación de alegaciones.

CLÁUSULAS SOCIALES

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento hispalense aprobó el 4 de abril de 2016 el pliego de cláusulas sociales y medioambientales que regirá en la contratación de obras y servicios que realicen tanto el Ayuntamiento de Sevilla como sus empresas públicas y organismos autónomos. 

Para el seguimiento del cumplimiento de las cláusulas sociales y una efectiva evaluación de los resultados, se acordó la creación de la Comisión de la Contratación Pública Responsable del Ayuntamiento de Sevilla, adscrita a la Dirección General de Contratación, Régimen Interior y Patrimonio, como órgano competente en materia de coordinación de la contratación pública municipal.

Esta Comisión prestará su colaboración y asesoramiento a las unidades de responsables de la tramitación de los procedimientos de contratación que la soliciten para una óptima integración de las cláusulas sociales en los contratos que promuevan.
Dicha Comisión estará Integrada por personal técnico responsable de los servicios
designados al efecto, y le corresponderá, mediante la elaboración de informes semestrales, supervisar el cumplimiento y ejecución de las cláusulas sociales, con objeto de asegurar la correcta aplicación de aquellas en los contratos celebrados por el Ayuntamiento de Sevilla, dentro del ámbito de facultades que se le atribuyan.

Rueda de prensa para informar de la aprobación de las cláusulas sociales en los contratos del Ayuntamiento

A raíz de unos despidos en una empresa de seguridad que prestaba servicios en el distrito Este y que tenía contratadas personas con diversidad funcional, el grupo Adelante Sevilla pidió en mayo de 2020 información sobre las cláusulas sociales del contrato y, para sorpresa general, la Delegación municipal de Hacienda respondió que en realidad la Comisión de Seguimiento no se había creado siquiera al cabo de cuatro años.

Colectivos acusan a Espadas de ser cada vez más “yo” y menos “tú”, en alusión a su desprecio a la participación ciudadana

La excusa del gobierno de Espadas fue que las cláusulas sociales acordadas por el Ayuntamiento debían adaptarse a la nueva ley de Contratos del Sector Público. Sin embargo, dicha norma estatal había entrado en vigor el 9 de marzo de 2018, por lo que el gobierno de Espadas había dejado pasar más de dos años sin hacer nada al respecto. Sólo tras la denuncia del grupo Adelante Sevilla acabó constituyéndose por fin la Comisión de la Contratación Pública Responsable del Ayuntamiento de Sevilla.

CASO MAGRUDIS

El viernes 16 de agosto de 2019, Salud Pública de la Junta de Andalucía notificó al
Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad,
Consumo y Bienestar Social un brote de toxiinfección alimentaria por Listeria monocytogenes en la Comunidad Autónoma, asociado al consumo de carne mechada industrial de la marca La Mechá, elaborada por la empresa sevillana Magrudis S.L. La asociación entre el producto implicado y el brote se produjo el 14 de agosto, tras los resultados positivos para Listeria monocytogenes en los análisis realizados en la Comunidad Autónoma en varios productos elaborados de carne mechada correspondientes a diferentes lotes y que se habían consumido en la mayor parte de los casos identificados.

Hasta el final del verano de 2019, la mayoría de los casos se registraron en Sevilla (173), y en otras provincias andaluzas, como Cádiz (13), Granada (6), Huelva (18) y Málaga (6). El 57 % fueron mujeres, con una edad media de 45,5 años, y la edad media en hombres fue de 50 años. Los casos confirmados en embarazadas fueron 38. En dos de ellas se produjo aborto (hasta la semana 20 de gestación) y en tres, muerte fetal (después de la semana 20 de gestación) y 6 casos de parto prematuro. También se atribuyeron al brote de listeriosis, presuntamente, la muerte de tres personas: dos mayores de 70 años, con patologías graves previas, y una mayor de 90.

A raíz del denominado caso Magrudis

https://www.manueljesusflorencio.com/2019/09/el-caso-magrudis/

https://www.manueljesusflorencio.com/2020/09/multa-a-magrudis-admision-a-tramite-al-tranvia/

hubo que esperar a tres semanas antes del estallido del coronavirus para que el Ayuntamiento de Sevilla constituyera (19 de febrero de 2020) una Comisión No Permanente en Materia de Seguridad Alimentaria que, en cumplimiento de un acuerdo del Pleno, se encargará del seguimiento de la investigación sobre la alerta sanitaria declarada por el brote de listeriosis durante el verano de 2019, así como de realizar aportaciones que mejoren los controles.

Reunión constituyente de la Comisión sobre el caso Magrudis y la seguridad alimentaria

Una vez constituida, esa comisión especial celebró su primera reunión para detallar el acuerdo de personación del Ayuntamiento de Sevilla –aprobado en la Junta de Gobierno el 15 de noviembre de 2019– en la causa judicial abierta contra la empresa Magrudis, origen del brote de listeriosis. “Se trata de informar sobre los pasos a seguir por parte del Ayuntamiento pero sin interferir en la propia investigación judicial”, precisó Francisco Páez, delegado de Economía y Comercio.

Por otro lado, se estudiaron propuestas de colaboración entre la Consejería de Salud y Familias de la Junta y los ayuntamientos de Granada, Málaga y Sevilla en materia de apoyo técnico y colaboración para el control sanitario de las industrias y actividades y los servicios.

“En suma, de esta comisión deben surgir propuestas que contribuyan a mejorar los controles de seguridad alimentaria tanto propios como en colaboración con la Junta de Andalucía”, expresó el delegado. La comisión debe reportar sus acuerdos al Pleno Municipal, pero ha pasado prácticamente un año desde su constitución sin que se tengan más noticias de la misma.

1 comentario en “El gobierno de Espadas lleva más de cuatro años sin convocar ni la Comisión de Seguimiento del PGOU ni la Mesa de la Movilidad

  1. Isidro Jiménez

    En cuatro años , cuántos presupuestos sé aprobaron con él apoyo dé la oposición? Todo apoyo lleva unas contraprestaciones ej:cumplir los acuerdos de plenos para qué sean de obligado cumplimiento, PGOU, RONDA URBANA NORTE, Participación Cuidaba, PMUS… Dónde está la oposición? O es qué también firman un acuerdo de no agresión? Y los ciudadanos engañados cómo siempre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *