Pedro Sánchez aprueba un plan de rehabilitación energética como el que preconizó Espadas diez años antes

Deducción en el IRPF por valor de 450 millones de euros y una línea de avales ICO de 1.100 millones

En su programa para las municipales de 2011 Espadas planteó la rehabilitación del Polígono San Pablo con una inversión de 70 millones

El pacto previo entre Pedro Sánchez y Yolanda Díaz sobre los Presupuestos Generales del Estado con la medida estrella de la regulación del precio de los alquileres ha eclipsado el regalo político que le hizo el presidente del Gobierno a su hombre en Andalucía y alcalde hispalense, Juan Espadas, durante su visita a Sevilla para presidir la inauguración en Fibes del I Foro Urbano de España: un paquete de al menos 450 millones de euros para incentivar la rehabilitación energética de edificios, propuesta ésta de la que Espadas es pionero, ya que empezó a defenderla hace un decenio.

El jefe del Ejecutivo anunció la aprobación en Consejo de Ministros de dos importantes medidas para impulsar la rehabilitación residencial en nuestro país y que se enmarcan en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia: https://planderecuperacion.gob.es/ .

En primer lugar, un Real Decreto que regula las ayudas a la rehabilitación de viviendas. El paquete de medidas que abarca esta norma incluye ayudas para la rehabilitación de viviendas y urbanización o reurbanización de espacios públicos o barrios, orientadas a incentivar obras en edificios para mejorar la eficiencia energética cubriendo hasta el 80% del coste según el ahorro conseguido y para fomentar la mejora energética en viviendas individuales que pueden llegar hasta el 40% del coste: https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2021-16230

En segundo lugar, un Real Decreto-Ley que añade nuevas deducciones por rehabilitación de vivienda en el IRPF por valor de 450 millones de euros y una línea de avales ICO de 1.100 millones de euros para incentivar obras de eficiencia energética: https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2021-16233

Pedro Sánchez, en la inauguración en Fibes del I Foro Urbano de España

Los planes se articulan en seis programas: del uno al cinco, vinculados a las actuaciones en materia de rehabilitación, y el seis, al impulso de la construcción de vivienda de alquiler social.

  1. Programa de ayuda a las actuaciones de rehabilitación a nivel de barrio:

Tiene como objeto financiar obras de rehabilitación en edificios y viviendas dentro de Entornos Residenciales de Rehabilitación Programada (ERRP), siempre que se obtenga una reducción de al menos un 30% del consumo de energía primaria no renovable en tales edificios. Asimismo, podrá destinarse una parte de la ayuda a financiar actuaciones de urbanización, reurbanización o mejora del entorno físico, así como a la prestación de servicios de oficina de rehabilitación, tipo “ventanilla única”, que facilite la gestión y el desarrollo de las actuaciones programadas.

La intensidad máxima de la subvención se condiciona al ahorro energético final de la actuación (desde el 40% hasta el 80%). La cuantía máxima de la ayuda podrá alcanzar los 21.400 euros por vivienda. En caso de que los propietarios o usufructuarios cumplan el criterio de vulnerabilidad económica o social, se financiará hasta el 100% del coste de la actuación con cargo a los fondos europeos.

2. Programa de apoyo a las oficinas de rehabilitación:

Su finalidad es financiar el servicio de oficinas de rehabilitación, tipo “ventanilla única”, ofreciendo servicios integrales de información, gestión y acompañamiento de la rehabilitación, por parte de las Comunidades Autónomas y Entidades Locales, más allá de las establecidas en el marco de las actuaciones a nivel de barrio.

3. Programa de ayuda a las actuaciones de rehabilitación a nivel de edificio:

Tiene como objeto subvencionar obras de rehabilitación en las que se obtenga una mejora acreditada de la eficiencia energética, con especial atención a la envolvente edificatoria, en edificios de tipología residencial colectiva y en viviendas unifamiliares, debiendo tratarse en todo caso de actuaciones en las que se obtenga una reducción de consumo de energía primaria no renovable del edificio igual o superior al 30%.

La intensidad máxima de las ayudas se condiciona al ahorro energético final de la actuación (desde el 40% hasta el 80%). La cuantía máxima de la subvención podrá alcanzar los 18.800 euros por vivienda. Si bien, en caso de que se cumpla el criterio social en propietarios o usufructuarios (identificación de situaciones de vulnerabilidad), podrá llegar al 100% del coste de la actuación. Se aplicará a través de convocatorias públicas de las diferentes Comunidades Autónomas.

Antes y después de la rehabilitación energética de un bloque de viviendas en Vitoria

4. Programa de fomento de la mejora de la eficiencia energética de viviendas:

Tiene como objeto financiar actuaciones u obras de mejora de la eficiencia energética de las viviendas, constituidas como domicilio habitual y permanente de sus propietarios, usufructuarios o arrendatarios, siendo subvencionables las siguientes actuaciones:

Actuaciones de reducción de la demanda energética (calefacción y refrigeración) de al menos un 7%.Actuaciones de reducción del consumo de energía primaria no renovable de al menos un 30%.Actuaciones de modificación o sustitución de elementos constructivos en la fachada de adecuación al Código Técnico de la Edificación.
El importe de la subvención será del 40% del coste de la actuación con un límite de 3.000 euros por vivienda. Se aplicará a través de convocatorias públicas de las diferentes Comunidades Autónomas. El coste mínimo de cada actuación ha de ser igual o superior a 1.000 euros por vivienda.

5. Programa de ayuda a la elaboración del libro del edificio existente para la rehabilitación y la redacción de proyectos de rehabilitación:

Su objetivo es subvencionar la implantación y generalización del Libro del Edificio existente, así como el desarrollo de proyectos técnicos de rehabilitación integral en edificios finalizados antes del año 2000 y cuyo uso predominantemente sea vivienda, siendo subvencionable la elaboración del Libro del edificio existente para la rehabilitación y la redacción del proyecto de rehabilitación de edificios que cumplan los requisitos establecidos en el Programa de ayudas a las actuaciones de rehabilitación a nivel de edificio.

Las cuantías de las ayudas dependerán del número de viviendas del edificio, y podrán alcanzar hasta 3.500 euros por libro del edificio existente y hasta 30.000 euros por proyecto de rehabilitación. Se aplicará a través de convocatorias públicas de las diferentes Comunidades Autónomas.

6. Programa de ayuda a la construcción de viviendas en alquiler social en edificios energéticamente eficientes:

Financiará el incremento, durante un periodo mínimo de 50 años, del parque público de viviendas energéticamente eficientes destinadas al alquiler social o a precio asequible, mediante la promoción de viviendas de nueva construcción sobre terrenos de titularidad pública o rehabilitación de edificios públicos destinados a otros usos. Las actuaciones deberán garantizar un consumo de energía primaria no renovable, como mínimo, inferior en un 20% a los requisitos exigidos en el Código Técnico de Edificación.

EL PRECEDENTE DE ESPADAS

La medida estrella del programa con el que Espadas concurrió a las elecciones municipales de 2011 por el PSOE fue justamente un plan similar al ahora aprobado por el Gobierno de España pero a escala local y en caso de haber ganado las elecciones (no pudo porque pagó la factura de los escándalos de Monteseirín y Zoido arrasó con 20 concejales) se habría empezado aplicando en el Polígono de San Pablo, seleccionado como barrio-piloto.

El proyecto del PSOE consistía en rehabilitar de manera integral las 3.500 viviendas del Polígono de San Pablo, cuyos bloques fueron construidos a finales de los años 60: se mejorarían las fachadas con un envolvente térmico y acústico, además de las terrazas y balcones, las canalizaciones y cubiertas y las zonas comunes con instalación de ascensores, nueva iluminación y cambio de instalaciones eléctricas.

Las reformas no implicaban que los vecinos tuvieran que irse de sus casas, ya que todas se producían en las fachadas y en las zonas comunes, y tenían como consecuencia la creación de empleo en el sector de la construcción, un ahorro de al menos un 30% en la factura de la luz y la revalorización de las viviendas así mejoradas.

Vista del Polígono de San Pablo en los años 70 del siglo XX

El coste de rehabilitar todo el Polígono de San Pablo se estimó en 70 millones de euros (a un promedio de 20.000 euros por piso), con cargo a un sistema de financiación público-privada: el Estado, la Junta y el Ayuntamiento aportarían en conjunto el 55% del capital, y el resto la empresa constructora que resultara ganadora de un concurso público convocado a tal efecto y los vecinos (éstos pagarían una cuota media de 24 euros mensuales durante 20 años). Las obras durarían entre 8 y 10 meses.

La constructora adjudicataria debía comprometerse a contratar a desempleados del barrio y de la ciudad y amortizaría en 20 años el coste de la rehabilitación con cargo al ahorro en la factura de la luz que lograrían los vecinos, así como con contraprestaciones como la gestión de aparcamientos y de locales comerciales por acuerdo con el Ayuntamiento.

La rehabilitación energética del Polígono de San Pablo era sólo el proyecto-piloto socialista para Sevilla, en que se había venido trabajando durante dos años y para el que ya se contaba con empresas interesadas en su ejecución.

El PSOE estimó que si este modelo se aplicaba en toda la ciudad y se reformaban 100.000 viviendas se generaría una actividad económica superior a los 3.600 millones de euros (equivalente o superior a la construcción de todas las líneas de Metro pendientes), se podrían crear 58.000 empleos y evitar la emisión a la atmósfera de 1,8 millones de toneladas de CO2. Este programa también fue presentado ante la patronal sevillana de la construcción, en el Foro Gaesco.

Espadas, en el centro, con Carmeli Hermosín y Celis en la campaña electoral de 2011

El plan socialista, de posible aplicación a toda España, fue elevado por Espadas al Senado el 19 de marzo de 2013 mediante una moción en la que se abogaba por rehabilitar 400.000 viviendas en todo el país a partir del nonato modelo del sevillano Polígono de San Pablo. Según sus estimaciones, reduciendo la aportación de dinero público y aumentando la de las empresas de suministro de luz y de agua y de los bancos, se podrían generar entre 9.000 y 14.000 millones de euros de actividad económica y crear entre 140.000 y 290.000 empleos.

Un decenio después, el plan de rehabilitación de edificios, barrios y viviendas del Gobierno de Pedro Sánchez tiene como objetivo global a alcanzar en el segundo trimestre de 2026 la cifra acumulada de 510.000 actuaciones de renovación en vivienda y ayudar a multiplicar por diez el ritmo de rehabilitaciones en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.