Alcázar

El Patronato del Alcázar se presentó a una convocatoria del Ministerio de Cultura para ayudas a proyectos de conservación de bienes Patrimonio Mundial y ha conseguido 128.000 euros para la “urgente” restauración de la Puerta de Marchena. En otras circunstancias o para otros monumentos habría aplaudido este logro de dinero público en beneficio de Sevilla, pero en este caso me parece hasta una inmoralidad, porque el Patronato le regaló en julio al Ayuntamiento 6,8 millones de euros de las cuentas del Alcázar y aun así todavía le queda en caja un remanente de 5,5 millones. Un monumento que se autofinancia y al que aún le sobra dinero con creces no necesita de subvenciones, que podrían y deberían haber sido destinadas a otros fines o a otro patrimonio en peligro, por más que carezca de la vitola del Patrimonio Mundial, desde Santa Catalina hasta Santa Mª la Blanca o la capillita de San José. Y yo me pregunto: ¿habiendo llegado a tener más de 12 millones en el banco, cómo es que la Puerta de Marchena necesita una restauración urgente por el deterioro que presenta?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *