Abandonados a su suerte

El TSJA ha ordenado la reversión a sus antiguos propietarios, más una indemnización de 122.000 euros por el Ayuntamiento, de un solar que les fue expropiado en 1992 en la calle Divina Pastora para construir un colegio. Han pasado 18 años y la Administración ha sido incapaz de levantar el centro educativo.¿Cabe mayor ineficacia? La Junta arguye que el sitio ofrecido no respondía a las dimensiones mínimas exigidas a los colegios. Si no respondía, ¿cómo entonces esa misma Junta aprobó el PGOU de Sevilla que incluía tales criterios en el Plan Especial Alameda-Feria y que dio pie a la expropiación?  ¿Y aquí no pasa nada ni se le exigen responsabilidades a nadie? Mientras tanto, los vecinos del Centro, para los que es un drama escolarizar a sus hijos en un colegio público por falta de plazas, deben recurrir a la desesperada a colegios privados. Así, han de afrontar  la factura de la escuela particular y, con sus impuestos,  la parte alícuota de los 122.000 euros por esta indemnización. En el Centro, los errores por este desgobierno se pagan dos veces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.