Carmen

Prematuramente, a los 63 años y víctima de una rara enfermedad que soportó con entereza hasta el final, ha muerto Carmen Calleja, histórica dirigente socialista. Desde que la conocí, no hace mucho, mantuvimos un trato cordial, alimentado por esporádicas coincidencias en actos a los que ambos nos veíamos obligados a asistir pero más frecuente por vía telefónica, cuando yo necesitaba contrastar alguna información sobre asuntos en los que ella había tenido algo que que ver. Me sorprendió por su integridad moral, inusual en la clase política, ya que pese a su conocida militancia socialista no dudó en deducir testimonio veraz en un pleito contra Tussam, de la que había sido gerente, y que por éso se sustanció en contra del Ayuntamiento. El fallo judicial fue recibido con gran indignación por Monteseirín y su camarilla, que esperaban de ella su mismo sectarismo y falta de escrúpulos y poco menos que vasallaje por haberla nombrado para el cargo. Aquel gesto la definió ante mis ojos: prefirió arrostrar el reproche de sus correligionarios antes que faltar a la verdad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.