Piscinas

Una máxima campesina dice que los fuegos se apagan en invierno. El sentido de la aparente paradoja radica en la necesidad de acometer en tal estación los desbroces de maleza, podas de árboles y limpieza de cortafuegos para que, llegados el verano y el riesgo de incendios forestales, las llamas tengan la menor cantidad de materia vegetal posible que consumir y los retenes antiincendios, despejados los caminos para acudir ‘ipso facto’ a apagarlas. El gobierno de Zoido debe aplicarse similar principio y escribir en la pizarra un millón de veces como recordatorio que las piscinas se preparan en invierno. En la época en que nos encontramos mantiene cerrada la piscina pública de Alcosa, una de las ¡únicamente cinco de carácter público! que existen en Sevilla por, según la versión oficial, “obras urgentes de reforma y mejora”. Ha tenido todo un año para reformar y mejorar la piscina, preferentemente en otoño y en invierno, y no se le ocurre otra cosa que meterse en obras justo cuando llega la ola de calor. Veinte concejales y la casa, digo la piscina, por barrer.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.