La Comisión de Patrimonio aprueba las demoliciones en el Alcázar con fines turísticos

Se reconstruirían las almenas con vistas a la Catedral para incrementar las visitas y convertirlas en un referente turístico

El Patio del León sería de libre acceso durante el día para invitar a entrar en el Alcázar, a costa de eliminar los setos de arrayán

Se quitaría el tabique de la tapiada puerta de la calle Miguel Mañara para que se viera el interior del edificio

Apertura de dos nuevas puertas, una por Miguel Mañara y otra a través de dos viviendas del Patio de Banderas

Reconstrucción del tejaroz de la Puerta del León y del almenado de las murallas

Eliminación de la tienda para que se puedan ver 70 metros de una muralla

Cegamiento mediante macetones de las puertas laterales en el muro entre los patios del León y Montería

 

La Comisión Provincial de Patrimonio ha aprobado el informe arqueológico que justificará las demoliciones en el Patio del León del Alcázar con el fin de adecuarlo a las visitas turísticas e incluso de incrementarlas, como se lee en diversas ocasiones en el documento, si bien las intervenciones se presentan ahora ante la opinión pública como una operación de restauración de las murallas, torres y portadas medievales para “devolver la monumentalidad perdida” al acceso al palacio, declarado Patrimonio de la Humanidad.

El arqueólogo director del Alcázar, Miguel Ángel Tabales, ha elevado a la Comisión Provincial de Patrimonio un amplio informe, asumido por aquélla y que, entre otras, contiene las siguientes consideraciones y propuestas:

  1. Edificios adosados (por el interior) a las puertas medievales y murallas: Los data entre los siglos XVIII y primera mitad del XIX, pero dice que están muy alterados por la combinación de las reformas hechas por Juan Talavera, Joaquín Romero Murube y Rafael Manzano. Afirma que su valor patrimonial es nulo y que su función es ya incompatible con las necesidades actuales del Alcázar. A su juicio, el valor de la arquitectura monumental que ocultan es superior bajo cualquier punto de vista, máxime cuando se trata del acceso principal al palacio. Recomienda que se “retiren” (eufemismo para no hablar de demoliciones), con el fin de restaurar las murallas, torres y portadas medievales del edificio, hoy ocultas, devolviendo así la monumentalidad perdida al ingreso en el monumento.

  1. La Puerta del León: Una vez eliminada la mayor parte del revestimiento de la fachada interior quedaría en evidencia la fábrica original que dio forma al ingreso creado por Pedro I en 1356 para acceder a su nuevo palacio. En consecuencia, propone una serie de operaciones de conservación y restauración pero con la posibilidad de reproducir el tejaroz original de la puerta tomando como base las huellas del emplazamiento de su carpintería.

     3) La puerta cegada que da a la calle Miguel Mañara: Propone, entre otras medidas, la retirada de las estructuras interiores (las taquillas y la casilla adosada) que ocultan la muralla y la portada occidental a esta vía pública. Asimismo, que se estudie la posibilidad de eliminar y sustituir el tabique de la portada por algún elemento que permita la visualización del interior del Alcázar desde esta calle. Igualmente, la posibilidad de habilitar algún paso desde esta vía pública, aunque éste no sea masivo o se reduzca a una simple puerta. A su juicio, debería aprovecharse la operación para reabrir y restaurar la gran hornacina de Bustos Tavera sita en la torre de flanqueo de dicha puerta en la misma calle, así como la limpieza y reparación de toda la torre, actualmente muy deteriorada.

  4) Muralla oriental: La posible eliminación de la tienda permitiría la visión continua del lienzo de 70 metros de la muralla occidental del primer recinto del Alcázar. Además de la limpieza exhaustiva, sustitución de sillares y otras medidas, propone la apertura de la puerta de la antigua torre y la habilitación de un tránsito por la misma hasta la casa 7 y 8  del Patio de Banderas cuando sea propiedad del Alcázar.

Además, mantenimiento de la puerta de ingreso al Salón de la Justicia, aunque no del tránsito, que se realizaría desde el Patio de la Montería. Por otra parte, que sea visitable el almenado y el adarve en este sector, pero dado que las almenas han desaparecido en la mayor parte del lienzo, propone estudiar la posibilidad de reconstruirlas, “ya que el modelo -afirma- es bien conocido y no existe motivo alguno para que no sean repuestas en un lugar que desde ahora se convertiría en uno de los referentes turísticos de la ciudad. Todas las almenas -añade- fueron reconstruyéndose progresivamente desde su erección. (Se) han detectado huellas de dichas reposiciones en el siglo XIV, XVIII y en los años 60”.

5) Muro de separación entre los Patios del León y la Montería: Actualmente se abren tres grandes vanos. El central es original; los dos laterales son el resultado de la ruptura en 1936 de la muralla islámica situada a su espalda. Propone para las antiguas hornacinas laterales, hoy convertidas en pasos, su cegamiento no estructural mediante setos o maceteros para concentrar la visualización del Patio de la Montería y del Palacio Mudéjar a través de la puerta central.

6) Torres, adarves y almenas: La posible eliminación de las estructuras anexas a la portada del León impediría la actual subida al adarve y a las torres. Ambos elementos, hoy no visitables, constituyen “un activo desaprovechado para la visita del monumento”. Componen un recorrido de 250 metros sobre los lienzos Norte y Oeste del recinto primitivo, así como sobre la Puerta del León, frente a la Catedral y el Archivo de Indias. “Poder visitarlos -dice- permitiría aumentar el aforo de visitas al Alcázar y resolvería un atraso indiscutible en la explotación del monumento en uno de sus puntos de mayor interés de su historia, permitiendo a los visitantes disfrutar de las mejores vistas del centro histórico”.

Para que esto fuera posible deberían realizarse varias operaciones:

-Buscar en el interior del Alcázar un lugar que permita el acceso a las murallas, pensando en una escalera de entrada y otra de salida.

-Reparación de las torres y habilitación de escaleras para subir a sus cámaras y adarves.

-Reparación de los merlones

7) Patio del León: Según el arqueólogo, el objetivo principal del proyecto arquitectónico es convertir el Patio del León en un espacio transitable de libre acceso durante el día, en el que los visitantes disfruten del entorno arquitectónico monumental del Alcázar medieval con carácter previo al acceso al conjunto a través de la Casa del Militar. Esto implicaría cambiar la cota general del pavimento y realizar obras de infraestructura destinadas a la evacuación de residuos, así como un nuevo saneamiento. Por ello se hace imprescindible la eliminación del pavimento actual, colocado por José María Cabeza en 2005. Respecto a la vegetación y al ajardinamiento en sí, se entiende que los cuatro cuarteles de arrayán son incompatibles con la apertura del espacio, por lo que considera que no habrá problemas para su retirada. Respecto a los árboles, y en especial los palos-borracho, deberían ser respetados.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.