Las obras en la calle Cuna no están aprobadas por la Comisión Local de Patrimonio

El Ayuntamiento de Sevilla proyecta su inicio para el lunes 25 de mayo

El Ayuntamiento de Sevilla mantiene la previsión de iniciar el lunes 25 de mayo del año en curso las obras de sustitución de diversas redes de infraestructuras en la calle Cuna, que obligarán a levantar el adoquinado tradicional, pese a que no cuenta todavía con la aprobación de la Comisión Local de Patrimonio.

Los trabajos abarcarían en principio el tramo entre la Plaza del Salvador y la calle Cerrajería y se enmarcan en un proyecto que afectará de forma inevitable a los característicos adoquines de esta vía situada en pleno corazón del Casco Antiguo de Sevilla, ya que hay que levantarlos para proceder a la sustitución de las redes de media y de baja tensión eléctricas y a las tuberías de abastecimiento de agua potable al vecindario. Las obras se aprovecharán también para mejorar  el sistema de evacuación de aguas pluviales e instalar bocas de riego para el baldeo con agua no potable.

Antonio Muñoz, delegado de Urbanismo, departamento responsable de las obras en Cuna

Sin embargo, el proyecto no está exento de polémica, y en diversos frentes, empezando por el patrimonial. Debe ser sometido al dictamen de la Comisión Local de Patrimonio Histórico de la Ciudad de Sevilla, conforme al Reglamento publicado en el Boletín Oficial de la Provincia Nº 92, de 23 de abril de 2009. De hecho estaba incluido en el orden del día de la reunión prevista para el pasado 18 de mayo y que tenía carácter presencial. Sin embargo, por razones de seguridad sanitaria se desconvocó la reunión y se anunció que se acordaría fecha para una nueva cita, pero hasta la fecha la Comisión no ha vuelto a ser convocada, por lo que si el Ayuntamiento inicia las obras en Cuna el lunes 25 de mayo lo haría obviando a aquélla.

Según el artículo 2 de su Reglamento, el objeto de la Comisión Local de Patrimonio Histórico es el informe y asesoramiento, en los términos establecidos en la delegación de competencias efectuada por la Consejería competente en materia de patrimonio histórico, en virtud del artículo 40 de la Ley 14/2007, de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía de las obras y actuaciones que desarrollen o ejecuten el planeamiento urbanístico aprobado, excepto cuando afecten a monumentos, jardines históricos o zonas arqueológicas o estén comprendidas en su entorno, o en el ámbito territorial vinculado a una actividad de interés etnológico.

Vista de la calle Cuna

Por otra parte, sectores conservacionistas de la ciudad, como la asociación Ben Baso, y la corriente arquitectónica liderada por Javier Queraltó, ex concejal de Infraestructuras y Equipamiento Urbano, se oponen a la sustitución de los tradicionales adoquines, y especialmente en el Casco Histórico, por lo que estarán pendientes de lo que haga al respecto el Ayuntamiento en la calle Cuna. Si el Consistorio decide por fin atender estas demandas y conservar los adoquines, habría que acopiarlos al levantarlos para actuar en el subsuelo (una zona “sensible” desde el punto de vista arqueológico) y no proceder a la adquisición de un material sustitutivo, generalmente granito gris procedente de Extremadura.

El grupo municipal de Ciudadanos alertó por su parte de que los comerciantes de la calle Cuna están preocupados “por la falta de claridad e información sobre el inicio, y especialmente la duración, de las obras” y habrían expresado su falta de participación en este proyecto, que puede afectar negativamente a sus ventas.

Según el grupo naranja, los negocios de la calle Cuna, como los del resto de la ciudad, ya han perdido las ventas de la primavera debido a la pandemia del coronavirus, por lo que si las obras se prolongan en el tiempo su situación empeoraría todavía más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.