Tussam perdió en el septiembre del coronavirus 3 millones de viajeros

En siete meses de pandemia ha transportado 28 millones menos que en el mismo periodo del año pasado

El coronavirus sigue causando estragos en Tussam, que en septiembre de 2020 (séptimo mes transcurrido incluyendo el del estallido de la pandemia, en marzo) transportó 3.065.267 pasajeros menos que en el mismo mes del año 2019, cuando todavía imperaba la «vieja normalidad». Con este nuevo hundimiento de la demanda, el acumulado durante los siete meses de impacto del Covid 19 es de 28.158.125 viajeros menos que en el mismo periodo del año pasado.

El balance sólo incluye las líneas gestionadas por la empresa municipal de transporte de Sevilla, no las contratadas a otras compañías (como el caso de la línea 29) y parte de una cifra de viajeros en septiembre de 2019 -obtenida a partir de los propios datos de Tussam- de 6.730.653 viajeros, frente a los 7.887.300 que aparecen en algunas estadísticas de la compañía. Dicho de otro modo, y salvo error por mi parte, creo que ha debido de producirse una equivocación por parte de la empresa municipal que ha supuesto una estimación superior en 1.156.647 pasajeros a la cifra realmente transportada en septiembre del año pasado.

En la comparación entre septiembre de este 2020 y el de 2019 sólo aparecen dos líneas con ganancia de pasajeros: la 35, que es la que conecta el Prado de San Sebastián con el centro comercial Lagoh en Palmas Altas, y la LP, que es la lanzadera para uso exclusivo del personal de la empresa municipal. En el caso de la línea 35, parece lógica su mayor demanda debido también a su mayor grado de conocimiento por los sevillanos en el año transcurrido desde la inauguración de Lagoh un año antes.

Salvo estas dos excepciones, en todas las demás líneas de autobuses, más la del tranvía, se ha registrado una caída de la demanda, que oscila entre el 29,68% de la línea 24 (la que proporcionalmente menos pierde y aun así se deja casi un tercio de sus usuarios en el balance interanual) y el 80,03% de la línea del aeropuerto, porcentaje indicativo del hundimiento del sector turístico sevillano el pasado verano. Como media, Tussam perdió en septiembre el 45,54% de sus usuarios.

En números absolutos, la mayor reducción de viajeros se ha producido en las líneas circulares exteriores C2 (-276.857) y C1 (-272.564), seguidas del tranvía (-225.529). Son las tres líneas que han perdido más de doscientos mil pasajeros cada una. Entre más de cien mil y menos de doscientos mil hay siete líneas, encabezadas por la que suele transportar más pasajeros anualmente, la 2 (Barqueta-Heliópolis), que se ha dejado de un septiembre para otro 174.774 usuarios.

Entre las que menos viajeros pierden figuran la 53 (Los Arcos-centro penitenciario Sevilla I) y la C5 (circular por el Centro). Hay que tener en cuenta que esta última dejó de funcionar tras los accidentes que se produjeron a finales del año pasado en la plaza del Duque de la Victoria. Las siguen la B3 (Gran Plaza-Santa Clara) y la 38 (Prado de San Sebastián-Universidad Pablo de Olavide).

Salvo en el caso de la C5, ya comentado, las líneas que menos viajeros perdieron en septiembre son las que conectan el centro con zonas periféricas (Santa Clara, Avenida de la Paz, Polígono Sur, Tablada, Palmete).

Proporcionalmente, la línea con más viajeros perdidos en septiembre es la del aeropuerto: ocho de cada diez usuarios. La siguen la línea exprés a Sevilla Este (casi un 70% menos de viajeros), las dos circulares exteriores y, en quinto lugar, el tranvía. Todas éstas con más de un 60% de clientes perdidos.

La línea que proporcionalmente menos viajeros perdió en septiembre del año en curso fue la 24 (Ponce de León-Palmete), con un 29,68%, seguida de la 2 (Barqueta-Heliópolis) y la 22 (Prado-Sevilla Este), ambas con algo más del 31%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.