El Plan de Movilidad de Espadas desautoriza indirectamente la ampliación del tranvía

Aboga, cuando funcione la línea 3 del Metro, por suprimir líneas de Tussam “para no duplicar recorridos y optimizar la red de transporte público”

Y eso es justamente lo que hacen el tranvía de Monteseirín y la ampliación de Espadas, duplicar el recorrido del Metro y/o el del Cercanías de Renfe

La ampliación de la línea del tranvía, el proyecto estrella de Espadas para su segundo mandato, carece de justificación a la luz de los argumentos del nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) con que el alcalde trata de darle soporte técnico y económico, según se pone de manifiesto en el Documento Estratégico (I). Evaluación del Plan, que el Ayuntamiento ha sacado a información pública en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) del pasado 5 de enero, víspera de Reyes, durante un plazo de 20 días hábiles.

El PMUS de Espadas se basa en, fundamentalmente, tres hipótesis de futuro, de esas de las que podría decirse que “el papel lo aguanta todo”, ya que todas tienen un alto grado de incertidumbre. Dejaré para mejor ocasión dos de ellas y aludiré sólo a la tercera: que en el año 2030 estará operativa la línea 3 del Metro, al menos entre Pino Montano y Los Bermejales.

De momento la situación actual es la siguiente: la Junta de Andalucía encargó el pasado mes de noviembre la ejecución de 25 nuevos sondeos entre Pino Montano y el Prado de San Sebastián (el tramo Norte de la línea) con el fin de actualizar el proyecto, el cual ha quedado desfasado. Estos trabajos tienen diez meses de plazo, por lo que, salvo imprevistos, deben estar concluidos en agosto de 2021. La idea es poder empezar las obras a lo largo de 2022.

Sondeos para la línea 3 del Metro

A título comparativo, las obras de la línea 1 duraron casi cuatro años, pero en la misma se aprovecharon los más de 5 kilómetros de túneles perforados a finales del siglo XX y que discurrían entre Nervión y La Plata. Esta circunstancia no se da en la línea 3, que la Junta ha presentado entre los proyectos a financiar (petición de 1.715 millones de euros) con cargo a los 140.000 millones de euros asignados a España por Bruselas en el programa de reconstrucción europeo post Covid.

Como la línea 3, según el proyecto original (veremos en el futuro cómo queda), tendría a lo largo de sus 11,5 kilómetros paradas en Pino Montano, Los Mares, Los Carteros, San Lázaro, el Hospital Virgen Macarena, la Macarena, Ronda Capuchinos, María Auxiliadora, Puerta de Carmona, Jardines de Murillo, Prado de San Sebastián, Plaza de España, Parque de María Luisa, Cardenal Bueno Monreal, Avenida de la Palmera, Heliópolis, Pineda y Los Bermejales, los redactores del nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible impulsado por Espadas para sustituir el de Zoido y así justificar la ampliación del tranvía (no prevista en el PMUS vigente) preconizan que cuando la línea 3 del Metro funcione dentro de un decenio se supriman varias líneas de autobús de Tussam y se pongan en servicio menos vehículos en otras.

La línea 3 de Tussam, una de las que se suprimirían con la entrada en servicio de su homónima del Metro

En concreto, en la página 57 del Documento Estratégico (I). Evaluación del Plan puede leerse lo siguiente: “Los escenarios 3, 5 y 6 sí consideran la ampliación de la red de transporte público y cambios en la red de autobuses urbanos actual en la que se suprimen las líneas 3 (Bellavista – San Jerónimo – Pino Montano), 2 (Barqueta – Heliópolis) y línea este LE (Prado-Sevilla Este) y se baja la frecuencia a 10 minutos de las líneas 1 (Polígono Norte – Hospital V. Rocío), línea 12 (Ponce de León – Pino Montano), línea 13 (Plaza Duque – Pino Montano), línea 22 (Prado San Sebastián – Sevilla Este), línea 27 (Plaza del Duque – Sevilla Este) y línea 37 (Puerta Jerez – Pedro Salvador – Bellavista) con el objetivo de no duplicar recorridos y optimizar la red de transporte público urbano. Se observa en estos escenarios un aumento muy significativo de los viajes en transporte público respecto al escenario tendencial y un trasvase de demanda del autobús al metro lo que es lógico al disminuir la oferta de autobuses y poder realizar esos trayectos en metro”.

El nuevo PMUS aboga por no duplicar recorridos de líneas de transporte, justo lo que hace el tranvía

Los redactores del PMUS entienden que con la línea 3 del Metro ya no sería necesario conectar por autobús el Norte y el Sur de la ciudad, función que desarrollaría el suburbano, por lo que su mantenimiento supondría duplicar en superficie el recorrido que bajo tierra haría el Metro, y antieconómico, ya que así se multiplicaría el gasto y no se optimizaría la red de transporte público. El argumento no puede ser más lógico y coherente: se trata de no duplicar infraestructuras y de optimizar los recursos, el dinero de los contribuyentes.

Paradójicamente, esta claridad de ideas de los redactores del PMUS se vuelve ceguera (porque el Plan está al servicio de los intereses políticos de Espadas) con el tranvía puesto en servicio por Monteseirín y con la ampliación del mismo en la que incomprensiblemente se ha empecinado el alcalde, ya que la línea actual del tranvía circula en superficie por un trazado similar al que en subterráneo sirve la línea 1 del Metro, y la ampliación de la línea proyectada por Espadas entre San Bernardo y El Corte Inglés de Nervión primero y entre El Corte Inglés y la estación de Santa Justa discurriría por un trazado parecido al que ya y de forma mucho más eficaz sirve en subterráneo el Cercanías de Renfe (Santa Justa-apeadero de San Bernardo).

https://www.manueljesusflorencio.com/2020/07/los-trenes-del-cercanias-unen-ya-san-bernardo-y-santa-justa-en-la-mitad-de-tiempo-que-lo-hara-el-tranvia-ampliado/

En este cuadro se pueden observar las coincidencias de recorrido:

Como se ve, el 85% del trazado de la actual y de la futurible línea del tranvía (desde el Prado de San Sebastián hasta la estación de Santa Justa) es una duplicación del recorrido del Metro + Cercanías, esa duplicación que en el caso de la línea 3 del Metro justificaría según los redactores del PMUS de Espadas la supresión de las líneas 2 y 3 de autobuses de Tussam. Y si las líneas en superficie de Tussam no se justificarían y habría que suprimirlas por realizar rutas que en subterráneo haría la línea 3 del Metro, ¿por qué razón hubo que construir -y ahora hay que ampliar- una línea de tranvía redundante que en superficie duplica el recorrido que ya hacen de forma soterrada la línea 1 del Metro y el Cercanías de Renfe, incluso en menor tiempo?

La tesis de los redactores del Plan de Movilidad es impecable, salvo cuando se refiere a la ampliación del tranvía que promueve Espadas: no se pueden mantener líneas de transporte que duplican los recorridos de otras porque “hay que optimizar la red de transporte público urbano”. Pues bien, con el tranvía de Monteseirín y la proyectada ampliación de Espadas no se optimiza la red, ya que se duplica, y atención a qué coste para el erario público:

De 120 a 123 millones de euros para duplicar el mismo recorrido que ya hacen el Metro y/o el Cercanías de Renfe. Así “optimizan” Monteseirín y Espadas el dinero de los contribuyentes.

Espadas, con la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, a la que a través del IDAE pide dinero para el tranvía

Espadas ha tratado con este nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible de justificar la ampliación del tranvía, pero el PMUS, como el espejo a la madrastra de Blancanieves, le echa en cara de forma indirecta que su proyecto redundante, arboricida y despilfarrador de recursos públicos no se puede calificar precisamente como “sostenible”, sino de todo lo contrario.

¿Qué dirá ahora el presidente de la Red de Ciudades por el Clima y el vicepresidente de la Red de Ciudades de la Bicicleta y de la Red de Ciudades que Caminan?

(Cargos todos que, por cierto, ostenta Juan Espadas)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *