Espadas pretende resucitar el bipartidismo en Andalucía

Propone a Moreno Bonilla crear una comisión sólo de PSOE y PP para la gestión de los fondos europeos

Ignora al resto de partidos del Parlamento andaluz, que tienen 50 escaños y representan a 1,6 millones de andaluces

El alcalde de Sevilla y, tras las primarias en su partido, aspirante por el PSOE (A) a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Espadas, trata de resucitar el bipartidismo PSOE-PP en nuestra comunidad autónoma al ignorar al resto de formaciones políticas con representación parlamentaria en la propuesta que plantea a Juanma Moreno sobre la gestión de los fondos europeos para la reconstrucción post Covid.

El presidenciable socialista ha concedido una entrevista a J. M. M. Perales en la que ha declarado que le va a plantear al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, que creen entre ambos «una comisión entre el PP y el PSOE para dar a los ayuntamientos andaluces una participación más activa en la gestión de los fondos europeos como clave de la recuperación». «Quiero -ha añadido- ser el alcalde de los alcaldes; mi línea de colaboración constructiva con el PP en el Parlamento va a ser ésa. La Junta, con los ayuntamientos y las diputaciones, debemos acordar una estrategia conjunta y completa de los fondos que van a venir a Andalucía. Planteo ese primer acuerdo político, que sería el primero de la legislatura con nosotros. Si esa es la línea para avanzar, podrán venir otros. Lo único que le pido a Moreno Bonilla es que se libere del yugo de Vox».

Juan Espadas (izquierda), con Juanma Moreno, al que propone una comisión conjunta PSOE-PP

Una comisión entre PP y PSOE para el reparto y gestión de los fondos europeos que lleguen a Andalucía. La propuesta de Espadas a Juanma Moreno no tiene en cuenta el resultado de las últimas elecciones autonómicas, que dibujaron el Parlamento andaluz con mayor número de formaciones políticas representadas en el mismo: cinco y no sólo los dos grandes partidos tradicionales. A PSOE y PP se unieron Ciudadanos, Adelante Andalucía y Vox. Estos tres partidos obtuvieron 1.643.927 votos, el 45,43% de los emitidos por los andaluces en las urnas, y 50 escaños en una Cámara de 109, lo que significa el 45,87% del número total de diputados.

Por tanto, la propuesta del alcalde de Sevilla de limitar la comisión exclusivamente a PP y PSOE tiene poca justificación democrática y difícilmente el resto de partidos van a aceptar el rol de convidados de piedra a que trata de reducirlos el nuevo líder de los socialistas andaluces.

Por ende, Espadas le pide al presidente de la Junta que se libere «del yugo de Vox», una formación que aunque le disguste al alcalde de Sevilla por su ideología representa a 396.607 andaluces y obtuvo en las últimas elecciones autonómicas el 10,96% de los sufragios y 12 escaños en el Parlamento. En contraste, el nuevo líder de los socialistas andaluces se cuida muy mucho de pedirle a su correligionario y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que se libere del yugo de Bildu, el partido de los etarras, y de Esquerra Republicana de Catalunya y Junts per Catalunya, los partidos de los golpistas catalanes, sin cuyo apoyo Sánchez no estaría en la Moncloa.

Arnaldo Otegi, líder de Bildu, cuyo apoyo permite a Pedro Sánchez estar en la Moncloa

Es más, en la misma entrevista se manifiesta a favor del indulto a los golpistas presos, en estos términos: «Dije que iba a apoyar la decisión del presidente y del Consejo de Ministros porque debía respaldar a mi Gobierno en una decisión que es muy difícil y no es ni electoral ni partidaria. Incluso asume un desgaste. A medida que hemos conocido más argumentos, hemos ido viendo que el presidente ha dicho, de un modo claro, que entiende que haya un rechazo de parte de la ciudadanía, pero entiende que es lo mejor para la unidad de España, para la tranquilidad social de Cataluña y para el futuro. Es la mejor decisión para la estabilidad y para la recuperación económica, eso es lo que hace que lo apoyen los empresarios catalanes y otras instituciones locales».

Pedro Sánchez, al fondo, atento a Gabriel Rufián, portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya en el Congreso

O sea, que para Espadas lo mejor para la unidad de España, la estabilidad y la recuperación económica es indultar a los golpistas catalanes, pero en Andalucía hay que liberarse del «yugo» de Vox, la formación que se considera a sí misma más partidaria de la unidad de España. ¿Cómo explica esta doble vara de medir el nuevo líder del socialismo andaluz, de integrar a los independentistas y golpistas y excluir a los unionistas? ¿de integrar a la extrema izquierda pero no a la extrema derecha?

También llama la atención la expresión de Espadas de que él quiere ser «el alcalde de los alcaldes» andaluces, expresión que cobra mayor relevancia si se tiene en cuenta que el que ya existe por su condición de presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias, el sevillano Fernando Rodríguez Villalobos, es conocido como mentor político de Susana Díaz y uno de sus más firmes partidarios. ¿Será Villalobos obligado por Espadas a dimitir al frente de la FAMP?

Rodríguez Villallobos, presidente de la FAMP

Por último, Espadas certifica con sus declaraciones que ya no le va a dedicar el 100% de su tiempo al Ayuntamiento hispalense, que es para lo que lo votaron los sevillanos en las elecciones municipales, porque también va a ocupar la Presidencia del grupo parlamentario socialista: «La Presidencia -ha afirmado- va a quedar vacante, es mi decisión, vamos a hacer lo que en clave vaticana es sede vacante, que es algo muy elegante. Esto permite que la ocupe yo desde el exterior y, en el momento que la deje la ex presidenta de la Junta, queda vacía hasta que llegue a la persona que corresponda con toda su representación»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.