El arquitecto de la nueva residencia universitaria en La Palmera tratará de evitar el ‘efecto mole’ con tres edificios perpendiculares a una planta baja continua de 30 metros

El diseño es obra de Jaime Varela, de Novarquia, estudio que ya proyectó otras residencias similares en Tabladilla y San Bernardo

La tercera residencia que albergará la avenida de La Palmera añadirá 470 apartamentos a la ya amplia oferta de alojamientos estudiantiles de Sevilla

Los promotores invertirán en la demolición de la casa del número 38 y la construcción de la residencia unos 20 millones de euros

El mismo día, 17 de junio de 2021, en que el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla acordó suspender por un año las licencias para equipamientos con plus de edificabilidad del 800% como las residencias universitarias en construcción en la avenida de La Palmera, la Comisión Ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo otorgó permiso para que construya una residencia universitaria más, que sería la tercera, en la avenida de La Palmera. Se alzará en una parcela, la número 38, contigua al centro educativo Albaydar y aunque gozará del plus de edificabilidad del 80% que otorga el PGOU de Monteseirín, su diseñador, el arquitecto Jaime Varela, del estudio sevillano Novarquia, tratará de minimizar en lo posible su impacto visual.

Casualidad o coincidencia, la Comisión Ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente se reunió el jueves 17 de junio en sesión extraordinaria y aprobó otorgar licencia de obras para construir una nueva residencia universitaria en la avenida de La Palmera el mismo día en que se había fijado el Pleno del Ayuntamiento que iba a suspender durante año las licencias para este tipo de equipamientos, lo cual podría alimentar todo tipo de especulaciones al respecto.

Sin embargo, según las fuentes consultadas, no se ha tratado de un movimiento apresurado de última hora para llegar a tiempo antes del acuerdo plenario de suspensión, ya que el expediente de este proyecto llevaba tramitándose desde hacía varios años ante el Ayuntamiento y es muy anterior a la polémica suscitada por la construcción de las moles estudiantiles en una de las avenidas más emblemáticas de la ciudad. Incluso la reunión de la Comisión Ejecutiva estaba prevista en principio para el martes previo al Pleno municipal, después de que el lunes 14 se analizara por última vez el proyecto en la Comisión de Licencias, pero finalmente la Ejecutiva se pospuso para el jueves, con lo que acabó coincidiendo con la sesión plenaria y dando pie para el morbo urbanístico.

Centro educativo Albaydar, junto al que se alzará la nueva residencia universitaria, en Palmera 38

El proyecto de residencia universitaria, vecina al centro educativo Albaydar ( vinculado al Opus Dei) requerirá una inversión de 20 millones de euros tras la adquisición de la finca número 38 de la avenida de La Palmera, dotada de un amplio jardín.

Fotos-satélite que muestran la casa número 38, con amplio jardín, contigua al centro educativo Albaydar, en La Palmera

Se demolerá la casa residencial burguesa típica de esta avenida y construida en el año 1959 para aprovechar al máximo la parcela en la que se alza, de unos 5.262 m2 de superficie, de ahí que Urbanismo haya otorgado tanto el permiso de demolición como el de obras.

La casa del número 38 de la avenida de La Palmera, que será demolida para construir otra residencia universitaria
Otra imagen de la casa señorial del número 38 de la avenida de La Palmera
Acceso a la casa, con denominación dedicada a la Virgen de Arántzazu

En un lateral de la puerta de entrada a la casa figura una inscripción dedicada a Nuestra Señora de Arántzazu, en referencia al santuario mariano del mismo nombre, ubicado en el municipio de Oñate (Guipúzcoa) y donde se venera a la Virgen de Arántzazu, patrona de la provincia vasca.

En rojo, la parcela con las tres alturas permitidas según el plano de ordenación pormenorizada del Plan General

El plano de ordenación pormenorizada del PGOU de Monteseirín califica la parcela de residencial, unifamiliar aislada, con una altura máxima permitida de tres plantas. Ahora bien, tal y como recoge el epígrafe 2.4 del artículo 12.8.7 de la Ordenanza Urbanística, se permite el uso pormenorizado para Equipamiento y Servicios Públicos en todas sus clases y tipos, por lo que es compatible el uso del suelo con el de residencia de estudiantes.

Los promotores se han acogido al plus de edificabilidad del 80% estipulado en el artículo 6.6.2 de las Normas del PGOU, por lo que la fórmula aplicable sería 5.262,36 m2 de superficie de parcela multiplicada por un coeficiente de 0,8 y por 3 alturas, resultando una edificabilidad de 12.629,66 m2, aunque será muy superior, como veremos por el cuadro final de usos.

Los inmuebles que se construyan en el interior de la amplia parcela deberán separarse 6 metros del lindero frontal, que da a la avenida de La Palmera, y 5 de los linderos laterales y traseros. La residencia universitaria tendrá tres alturas, pero se le permiten piezas habitables bajo cubierta. El bajo cubierta se considera trazando un alero de 30 grados desde la línea de cornisa de cualquier fachada. Computará edificabilidad todo lo que tenga una altura libre por encima de 2,10 metros.

Si la planta -1 se dedica a un uso de equipamiento no computará edificabilidad, pudiendo desarrollarse en este caso la planta de aparcamiento en el sótano -2. Así pues, según el diseño del arquitecto Jaime Varela, del estudio sevillano Novarquia, la planta -2 se dedicará a aparcamiento con capacidad para 111 automóviles y 9 bicicletas, y tendrá dos rampas de acceso, una por cada lado de la parcela.

El edificio propiamente residencial universitario tendrá su acceso principal por la planta -1, en la que también habrá zonas de uso común. La del fondo se destinará a alojamientos. El resto de plantas se dedicarán únicamente a alojar estudiantes.

El arquitecto no ha querido generar un lienzo de fachada continua hacia la avenida de La Palmera (la parcela tiene un frente de unos 30 metros longitudinales a dicha vía pública), ya que a su juicio ello habría generado «una imagen excesivamente contundente, por sus dimensiones». Por ello dice haber proyectado un edificio «con una concepción volumétrica muy sencilla, una pieza continua paralela a la avenida de La Palmera pero tan sólo de una altura, y tres volúmenes perpendiculares a la fachada con toda la altura permitida, que coincide principalmente con las zonas de alojamiento».

Con ello, a juicio de Jaime Varela, se consigue «aligerar» la percepción del edificio desde la propia avenida de La Palmera y hacerlo más acorde a la escala de su entorno.

Dibujo de los tres edificios perpendiculares a una planta baja de 30 metros de fachada a la avenida de La Palmera
Los dibujos muestran cómo el acceso se realizará por la planta -1
Distribución interior de los tres módulos de que constará la residencia universitaria
Dibujo del alzado Sur

Ha proyectado un total de 470 apartamentos, con seis tipologías que se repiten a lo largo de la residencia. De las cubiertas de los tres módulos perpendiculares a la planta baja paralela a la avenida de La Palmera, dos se destinarán a alojamiento, y la tercera a una zona de esparcimiento, con espacios comunes y una piscina al aire libre.

Éste del número 38 de la avenida de La Palmera es el tercer proyecto de residencia universitaria en Sevilla diseñado por el estudio de arquitectura sevillano Novarquia, con sede en el barrio de Los Remedios, ya que anteriormente proyectó la residencia con 505 habitaciones en el antiguo edificio de Antares, en la calle Genaro Parladé (zona de Tabladilla), y otra con 413 habitaciones en la calle Plácido Fernández Viagas, en la zona de San Bernardo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.