Los 35 principales

Espadas centrará en los municipios más poblados de Andalucía la campaña electoral del PSOE (A)

Sin embargo, es el partido que más depende del voto rural (57,60%), al que debe el 85% de sus escaños

Al secretario general del PSOE(A) y candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Espadas, se le atribuye la siguiente frase en ámbitos de su partido que resumiría la estrategia socialista para la campaña de las próximas elecciones autonómicas del 19-J: “Vamos a poner la Infantería de Marina en 29 municipios de gran población; ahí se va a decidir todo”.

Según el Real Decreto  1065/2021, de 30 de noviembre, por el que se declararon oficiales las cifras de población resultantes de la revisión del Padrón Municipal referidas a 1 de enero de 2021, los 29 municipios andaluces con más de 50.000 habitantes a los que se habría referido Espadas son los siguientes, ordenados de mayor a menor población: Sevilla, Málaga, Córdoba, Granada, Jerez, Almería, Marbella, Huelva, Dos Hermanas, Algeciras, Cádiz, Jaén, Roquetas de Mar, San Fernando, El Puerto de Santa María, Mijas, Chiclana, El Ejido, Vélez-Málaga, Fuengirola, Alcalá de Guadaíra, Estepona, Benalmádena, Sanlúcar de Barrameda, Torremolinos, La Línea de la Concepción, Motril, Linares y Utrera.

A la lista de Espadas le añadiré los seis con más de 40.000, entre otras razones por no dejar fuera a Rincón de la Victoria por tan sólo 210 que le faltan para los 50.000. Y, ya puesto, incorporo los otros cinco con más de 40 millares: Mairena del Aljarafe, Lucena, Puerto Real, Antequera y Alhaurín de la Torre.

Espadas, durante la presentación del programa electoral del PSOE

Estos 35 entre los 785 existentes en Andalucía tienen en conjunto 4.558.286 habitantes y suponen el 53,80% de toda la población (8.472.407). A simple vista, pues, la estrategia diseñada por Espadas o a él atribuida no parece descaminada: concentrar la mayor parte de la campaña electoral en los 29 ó 35 principales en vez de dispersar los esfuerzos por los 750 restantes, que no suman ni la mitad de la población andaluza.

Dado que los municipios más poblados siguen siendo los mismos que cuando se celebraron las anteriores autonómicas, el 2 de diciembre de 2018, podemos analizar con un supuesto real y no con meras extrapolaciones qué resultado habría tenido entonces una estrategia como la ideada por el líder socialista, provincia por provincia y partido por partido con representación parlamentaria:

Almería: El PSOE obtuvo en los tres municipios más poblados 26.846 votos, mientras que en los restantes 40.823, para un total de 67.309. De sus tres escaños, consiguió el tercero (y noveno de los doce de la provincia tras la aplicación de la ley D’Hont) con 22.436 votos. Por tanto, sólo uno sería netamente imputable al, por así expresarlo, voto urbano frente al voto rural.

El PP, por su parte, logró en los tres grandes municipios almerienses 33.977 sufragios, y 36.621 en el resto. De sus 4 escaños, obtuvo el tercero con 23.532 y los 33.977 votos urbanos no le alcanzaron para el segundo (con 35.299). Por tanto, los principales municipios le otorgaron sólo un escaño, como al PSOE.

Ciudadanos (CS) logró en los grandes municipios el 57,6% de sus votos (24.000), y el 42,4% (18.032) en los pueblos. Aquéllos le sirvieron para su segundo escaño, que consiguió con 21.216. Adelante logró 15.560 votos urbanos (el 62%) y 9.600 rurales (38%). Se hizo con un escaño pero el sufragio de los grandes municipios en exclusiva no le fue suficiente, ya que para aquél necesitó 25.160 papeletas.

Vox también obtuvo más votos (25.885, el 59,5%) en los tres grandes municipios que en los demás (17.631, el 40,5%). Ese voto urbano le sirvió para el segundo de sus dos escaños, para el que precisó 21.578 sufragios.

Cádiz: Es la segunda provincia con mayor número de grandes municipios de Andalucía. Nueve de sus 45 tienen más de 40.000 habitantes, por lo que para todos los partidos el voto urbano pesó mucho más que el rural, en la siguiente proporción: PSOE, 64%; PP, 69%; CS, 75%; Adelante, 74%, y Vox, 77%.

Los 77.502 votos cosechados en ese ámbito por el PSOE le bastaron de sobra para conseguir el quinto diputado de la provincia en aplicación de la ley D’Hont y segundo suyo (60.600 votos); los 61.763 del PP, para el noveno de la provincia y segundo suyo (con 44.818 sufragios); los 79.575 de Ciudadanos fueron suficientes para lograr el séptimo gaditano y segundo de los naranjas (con 53.318 votos); los 72.337 en los grandes municipios de Adelante bastaron a esta formación para su segundo escaño y octavo de la provincia; y con sus 44.350 votos en grandes municipios, Vox tuvo también más que suficiente para su segunda acta de diputado (28.663 sufragios) y decimoquinta de la provincia.

Córdoba: Tan sólo tiene dos municipios con más de 40.000 habitantes: la capital y Lucena. Por ello cabía esperar un mayor peso del digamos voto rural, circunstancia que se produjo para PSOE (el 68% de sus votos procedieron de los pueblos), PP (54,60%) y Adelante (53,22%), pero no para Ciudadanos (sólo el 46,33%) ni para Vox (el 38,16%).

Los 35.689 votos urbanos sólo le sirvieron al PSOE para lograr su cuarto escaño (con 27.956 sufragios) y undécimo de la provincia según la ley D’ Hont; los 40.341 del PP en grandes municipios le bastaron para su tercer acta de diputado (necesitó 27.946); los 36.234 de CS le permitieron un segundo escaño (con 33.754 sufragios); los 30.071 de Adelante no le alcanzaron para darle un escaño, ya que precisó 32.139 para su segundo; y los 21.735 cosechados por Vox en el ámbito urbano tampoco bastaron por sí solos para su único diputado: necesitó 35.147.

Granada: Al igual que Córdoba, sólo tiene dos grandes municipios, la capital y Motril, entre los más de 170 de la provincia. Por tanto, se impuso  el voto rural en todos los partidos sin excepción: PSOE (el 75,86% de sus sufragios); PP (62%); CS (69,54%); Adelante (66%), y Vox (63,55%).

Los 26.898 votos urbanos logrados por el PSOE no le sirvieron en exclusiva ni para su cuarto escaño (necesitó 27.845); los 36.255 del PP en los grandes municipios sí le dieron para su tercer escaño en la provincia (precisó 31.793 votos); los 27.770 de CS tampoco le valieron por sí solos para un escaño, ya que para su segundo requirió 38.088 según la ley D’ Hont; los 21.177 de Adelante no llegaron a los 31.223 necesarios para su segundo escaño; y los 17.158 votos urbanos de Vox se quedaron lejos de los 47.064 que precisó para su única acta de diputado por Granada.

Huelva: La única provincia con un solo municipio, la capital, con más de 40.000 habitantes, por lo que al igual que en Granada fue muy superior en cada partido la proporción del voto rural: PSOE, 78%; PP, 76%; CS, 63%; Adelante, 67%, y Vox, 67%.

Los 15.008 votos obtenidos por el PSOE en la capital no fueron suficientes por sí solos ni para su cuarto escaño (necesitó 16.694); los 11.539 del PP tampoco llegaron a los 15.971 de su tercer escaño; los 12.880 de CS se quedaron lejos de los 34.393 que precisó para su único diputado; los 9.946 de Adelante tampoco le habrían dado su único escaño (necesitó 30.187); y los 5.880 de Vox tampoco fueron suficientes por sí solos para alcanzar los 17.636 con que logró un diputado.

Jaén: Otra provincia con sólo dos grandes municipios entre los 97 que la componen, por lo que la proporción del voto rural de los partidos fue superior a la registrada en otros territorios andaluces: PSOE, 83%; PP, 73,75%; CS, 67,18%; Adelante, 69,46% y Vox, 65,39%.

Los 19.154 votos urbanos jiennenses del PSOE no le sirvieron por sí solos ni para su cuarto escaño conforme a la ley D’Hont (necesitó 28.105); los 19.310 del PP tampoco, ya que para su tercer diputado precisó 24.529; los 16.625 de CS quedaron lejos de los 25.326 con que obtuvo su segundo escaño; los 11.793 de Adelante tampoco se acercaron a los 38.957 que precisó para obtener su único representante en el Parlamento andaluz; y los 9.579 de Vox no fueron suficientes para darle en exclusiva su única acta de diputado (requirió 27.676).

Málaga: En Málaga se invierten los términos respecto de Jaén, ya que es la provincia con mayor número de municipios que superan los 40.000 habitantes: 11 de un total de 103. Por eso el predominio del voto urbano fue abrumador y representóel 70% para el PSOE; el 77% para el PP; el 82% para CS; el 76% para Adelante y el 80% para Vox.

Los 106.508 sufragios obtenidos por el PSOE en los grandes municipios le bastaron para su segundo escaño (necesitó 76.448); los 109.760 del PP le sirvieron por sí solos para darle su segunda acta de diputado (con 71.373) e incluso la cuarta (35.686); los 103.289 de CS le otorgaron su segundo diputado (precisó 62.617) y también el cuarto (necesitó 31.308); los 75.160 de Adelante le bastaron para su segundo escaño (precisó 49.537); y los 58.486 de Vox le sirvieron con creces para su segunda acta de diputado (necesitó 36.364) por Málaga.

Sevilla: La tercera provincia en número de municipios con más de 40.000 habitantes: 5 de entre 107. El enorme peso demográfico de la capital, unido al de Dos Hermanas, inclinaron la balanza de la proporción del voto en favor del urbano sobre el rural, salvo en el caso del PSOE, que tuvo más apoyo en el conjunto de los pueblos que en los grandes municipios. El porcentaje de voto urbano fue el siguiente: PSOE, 45,50%; PP, 54,54%; CS, 57%; Adelante, 52,7%, y Vox, 58,75%.

Los 121.430 votos urbanos logrados por el PSOE le bastaron en exclusiva para su tercer escaño (con 88.958); los 80.224 del PP le dieron para su segundo diputado (precisó 73.539); los 90.164 de CS le facilitaron su tercer escaño (precisó 79.172 votos); los 88.714 de Adelante le otorgaron su segunda acta (requirió 84.145), y los 56.110 de Vox le proporcionaron su segundo escaño (precisó 47.756 votos).

Tras este desglose de datos se observa que el PSOE sólo dependió en mayor proporción de los votos de los grandes municipios que de los rurales en las provincias de Cádiz y Málaga; y que de los 33 diputados que obtuvo en las elecciones andaluzas de 2018, sólo 5 se debieron en exclusiva al voto urbano, al de los 35 principales municipios. Estos tendrán más población, como habría destacado Espadas, pero eso no presupone que sus habitantes voten más al PSOE que todos los demás; sin el voto agregado a los efectos de la ley D’Hont  de estos últimos los socialistas no habrían obtenido 28 de sus escaños.

Espadas cometería un error mayúsculo organizando el desembarco de su Infantería de Marina exclusiva o principalmente en las grandes urbes cuando es el partido que más depende del voto rural (57,60% frente al  42,40% en los 35 grandes municipios) y el 85% de sus diputados los logró merced al sufragio agregado en los 750 municipios restantes de Andalucía.

Si Espadas, “homo urbanus” por excelencia que ha pisado poco el mundo rural, no es capaz de comprenderlo, que busque a su alrededor a alguien de pueblo que le asesore. Razón, en la Diputación.

https://vivasevilla.es/sevilla/1054862/contramano-los-35-principales/

*SÍGAME EN LINKEDIN:

https://www.linkedin.com/in/manuel-jes%C3%BAs-florencio-caro-919b0225/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.