Salvador, usa el rotulador

La tarjeta por contacto sustituye a los bonobuses magnéticos, verdes y rojos. Escena verídica, como habría dicho Gandía. Bronca en el estanco. Una mujer ha agotado su saldo en un santiamén y casi se queda en tierra. Paga su ira con el dependiente. Ignoraba que necesita otra tarjeta con tarifa de transbordo. Se lo aclaran. Exclama: “pero, ¡si son del mismo color!”. ¿Cómo va a poder diferenciarlas? Solución chapucera pero eficaz del estanquero: marcarlas con tinta. Es increíble tener que recurrir a este método arcaico y este retroceso en los autobuses, donde el eficaz Arizaga ha implantado GPS,  consulta horaria por Internet y móvil, paneles horarios en algunas paradas y hasta hilo musical a bordo. ¿La ruina es ya tan grande que no hay dinero ni para lanzar dos tarjetas distintas que eviten confusiones y sobrecostes al usuario? Riamos por no llorar. Parafraseando el popular anuncio de los toldos Quitasol, en Tussam bien podríamos decir: “Olvídese de aquello tan lejano de….¡Raúl, pica el bonobús!, y pase a la modernidad, a….¡Salvador, usa el rotulador!”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.