La Unesco aplaza la visita a Doñana

La misión de inspección de la Unesco a Doñana, que debía iniciarse el día 8 de diciembre de 2010 podría ser suspendida a última hora, según un aviso dado por la Administración española a las organizaciones ecologistas que estaban preparando sus reuniones con los delegados del Comité Mundial del Patrimonio de la Humanidad.

El Gobierno no ha dado explicación alguna sobre las razones de este más que probable aplazamiento ni avanzado otra fecha alternativa. Tampoco parece que haya influido en esta decisión el temporal de lluvias que está afectando a toda Andalucía, dado que los enviados de la Unesco sólo tenían previsto dedicar medio día de sus tres jornadas a inspeccionar sobre el terreno la situación del Parque Nacional y el resto del tiempo lo iban a ocupar con reuniones con organismos oficiales y directivos de empresas como la refinería de petróleo de La Rábida.

Las fuertes críticas de las asociaciones conservacionistas a este programa consensuado por el Gobierno de España y la Junta de Andalucía con el Comité del Patrimonio Mundial podrían haber hecho reflexionar a la Unesco, ante el exceso de oficialismo de su misión.

De hecho, Jesús Vozmediano, portavoz del Club Doñana, una de las asociaciones ecologistas que con sus denuncias habían provocado el envío de esta delegación del organismo de Naciones Unidas, había vertido un juicio muy negativo al plan de trabajo por considerardo demasiado condicionado por técnicos y políticos.

«De esta manera -ha dicho el abogado ambientalista y exmiembro del Patronato del Parque Nacional- se evita que la delegación de la Unesco conozca in situ los gravísimos problemas reales que padece Doñana, que es lo importante». Vozmediano ha recalcado que Doñana y su entorno ocupan una superficie superior a las 100.000 hectáreas, por lo que en «una simple mañana es absolutamente imposible percatarse de su situación medioambiental real».

Por ello, el Club Doñana había  comunicado a la Unesco su renuncia  a los 60 minutos de entrevista que le había reservado la Junta de Andalucía y la cesión de este tiempo, con el fin de que los enviados de la organización internacional optimizaran su agenda y pudieran conocer sobre el terreno los problemas reales del Parque, al margen de las versiones interesadas de los representantes de la Administración.

Asimismo, el conocido letrado ecologista había indicado que de mantenerse el programa de visita previsto y organizado por la Administración andaluza, el Club Doñana «consideraría que se ha vulnerado su derecho a la información y participación en cuestiones ambientales que le otorga el Convenio de Aarhus», por lo que «presentaría las denuncias correspondientes ante organismos nacionales e internacionales».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.