Expedientados

CorcueraEl (sin) alcalde, en vez de felicitar a los policías municipales que le pararon los pies a Corcuera, el ministro ‘de la patada en la puerta’ de Felipe González, cuando pretendía burlar el control de la Feria con el muy socialista argumento de “usted no sabe con quién está hablando”, les ha abierto un expediente a ver si los empura por exceso de celo y por no haber hecho la vista gorda. Arguye Monteseirín que los agentes debían conocer que Corcuera fue ministro del Interior y que viajaba en coche oficial. Concedamos que por la cartera que ocupó se le mantenga durante los casi veinte años transcurridos el privilegio del coche público y el escolta, pero eso no le da patente de corso para no identificarse a requerimiento de los policías, ni éstos tienen la obligación de recordar la faz de todos los ministros de la Democracia. La paradoja es que Monteseirín expedienta a los policías que se limitaron a cumplir sus propias órdenes de que por allí no pasara ningún vehículo no autorizado por el Ayuntamiento, aunque todavía hay quienes  piensan que la calle es suya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.