Ecovol USA

Zoido se hizo en el Ayuntamiento la foto con un representante de Costco, presentado a la opinión pública local como el gigante de las grandes superficies comerciales norteamericanas, el cual ha elegido Sevilla para dar el salto a Europa mediante la construcción en la futura Ciudad de la Imagen de un local de 13.000 m2, en el que invertirá unos 12 millones de euros.
Cuentan las crónicas que dieron fe del desembarco USA, que Costco Wholesale Corporation, su completa razón social, va a convertir nuestra ciudad en el escaparate de cara a su expansión por el Viejo Continente, ya que también busca suelo en Madrid y Barcelona para ‘asaltar’ desde la Península el potente mercado de Oriente Próximo.
El nombre de Costco va asociado al de una de las películas protagonizadas por Michael Douglas, ‘El Rey de California’, que suelen reponer los canales temáticos de cine en que se han convertido cadenas como La Sexta 3 y Paramount Channel. Douglas encarna a un individuo de aspecto y comportamiento estrafalarios que tras pasar unos años recluido en un psiquiátrico por sus aparentes trastornos mentales trata de convencer a su hija de que desde la conquista de California por los españoles hay un tesoro oculto en alguna parte de las afueras de su ciudad.
Tras una serie de indagaciones y del hallazgo de vestigios arqueológicos, llega a la conclusión de que el tesoro español está escondido en una cueva por la que fluía un río subterráneo que, miren por dónde, pasa justo por debajo del gran ‘mall’ de Costco en el extrarradio.
Y he aquí que cuando se presenta en el hipermercado a la americana, donde es posible hallar de todo como en Harrods, para explorar por dónde introducirse al caer la noche y ponerse a cavar entre los stands  a la busca del tesoro en plan moderno conde de Montecristo, tiene lugar la escena que refleja el modelo de negocio de esa firma mercantil: una supervisora le pide su tarjeta de socio. Obviamente, como no la tiene por su estilo de vida bohemio y su indigencia, se salta los controles de seguridad y se pierde en la bulla.
O sea, que lo que va a desembarcar en 2013 en Sevilla y que ha sido presentado como el último grito comercial ‘made in USA’ no es ni más ni menos que un club de compras, un Ecovol a la americana, algo que ya inventó en nuestra ciudad con 42 años de anticipación Valentín Alvarez Vigil, el hombre que en América habría sido otro Sam Walton y que aquí acabó enarbolando bandera blanca ante los franceses de Continente, luego Carrefour.
Valentín, un adelantado a su tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.