El Ayuntamiento invertirá un 40% menos hasta 2016

El Gobierno de Zoido invertirá un 39,85% menos de dinero en el próximo trienio, lo que significa que Sevilla no podrá confiar en el Ayuntamiento como uno de los motores para su recuperación económica, lastrada por la falta de inversión privada y de grandes proyectos en la ciudad.

El Consistorio ha enviado al Ministerio de Hacienda su marco presupuestario hasta el año 2016 (aunque en puridad su mandato se agota en 2015) en cumplimiento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y al objeto de supervisión de los objetivos de déficit público comprometidos con la Unión Europea.

El documento revela una caída continuada de la inversión municipal en una ciudad con casi 90.000 parados, ya que se pasa de 50,1 millones de euros en 2013  a 36,9 millones en 2014 (-26,34%), 35,7 millones en 2015 (-3,33%) y 31,9 millones en 2016 (-10,18%), con una reducción acumulada pues del 39,85% hasta 2016.

La Hacienda municipal no prevé más operaciones crediticias, por lo que la deuda de la ciudad decrecerá progresivamente desde los 493 millones de euros actuales hasta 347 millones en 2016, merced al ahorro derivado de la menor inversión y de la tasa cero de reposición de personal, evaluada en 19 millones de euros. En este sentido, no obstante, se aprecian algunas aparentes contradicciones, como la previsión de un mayor gasto de personal en el próximo trienio: un +1%. El discurso de la austeridad tampoco se compadece con las previsiones del Capítulo II, de un incremento del gasto corriente del 17%.

En el último debate sobre el estado de la ciudad, Zoido anunció una rebaja generalizada de impuestos y tasas, aserto que cabe poner en cuestión a la luz de las previsiones del marco presupuestario 2014-2016. Así, se prevé que la recaudación por el IBI caiga en un 10% para 2014, pero no hay que olvidar que en cumplimiento del Plan de Ajuste ya acumula subidas previas por ese mismo porcentaje, con lo cual en el balance global la bajada queda más que compensada.

Por otra parte, la Hacienda municipal espera una caída del 3,4% en el IAE y del 21% en el impuesto sobre plusvalías, algo lógico debido a la menor actividad económica por la crisis, pero lo sorprendente es que la recaudación del ICIO, que grava la construcción, suba en un 15% (de 8 millones a 9,2) cuando el sector está hundido y el tipo impositivo aplicado ya es el máximo posible. Asimismo, el Ayuntamiento espera recaudar un 29% más en 2014 por el sello del coche, estimación que no se corresponde con la promesa del alcalde de bajada fiscal generalizada.

Aunque en el documento se dice que no va a enajenarse patrimonio municipal, al revisar los números aparece una previsión de recaudación de 13,8 millones, un 76,92% más que en 2013 (7,8 millones), lo cual es otra contradicción llamativa.

En líneas generales, el Ayuntamiento prevé ingresar 304,9 millones de euros por impuestos directos e indirectos en 2014 (un 7,3% menos que en 2013, 328,9 millones) y 189,8 millones de euros por tasas (un 0,66% menos que el año pasado, cuando los ingresos ascendieron a 191 millones), unas cantidades menores que, presuntamente, confiaría en compensar con las transferencias corrientes del Estado y de la Junta, algo que está por ver a la luz de los Presupuestos Generales y del tijeretazo que en Andalucía anuncia la consejera de Hacienda, forzadas por los menores ingresos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.