Emasesa

El consejero delegado de Emasesa, Jesús Maza, ha proclamado en nota de prensa un principio que parece obvio: “Lo que se hace a partir de ahora es que el dinero que se recauda con el agua se destina a pagar lo que cuesta el agua”. Elemental, querido Jesús, salvo para tu antecesor, Manuel Marchena, que te ha dejado un pufo de 200 millones. El valido de Monteseirín utilizó la empresa en plan cajón de-sastre: desde para financiar las ocurrencias del (sin) alcalde en obras públicas, walkie-talkies de los guindillas y convenios para comprar silencios periodísticos hasta las suyas propias, como aquellas botellas de diseño con agua de sabores. Era un camelo que nos ha costado un ojo de la cara para que el carota, con la excusa de presentarlas a lo largo y ancho del mundo, coincidiera en el calendario con algunas de esas maratones a las que tan aficionado era siempre que no tuviera que pagarse el viaje de su bolsillo. Maza tiene claro que el ciclo integral del agua es el objeto social de Emasesa; para Marchena todo daba igual con tal de disparar con pólvora ajena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.