Así maltrata el Servicio Andaluz de Salud a sus pacientes (el caso del Centro de Salud de Los Bermejales)

Nadie va a un centro de salud por placer ni por hacer turismo, sino por enfermedad. Elemental, querido Watson, digo Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía.

También es de Perogrullo -y por razones humanitarias- que debe facilitarse de la forma más directa, corta y sencilla posible el acceso de los enfermos (personas debilitadas, mayores que suelen sufrir problemas de movilidad, niños febriles en brazos de su madre o padre…) a los centros sanitarios, ¿verdad, señor consejero?

Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias

Esto es lo que dicta el sentido común, que entre los políticos suele convertirse en el menos común de los sentidos.

Hacia la mitad del mandato de Zoido como alcalde de Sevilla, el Ayuntamiento hispalense construyó un no muy estético pero sí eficaz camino de cemento por la mitad de la terriza calle Santa María de la Cabeza, para facilitar el acceso de los usuarios al Centro de Salud de Los Bermejales, sito enfrente del antiguo y abandonado (por los Gobiernos socialistas de la Junta de Andalucía, que hay que darle a Susana Díaz, a Griñán y Chaves lo que es de Susana, Griñán y Chaves) Hospital Militar.

El camino de cemento para el acceso peatonal al Centro de Salud de Los Bermejales

Se llegaba al final del camino de cemento, se giraba a la derecha por otro enlosado y en un periquete estaban los pacientes en la puerta del edificio sanitario, tras un recorrido inferior a los 200 metros desde la parada de Tussam (líneas 34 y 3, entre alguna más).

En rojo sobre el mapa, la ruta peatonal directa al Centro de Salud de Los Bermejales

Así se ha podido acceder de forma peatonal al Centro de Salud durante los últimos siete u ocho años, hasta que sin previo aviso ni cartel indicador con la suficiente antelación para ahorrarle la ahora inútil caminata al enfermo, a -supongo- algún presunto (i) responsable de la Junta de Andalucía o servicio o empresa afines o que trabaja para aquélla se le ha ocurrido cortar al final de la calle Santa María de la Cabeza esa ruta de los demandantes de salud con malla de alambre, siembra de tuyas y hasta macetones en plan antiterrorista.

Obstáculos para impedir el paso por la ruta peatonal que llevaba hasta el Centro de Salud de Los Bermejales

Los enfermos que se habían acostumbrado a este itinerario peatonal, más corto y directo, se dan de bruces ahora con la malla y deben desandar el camino andado (casi 400 metros entre ida y vuelta) para volver al punto de partida y reemprender la marcha por la única ruta alternativa posible: la estrecha acera de la calle María Galiana (Sargento Manuel Olmo Sánchez), la carretera interior de acceso al antiguo Hospital Militar y sus aparcamientos y la puerta del Centro de Salud. En total, unos 430 metros que más de uno suele recorrer en su particular calvario hacia el Gólgota mermado de fuerzas, acordándose del árbol genealógico de mandamases de la Junta, cuya única culpa consistiría en haber designado al presunto (I) responsable último de haber cortado el camino tradicional.

La nueva ruta, mucho más larga, que obliga a seguir ahora la Junta de Andalucía hasta el Centro de Salud
Puerta del Centro de Salud de Los Bermejales

Y es que muy probablemente el susodicho presunto (I) responsable estará ricamente instalado en su despacho climatizado y no conocerá lo que supone ir andando en el tórrido verano o en el crudo invierno hispalenses al Centro de Salud de Los Bermejales tras cruzar la peligrosa Avenida de Jerez; en todo caso, iría allí cómodamente a bordo de un coche oficial, en contraste con el sufrido pueblo llano, enfermo, impedido y/o desvalido.

Y, para colmo, cuando el paciente sale del interior del Centro de Salud con sus males a cuestas ve de frente un cartel que reza así: ‘C.S. Los Bermejales. Salida peatonal’. ¡Y el cartel le indica la dirección del camino que ya han cortado con las alambradas, las tuyas y los macetones! ¡Qué contrasentido! Esto no tiene ni pies ni cabeza. ¿Tiene malaje o no tiene malaje el presunto (i) responsable que ha actuado de esta manera, señor consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía?

Cartel que dirige a los enfermos a la ruta peatonal ya cortada,. con lo que carece de sentido.

El señor Aguirre y Juanma Moreno Bonilla deberían atender a esa canción de Simon & Garfunkel titulada ‘Keep the customer satisfied’ (´Mantén satisfecho al cliente’),

en vez de  mantener indignados y cabreados a los sufridos pacientes del Servicio Andaluz de Salud, simbolizados en este caso en los del Centro de Salud de Los Bermejales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.