Juristas y profesores sevillanos, entre los creadores de la Fundación de la Inteligencia Artificial Legal, que inicia sus actividades

Juan Antonio Carrillo y Miguel Salas son los directores generales de la entidad que impulsará proyectos para la tecnologización del Derecho

Está presidida por Víctor Moreno Catena y en la misma figuran el ex rector de la Upo Vicente Guzmán, Juan Carlos Alférez, Ricardo Arjona, Adela Cortina, Victoria Ortega, María Emilia Adán y Antonio Del Moral, entre otros

La Fundación lamenta el retraso digital de la Justicia, que la está abocando a una situación de ostensible ineficacia

Un grupo de juristas, profesores universitarios y profesionales del sector privado han constituido la Fundación de la Inteligencia Artificial (FIAL), pionera en España en este ámbito y que tiene por objeto la realización y el impulso de actividades, iniciativas y proyectos dentro del campo de la tecnologización del Derecho. La Fundación, que inicia oficialmente sus actividades, nace bajo la presidencia de Víctor Moreno Catena, catedrático de Derecho Procesal de la Universidad Carlos III de Madrid y presidente de la Unión Española de Abogados Penalistas.

Entre los fundadores figuran varios sevillanos, como Vicente Guzmán, catedrático de Derecho Procesal y que ha sido rector de la Universidad Pablo de Olavide en los últimos ocho años; Juan Antonio Carrillo Donaire, recién nombrado miembro del Consejo Consultivo de Andalucía, que ejerce de director general ex aequo con su compañero de bufete, el también sevillano Miguel Salas, especialista en Derecho penal económico y mercantil societario.

Juan Antonio Carrillo Donaire, director general

Otro de los sevillanos fundadores es Juan Carlos Alférez, especialista en delitos contra la Administración Pública y miembro del bufete Álvarez&Fernández Rebollo. Asimismo, aparece Ricardo Arjona Antolín, profesor asociado de la Universidad Hispalense en el Departamento de Ingeniería Química y Ambiental y presidente de ec2ce (empresa tecnológica especializada en Inteligencia Artificial) y de BDI Biotech. Cuenta en su haber investigador con más de 50 patentes.

Miguel Salas, director general

Otros miembros impulsores de la Fundación son Adela Cortina, catedrática emérita de la Universidad de Valencia y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas; Victoria Ortega, presidenta del Consejo General de la Abogacía Española, miembro del Consejo de Estado y vicepresidenta de la Organización Mundial de las Profesiones Liberales, entre otros cargos; Antonio del Moral García, magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo; Alejandro Huerga, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Oviedo y experto en Inteligencia Artificial y Derecho; Juan Antonio García Amado, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de León; Miguel Carrero, alto ejecutivo del sector de las tecnologías de la Información, que desde 2006 lidera proyectos de innovación en Silicon Valley (Estados Unidos), y María Emilia Adán, decana del Colegio Nacional de Registradores de la Propiedad.

MOTIVOS

Según los creadores de la Fundación, el mundo está en un proceso de transformación tecnológica nunca visto en la historia que tiene al desarrollo digital como su esencial exponente. Mientras que en otros sectores de la sociedad (medicina, ingeniería, etc.) la
progresiva implantación de la tecnología digital, primero y, la Inteligencia Artificial (IA), después, está siendo una realidad, el ámbito legal, con notorias diferencias según los
sectores, arrastra un déficit que lo está abocando a una situación de ineficacia ostensible -dilación de resultados, imposibilidad de que la estructura actual
asuma la carga de trabajo existente, obsolescencia de sus medios, etc.- que
hace necesario un impulso coordinado de todos los sectores y operadores
jurídicos en pro de dicha modernización.

La Inteligencia Artificial, herramienta para superar el retraso tecnológico de la Justicia

La necesidad de avanzar en materia de IA y otras tecnologías digitales en el
campo legal, ha sido impulsada por la Unión Europea en el Libro Blanco sobre
inteligencia artificial «enfoque orientado a la excelencia y la confianza» de 19
de febrero de 2020 y la Directiva 2019/1024 de 20 de junio, que impondrá la
puesta a disposición de todos los ciudadanos europeos de los datos precisos
para que el sector de la IA legal despegue finalmente en todo el espacio
común europeo.

El colapso en el que ya vive nuestro sistema legal, acrecentado con los
efectos de la pandemia del Covid-19 demanda a juicio de los creadores de la Fundación la aceleración urgente de la transformación digital en el mundo legal. Así lo ha puesto de relieve, a título meramente ejemplificativo, el plan de choque para la Administración de Justicia lanzado tras el estado de alarma por el CGPJ en mayo de 2020, o la creación, en el mes de julio, del Consejo Asesor de Inteligencia Artificial en el seno del Ministerio de Asuntos Económicos, bajo el amparo de la Secretaría de Estado de Transformación
Digital.

CAMPOS DE ACTUACIÓN

En esta línea, la Fundación de Inteligencia Artificial Legal (FIAL) desarrollará actuaciones dentro de tres áreas diferenciadas: acción investigadora-asesora, emprendimiento y formación.

Acción investigadora-asesora: FIAL llevará a cabo actividades de investigación con objeto de cubrir las necesidades de la sociedad española en materia de Inteligencia Artificial (IA) legal y concretará dichas actividades en función de las propuestas que emanen del seno de la propia Fundación, de las demandas que le hagan
otras instituciones, en especial, por el sistema judicial español, por los operadores jurídicos, por las Administraciones Públicas, Colegios Profesionales, empresas públicas o privadas y, en general, cualquier institución que precise incorporar a su desarrollo actividades relacionadas directa o indirectamente con la IA en materia legal.

En particular, y como tarea que tiene un componente investigador propio de una
Fundación de esta naturaleza, FIAL se impone como una de sus principales actividades en este campo contribuir a la elaboración y difusión de Libro Blanco de la Transformación Digital en los aspectos directamente relacionados con la justicia, con la toma de decisiones judiciales, la gestión pública y la dación de fe pública.

El Libro Blanco, uno de los objetivos de la FIAL

En otro orden, pero como actividad asimismo ligada a la investigación, FIAL desarrollará estándares normalizados orientados a garantizar que los sistemas, aplicaciones y
algoritmos empleados en el campo de la inteligencia artificial se ajusten a requerimientos jurídicos y éticos adecuados.

El sistema de estandarización voluntaria promovido por FIAL garantizará su certificación fehaciente por parte de entidades terceras e independientes a las que FIAL acreditará previamente a fin de que avalen su solvencia y capacidad para verificar el cumplimiento de esos estándares de viabilidad. FIAL colaborará con las instituciones, entidades o empresas en la implantación progresiva de los sistemas de inteligencia artificial, entendiendo dicho concepto desde una perspectiva amplia y general, en el campo jurídico.

Emprendimiento: La Fundación ofrecerá herramientas para que se fomente el emprendimiento y se difunda entre la sociedad la necesidad de la implantación de nuevos sistemas de inteligencia artificial en el mundo del Derecho, como una
vía para solucionar los enormes retos que actualmente presenta nuestro sistema judicial y administrativo, así como para facilitar el desarrollo de las actividades de los operadores jurídicos en un mundo que se transforma de forma acelerada y
precisa de impulso tecnológico.

El arbitraje, uno de los campos donde la FIAL desarrollará su actuación

Uno de los principales objetivos de FIAL en esta tarea de promoción del emprendimiento será desarrollar un programa de retos y soluciones entre las empresas tecnológicas, especialmente start-ups, para la obtención de productos y
aplicaciones en el mercado, siendo la función de FIAL orientar, tutorizar y mentorizar la incubación de dichas soluciones y desarrollos.

Asimismo, FIAL proporcionará un panel de árbitros y una actividad arbitral dirigida a dirimir las controversias que puedan surgir entre operadores, proveedores y clientes de
sistemas, productos y aplicaciones de inteligencia artificial legal.

Formación: La Fundación participará y promoverá, por sí o junto a entidades interesadas en las tareas formativas necesarias para la implementación de los distintos objetivos que se persiguen en el desarrollo de sus finalidades.

Formación, otro de los campos de la Fundación

Además de organizar congresos y seminarios sobre inteligencia artificial legal con sus propios recursos, FIAL participará activamente en los programas de grado y
postgrado que desarrollen competencias académicas específicas en los campos del Legal Business Analytics y del Legal Tech.

Todas estas actividades irán en todo momento encaminadas a contribuir al objetivo de conseguir un sistema legal español de resolución de conflictos, en su más extenso ámbito (judicial, administrativo y privado), más moderno, tecnológico y efectivo.

LA NUEVA REVOLUCIÓN

Expertos en Prospectiva estiman que la Inteligencia Artificial será la próxima revolución tecnológica que experimentará la Humanidad, ya que será el vector de información en todos los sectores, con especial incidencia en el mundo de la robótica, los servicios en la nube y el blockchain.

La consultora PwC y Microsoft elaboraron el informe ‘Realidad y perspectivas de la IA en España.2018’, en el que llegan a la conclusión de que aunque la falta de talento y de un modelo de negocio claro obstaculizan el desarrollo de iniciativas en IA entre las empresas españolas, más de la mitad ya está intentando, en mayor o menor medida, sacar partido de esta tecnología.

La IA será la próxima revolución tecnológica

Además, para una amplia mayoría de los participantes en el informe, la Inteligencia Artificial no es un conjunto de iniciativas aisladas sino una tecnología que, en el largo plazo, supondrá cambios muy disruptivos para los negocios.

El documento concluye que el análisis predictivo y el reconocimiento por lenguaje y voz son las dos aplicaciones de la IA con más potencial para las compañías encuestadas para el informe, y los sectores telecomunicaciones, financiero, sanitario y de turismo, los que más partido pueden sacar de este tipo de iniciativas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.