Demolida la histórica estación de La Rigüela, en la antigua línea férrea Cala-San Juan de Aznalfarache

A Contramano denuncia que también está siendo destruida la plataforma ferroviaria

La asociación ciclista Acontramano ha denunciado la destrucción, mediante maquinaria pesada, de la estación de La Rigüela, que formaba parte de la línea férrea que unía las minas de Cala con un cargadero fluvial en el río Guadalquivir, en San Juan de Aznalfarache. La estación tenía una antigüedad de 115 años.

La estación de La Rigüela del ferrocarril de Cala a San Juan de Aznalfarache fue testigo durante años, junto al río Rivera de Huelva, del paso de los trenes cargados de mineral hacia el Guadalquivir, y de viajeros con sus enseres y mercancías que disfrutaron del espectacular paisaje que el río talló en la sierra. Luego ambos vieron cómo se desmantelaba la vía y cómo el paso del tiempo dejaba su huella en los muros y cubiertas de la estación. Así, durante décadas.

Hasta que el trazado del ferrocarril abandonado se fue llenando de nuevo de color y calor humano, el de los maillots de los viajeros y exploradores de dos ruedas, los ciclistas, que atraídos por el entorno natural, por la accesibilidad que da un trazado ferroviario, y la imponente presencia del edificio y del depósito de aguas de La Rigüela no dudaron en incluir esa ruta entre sus favoritas y en pedir, una y otra vez, que se convirtiera en una vía verde. Una vía verde a la que se comprometieron políticos de todo color, pero que no se ejecutó.

Imagen de la histórica estación antes de su demolición con maquinaria pesada

Desde el punto de vista patrimonial, la demolición del edificio de la estación de La Rigüela y su depósito de aguas supone una pérdida irreparable, una pérdida que se repite con demasiada frecuencia por la falta de actuación de las administraciones para proteger el patrimonio industrial andaluz.

Desde el punto de vista ambiental, depositar los escombros en un talud con pendiente hacia el río Rivera de Huelva supone un peligro medioambiental que debe ser valorado de forma inmediata por las autoridades competentes.

Desde el punto de vista ciclista, senderista, etcétera, supone un golpe a la conversión del trazado en vía verde.

Una excavadora, culminando la destrucción de las antiguas instalaciones ferroviarias

A Contramano y otras asociaciones ciclistas, senderistas, ecologistas, defensoras del patrimonio y defensoras de los caminos públicos (otra asignatura suspendida con un muy deficiente por las administraciones) están trabajando para averiguar si la demolición de la estación de La Rigüela se ha llevado a cabo de forma legal y quiénes son los responsables, y para reclamar que el trazado del ferrocarril de Cala, junto a otros de la provincia de Sevilla, se conviertan lo antes posible en vías verdes.

En concreto el pasado lunes 31 de mayo los hechos fueron denunciados al Ayuntamiento de Guillena, al que solicitaron la licencia de obra correspondiente y toda otra información relevante, sin que todavía las asociaciones denunciantes hayan recibido respuesta. Los hechos han sido tembién denunciados ante la Junta de Andalucía (Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible), ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, ante Emasesa y el Seprona, sin que tampoco estos organismos hayan dado todavía una respuesta.

Afirma Acontramano que las Administraciones no pueden seguir ignorando que el boom ciclista y senderista experimentado en estos últimos años, multiplicado por el efecto de la pandemia, y la ciudadanía en general necesitan de infraestructuras como éstas para esparcimiento y el disfrute del entorno natural y rural, con lo que se generaría un impulso adicional a la tan necesitada economía de nuestros pueblos.

Ejemplos tenemos de vías verdes en nuestra provincia que atraen a miles de visitantes y dan riqueza a los pueblos cercanos, como son la Vía Verde de la Sierra Norte de Sevilla (entre la estación de Cazalla-Constantina y el Cerro del Hierro) y la Vía Verde de la Sierra (de Puerto Serrano a Olvera).

La conversión en vía verde del ferrocarril de Cala y Nerva, daría, además, solución al itinerario Eurovelo 1 hacia Sevilla; y la conversión del ferrocarril de Aznalcóllar se encuentra contemplada como vía verde en el estancado Plan Andaluz de la Bicicleta.

La asociación ciclista pone como ejemplos en la provincia de Sevilla que atraen a miles de visitantes y dan riqueza a los pueblos cercanos la vía verde de la Sierra Norte de Sevilla (entre la estación de Cazalla-Constantina y el Cerro del Hierro) y la vía verde de la Sierra (de Puerto Serrano a Olvera).

La conversión en vía verde del ferrocarril de Cala y Nerva daría, además, solución al itinerario Eurovelo 1 hacia Sevilla; y la conversión del ferrocarril de Aznalcóllar se encuentra contemplada como vía verde en el estancado Plan Andaluz de la Bicicleta.

Además de la estación se está destruyendo también la plataforma del ferrocarril minero, como muestra el siguiente vídeo: https://youtu.be/rIfBmut8NjA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.