Los votos del PP subieron en un 76% en Tomares con Sanz mientras que en Sevilla bajaron en un 42%

Desde la victoria de Zoido en 2011 los populares han perdido casi 93.000 sufragios y 12 ediles en la capital

La designación de José Luis Sanz, hasta ahora alcalde de Tomares, como candidato a la Alcaldía de Sevilla por el PP obedece a un intento del partido de la gaviota de frenar al menos la acelerada sangría de votos y de ediles que sufre en la capital de Andalucía desde que hace un decenio Zoido arrasó con veinte concejales. Frente a la dinámica perdedora en la metrópoli, Sanz representa todo lo contrario como su mejor aval: victoria en cuatro elecciones municipales consecutivas, con incremento de votos (salvo en 2015) y el mantenimiento de la Alcaldía durante catorce años.

El PP provincial, presidido por Virginia Pérez, no ha permitido que Beltrán Pérez goce de una segunda oportunidad como candidato a la Alcaldía de Sevilla después de que en las elecciones municipales de 2019 llevara al partido a sus peores resultados en la capital desde 1987, al obtener los mismos ocho ediles que entonces y con tan sólo 1.814 sufragios más que tres decenios antes.

La dinámica perdedora del PP con Beltrán Pérez ha sido todavía peor si se toma como referencia el año 2011, el mejor de la historia para los populares en unas elecciones municipales en Sevilla capital, cuando Zoido arrasó al PSOE en el año de la primera candidatura de Espadas (lo dejó por debajo de los cien mil votos) y logró 166.040 sufragios y veinte concejales.

Beltrán Pérez

Desde entonces el partido va cuesta abajo. En tan sólo ocho años (dos citas electorales) ha perdido en la metrópoli 92.939 votos y doce ediles.

Si se toma como referencia 2007, el año en que José Luis Sanz llegó a la Alcaldía en Tomares, los populares se han dejado en la capital 55.675 sufragios y siete concejales.

A estos pésimos resultados se une el hecho de que Beltrán Pérez lleva una veintena de años como concejal del Ayuntamiento sevillano y que fue la cara visible del partido tras la pugna en que su facción acabó imponiéndose después de la marcha de Zoido a Madrid como ministro del Interior al no haber podido revalidar la Alcaldía debido al pacto de izquierdas.

Finalmente, Beltrán Pérez ha acabado también enfrentado internamente a la presidenta provincial, Virginia Pérez, y eso ha supuesto el golpe de gracia definitivo a sus aspiraciones de repetir como cabeza de lista en las elecciones municipales de 2023.

Todo lo contrario que Beltrán Pérez representa José Luis Sanz, ya que además de estar alineado con la Dirección Provincial no ha dejado de ganar elecciones municipales en su localidad adoptiva, Tomares, desde que se presentó en 2007. Ha mantenido la Alcaldía durante catorce años, periodo en que sólo sufrió un bajón, concretamente en 2015, cuando se dejó 1.647 votos y tres ediles, aunque mas que duplicó los resultados del PSOE y no vio nunca su posición amenazada.

José Luis Sanz

En las últimas elecciones municipales, las de 2019, obtuvo su récord de votos, 7.121, aunque no de concejales, ya que sus trece ediles no superan a los catorce de 2011.

A partir de 2007, con Sanz en la Alcaldía de Tomares, el PSOE no logra en el municipio más rico de la provincia https://www.manueljesusflorencio.com/2021/10/tomares-continua-siendo-el-pueblo-mas-rico-de-sevilla-y-pruna-el-mas-pobre/ pasar de los cinco ediles, cifra que supone casi la mitad de los que tenía antes del desembarco allí del senador popular y recién designado candidato a la Alcaldía de Sevilla capital por el PP.

Por el contrario, en la metrópoli el PSOE, con Espadas en el Ayuntamiento, ha ido recuperando votos elecciones municipales tras elecciones municipales y en la última cita con las urnas los socialistas lograron igualar prácticamente el número de sufragios que tenían en 2007 y que dilapidó Monteseirín con sus numerosos escándalos.

Otro elemento favorable a Sanz es que Tomares es el segundo municipio más poblado de la provincia de Sevilla (25.455 habitantes) gobernado por el PP tras Carmona (28.834 habitantes), cuyo alcalde, Juan Ávila, fue el gran rival de Virginia Pérez por el control del partido y acabó tirando la toalla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.