Susana Díaz es la presidenta de la Junta que más meses ha tenido un millón de parados, y Juanma Moreno, el que menos

Con ella en San Telmo hubo 23 meses con número millonario de parados, más de un tercio de sus cinco años y pico en San Telmo

Por el contrario, en los casi tres años del mandato de Moreno sólo se ha registrado esa cifra una vez

Proporcionalmente Griñán tiene peores marcas, pero le cogió de lleno la crisis financiera de 2008

Susana Díaz abandonó recientemente la política andaluza, tras dimitir como diputada autonómica, para irse al Senado con el triste récord en su mochila de haber sido la presidenta de la Junta de Andalucía en cuyos mandatos se superó en más número de meses la fatídica cifra del millón de parados desde los tiempos de su antecesor y mentor, José Antonio Griñán.

La también exsecretaria general del PSOE (A), que durante la campaña de las primarias de su partido -acabó derrotada por Espadas- criticó a quienes esperaban “tener un carguito, mantener su estatus”, ha acabado aceptando el premio de consolación de una bien  remunerada presidencia de comisión en el Senado, la salida que le ofreció Juan Espadas.

Como nueva presidenta de la Comisión de Industria de la Cámara Alta, Susana Díaz cobrará 3.051 euros brutos mensuales, más un complemento de 1.551 por el cargo y 1.958 por dietas al tener su residencia fuera de Madrid. A estos 6.560 euros brutos (en realidad la última cifra es neta) habrá que unir sus retribuciones como tertuliana de programas televisivos en las cadenas Cuatro y Telecinco.

Susana Díaz, durante una visita a Estepa y sus fábricas de mantecados

La política que en su día pareció poder aspirar a todo y cuya estrella ahora es declinante, tiene en su currículum como presidenta de Gobierno de Andalucía el récord de más meses con un millón o más parados registrados en el Servicio Andaluz de Empleo y en la base de datos del Ministerio de Trabajo: 23 de los 65 que permaneció en el poder (un 35,38% de su tiempo en San Telmo), contando también como completos, al igual que en los casos de Griñán y Moreno, los fragmentarios de su toma de posesión y de salida.

Paradójicamente con este historial, cuando a finales de 2020 era aún la líder de la Oposición en el Parlamento andaluz y del PSOE (A), atacó duramente a su sucesor al frente de la Junta, Juanma Moreno Bonilla (PP), con el argumento de que la región “está ya, prácticamente, con un millón de desempleados” (pero no lo estaba realmente), cifra que en su opinión “no podemos soportar”.

Pues bien, la estadística demuestra que desde Griñán hasta hoy Moreno Bonilla es el presidente que menos veces ha sufrido la estigmatizante cifra de más de un millón de parados mensual: tan sólo una, en febrero de 2021, y por poco (1.002.104 desempleados).

Y eso que tan sólo 15 meses después de su toma de posesión estalló una crisis sanitaria y económica mundial por causa del coronavirus. Dicho de otro modo, de los 33 meses que lleva gobernando en Andalucía, 18 (el 54% del tiempo) han transcurrido bajo la pesadilla de la pandemia, con sus inevitables repercusiones en el mercado laboral.

Por el contrario, Susana Díaz gobernó a partir de septiembre de 2013, cuando ya habían pasado cinco años desde el estallido de la crisis financiera de 2008. Aun así, en términos absolutos, es la presidenta con más meses en que se superó el millón de parados, si bien proporcionalmente la peor marca la tiene Griñán (un 38,88% de su mandato con más de un millón de desempleados frente a un 35,38% de Susana Díaz).

En descargo de Griñán hay que decir que inició su mandato a finales del mes de abril de 2009, tan sólo siete meses después del pinchazo de la burbuja inmobiliaria que provocó la crisis financiera de 2008, cuyos efectos soportó en los cuatro años y medio que permaneció en San Telmo.

Puede decirse que Susana Díaz gobernó en un paréntesis entre las dos crisis recientes, la de 2008, que lastró los mandatos de Griñán,  y la de 2020, que ha condicionado el gobierno de Juanma Moreno.

El cuadro comparativo demuestra que de los tres últimos presidentes andaluces, Moreno Bonilla es el que obtiene menos datos desfavorables de paro: el vértice de su pirámide es prácticamente puntiagudo frente al gran ensanchamiento que muestran las de sus predecesores justamente por el elevado número de meses en que con ellos se superó la fatídica barrera del millón de desocupados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.