Convocado el concurso para el proyecto de recrecimiento de la presa del río Agrio en Aznalcóllar

La sueca Boliden, causante del vertido tóxico, sigue figurando como titular de la misma a pesar de que se quitó del medio para no pagar la factura del desastre ecológico

En el Plan Hidrológico del Guadalquivir se prevé una inversión de 30 millones en recrecer la presa para el regadío y aliviar la presión sobre Doñana

La Dirección General del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha licitado la redacción del proyecto de recrecimiento de la presa del río Agrio, que históricamente sirvió para abastecer al complejo minero de Aznalcóllar. El presupuesto básico es de 1.796.035 euros y el adjudicatario del proyecto tendrá año y medio de plazo para redactarlo. En el nuevo Plan Hidrológico de la Demarcación del Guadalquivir se prevé una inversión de al menos 30 millones de euros en el recrecimiento de esta presa para dedicar el incremento de su capacidad a regadíos que actualmente se abastecen del acuífero que nutre a Doñana y así aliviar la presión sobre el Parque Nacional.

Según la Memoria del concurso, lLa presa de regulación del río Agrio o Crispinejo, fue proyectada y ejecutada por APIRSA (Andaluza de Piritas, S.A.) con una doble finalidad:

▪ Cubrir las necesidades de agua para las labores de procesado del mineral obtenido en la mina.

▪ Defender la corta minera de las avenidas del río Agrio, ya que ésta se situaba aguas abajo de la presa, sobre el antiguo cauce del río, que fue desviado mediante la construcción de otra pequeña presa de derivación y un túnel de cerca de 2 Km de longitud, que crean el contraembalse del Agrio.

La presa, cuya tipología es de escollera con pantalla de hormigón en el paramento de aguas arriba, corona a la cota 110 y su embalse contaba con un nivel máximo de explotación a la cota 103,5 (32 hm3).

El conjunto formado por las presas de regulación y derivación y el túnel de desvío del río fue terminado de construir en 1977, si bien el esquema hidráulico tenía un carácter secundario frente al sistema de explotación minera al que estaba supeditado.

A raíz de un episodio de fuertes lluvias ocurrido en diciembre de 1989, en el que la presa hubiese vertido por coronación si no hubiese sido porque desde la Comisaría de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir se forzó la apertura de un aliviadero de emergencia en tierras, se ejecutó un nuevo aliviadero en túnel (en 1990), cuya cota de entrada estableció a partir de entonces el nivel normal de explotación a la cota 98,08 metros sobre el nivel del mar, siendo desde entonces el volumen máximo 20 hm3.
.
El principal problema que se ha podido constatar a raíz de la revisión de los cálculos
hidrológicos e hidráulicos es que, aun si se ampliasen los resguardos actuales, en caso de avenidas de periodo de retorno relativamente bajo se produciría una elevación del nivel del contraembalse por encima de la caseta de salida de las válvulas Howell-Bunger, y se inundarían las galerías e instalaciones internas de la presa.

Este hecho pone de manifiesto la descompensación existente entre la capacidad de
evacuación actual de la presa de regulación, ampliada tras la entrada en servicio del nuevo aliviadero en túnel (1990), y la capacidad del azud de derivación, que se ha mantenido, conservando el túnel existente.

Plano de situación de la presa del río Agrio, cerca de Aznalcóllar

Por tanto, para garantizar la seguridad hidráulica y estructural del sistema de regulación, es necesario llevar cabo alguna solución o conjunto de soluciones, bien mediante la actuación en los criterios de explotación, fijando nuevos resguardos y proponiendo más controles en los vertidos, o bien mediante actuaciones estructurales, aumentando la capacidad de evacuación del azud o protegiendo el talud de aguas abajo de la presa de regulación.

Además de esta problemática intrínseca del sistema hidráulico de la presa, que debe
resolverse con carácter de urgencia, existe un déficit de garantías en cuanto a la satisfacción de las necesidades de agua en la cuenca del río Guadiamar.

Inicialmente, el usuario único de la presa fue la explotación minera, pero al cesar ésta su actividad, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir asumió en abril de 2002 el control de la misma, aunque dicho traspaso no ha sido formalizado en el Inventario de Presas de la Dirección General del Agua, ya que figura como Titular de la presa principal Boliden Arpisa y como Titular del Contraembalse, Andaluza de Piritas.

Paulatinamente, se han ido asignando los recursos existentes. En primer lugar, para atender a unas importantes instalaciones de producción de energía solar térmica
cercanas; y, en segundo lugar, para numerosas superficies regables situadas aguas abajo, demandas estas últimas que están creciendo en gran medida por la gran presión existente en las zonas regables en el entorno del Parque Nacional de Doñana.

El objetivo del concurso es contratar los servicios para:

• Definir las obras necesarias para regular las aportaciones del río Agrio de acuerdo con el Plan Hidrológico.

• Definir las actuaciones precisas para resolver la problemática hidráulica que presenta el conjunto presa, contraembalse y derivación del río en túnel.

Para ello, se regulan las condiciones para la realización proyecto de recrecimiento del embalse del Agrio, principalmente mediante el recrecimiento de la presa, sin menoscabo de considerar otras opciones.

Las empresas interesadas en participar en el concurso tenían inicialmente de plazo hasta el 25 de enero de 2022, pero posteriormente (Boletín Oficial del Estado de 24 de enero de 2022), el plazo se ha ampliado hasta el 8 de febrero, conforme al siguiente calendario:

-En el punto 19) Plazo para la recepción de ofertas o solicitudes de participación: Donde dice: 25 de enero de 2022 a las 15:00 Debe decir: 08 de febrero de 2022 a las 15:00.

-En el punto 21.2.1) Apertura sobre administrativa: Donde dice: 27 de enero de 2022 a las 10:00 Debe decir 10 de febrero de 2022 a las 10:00.

-En el punto 21.2.2) Apertura sobre oferta económica: Donde dice: 17 de marzo de 2022 a las 10:00 Debe decir 31 de marzo de 2022 a las 10:00.

-En el punto 21.2.3) Apertura sobre oferta técnica: Donde dice: 3 de febrero de 2022 a las 10:00 Debe decir 17 de febrero de 2022 a las 10:00.

LA PRESA, EN EL PLAN HIDROLÓGICO

En el nuevo Plan Hidrológico para la Demarcación del Guadalquivir (2022-2027) se prevé una inversión de al menos 30 millones de euros para el recrecimiento de la presa del río Agrio, en el término municipal de Aznalcóllar.

El proyecto contempla la posibilidad de un recrecimiento hasta alcanzar los 60 hm3 de capacidad máxima, lo que permitiría aumentar el volumen actual con garantía en al menos 8 hm3. Esta nueva dotación podría dedicarse a sustituir extracciones de aguas subterráneas, con el consiguiente beneficio y mejora de las masas de agua afectadas en el Parque Nacional de Doñana y su entorno.

OPOSICIÓN VERDE

La organización Ecologistas en Acción ha exigido por su parte la anulación de la licitación del recrecimiento del embalse del Agrio porque asegura que no está aprobada en la planificación hidrológica del Guadalquivir.

En un comunicado, los ecologistas apuntan que el río Guadiamar es un área estratégica para la mejora de la conectividad ecológica que pertenece a la Red Natura 2000, que «se verá gravemente afectada» si se ejecutase el proyecto de recrecimiento del embalse del río Agrio, afluente del Guadiamar.

Según explican, la alternativa de recrecimiento de ese embalse fue propuesta en el segundo ciclo de planificación hidrológica, pero «sólo se aprobó un estudio de las posibilidades de recrecimiento y ejecución de obras, con una inversión prevista de 30 millones de euros que se incrementarían en 20 más en el siguiente ciclo de planificación».

«Lejos de realizar ese estudio», aseguran que la propuesta ha vuelto a incluirse en el borrador de la nueva planificación hidrológica del Guadalquivir para el periodo 2022/2027, aunque ahora se trata en una ficha específica que se acoge a las exenciones que posibilita el artículo 4.7 de la Directiva Marco de Agua para las nuevas modificaciones físicas en aguas superficiales.

Por ello, en el periodo de información pública para la presentación de alegaciones a la propuesta del tercer ciclo de planificación hidrológica, Ecologistas en Acción ha presentado sugerencias al proyecto de recrecimiento del embalse del Agrio, subrayando «el perjuicio que ello supondría para al menos dos espacios protegidos integrantes de la Red Natura 2000, que son el Corredor Ecológico del Guadiamar y el Espacio Natural Doñana, y modificando hasta cuatro masas de agua superficiales para aumentar la capacidad de embalse e incrementar la garantía de demanda en al menos ocho hectómetros cúbicos».

Presa del río Agrio, en el término municipal de Aznalcóllar

«Se evidencia una clara intención de sustituir extracciones subterráneas para aliviar el cono de depresión generado en la zona de Los Hatos conectados con el Espacio Natural Doñana. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir necesita tomar nota de que en esta zona hay fincas denunciadas reiteradamente por extracción ilegal de agua y con sentencias firmes del Tribunal Supremo que instan al cierre e inutilización de las instalaciones de extracción ilegal, así como multas por afección del Dominio Público Hidráulico que no han sido aún pagadas», subrayan los ecologistas.

La organización muestra su preocupación al recordar que este embalse, con un volumen de almacenamiento inicial de 40 hectómetros cúbicos, tuvo problemas de avenidas en 1989 que se solventaron con unas obras de emergencia «insuficientes y deficientes» que redujeron su capacidad a 20,6 hectómetros cúbicos. Es por ello que entienden que su recrecimiento no respondería a las necesidades de la agricultura legal, de las masas de agua y de los espacios Red Natura 2000 y, por ende, «ni resuelve el problema de fondo del uso ilegal ni del de la sobreexplotación del agua en Doñana».

Ecologistas en Acción se va a oponer en todos los órganos de participación que se convoquen para parar este recrecimiento del embalse del Agrio, ya que creen que la medida no resuelve el problema de fondo del uso ilegal y la sobreexplotación del agua en Doñana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.