La Junta de Andalucía se ve obligada a someter de nuevo a información pública el recrecimiento de las presas de residuos mineros de Riotinto

En la anterior solicitud de Atalaya Riotinto Minera se incumplió la ley ambiental

La Delegación Territorial en Huelva de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía se ha visto obligada a abrir un nuevo periodo de información pública sobre el procedimiento administrativo de modificación sustancial de la autorización ambiental unificada del plan de restauración de las minas de Riotinto, que pasa por el recrecimiento de las presas de residuos. Los interesados podrán alegar al proyecto durante un plazo de 30 días hábiles que se cumpliría el 19 de enero de 2022.

El 28 de julio de 2021, la Junta de Andalucía publicó el anuncio de información de una nueva modificación sustancial del denominado Proyecto Minero Riotinto en los términos municipales de El Campillo y de Minas de Riotinto, promovido por Atalaya Riotinto Minera S.L.U., filial de Atalaya Mining.

Sin embargo, el trámite administrativo era nulo de pleno derecho porque se incumplió el artículo 37 de la ley 21/2013, relativo a la consulta a las Administraciones Públicas Afectadas y a las personas interesadas y que estipula lo siguiente:

«Simultáneamente al trámite de información pública, el órgano sustantivo consultará a las Administraciones Públicas afectadas y a las personas interesadas sobre los posibles efectos significativos del proyecto, que incluirán el análisis de los probables efectos adversos significativos sobre el medio ambiente derivados de la vulnerabilidad del proyecto ante riesgos de accidentes graves o de catástrofes que incidan en el proyecto».

Debido a esta nulidad por no haberse consultado el proyecto con los interesados, la Junta se ha visto obligada a someter de nuevo a información pública la petición de la compañía minera por un plazo de 30 días hábiles que expiraría el 10 de enero de 2022.

Se trata de los procedimientos administrativos relativos a los expedientes 258/20/M y AAU/SC/013/M2,  con las denominaciones respectivas: «Actualización del Plan de Restauración del Proyecto Minero Riotinto (PRT)» y «Modificación Sustancial de la Autorización Ambiental Unificada del Proyecto Minero Riotinto como consecuencia de la actuación definida en el documento Actualización del Proyecto Minero Riotinto», en los términos municipales de El Campillo y Minas de Riotinto, promovido por Atalaya Riotinto Minera, S.L.U.

Según Ecologistas en Acción, se trata de una propuesta de autorización de  un nuevo Proyecto de Explotación hasta el año 2031, que supondría el incremento de la producción y la consecuente generación añadida de lodos tóxicos en 161 millones de toneladas más.

Actualmente, siempre según los verdes, el depósito de estériles de tratamiento del complejo minero está formado por tres balsas: Gossan, Cobre y Aguzadera, que ocupan juntas 595 hectáreas (el equivalente a 1.190 campos de fútbol), y albergan ya 182 millones de metros cúbicos de lodos tóxicos.

Vista satélite de las balsas o presas de residuos del complejo minero de Riotinto

La propuesta incluye un recrecimiento de 29 metros en la balsa Cobre, desde la cota 388 msnm (metros sobre el nivel del mar) hasta 417 msnm, y un recrecimiento de 42,2 metros en la balsa Aguzadera, desde la cota 374,8 msnm, también hasta 417 msnm. De esta forma los muros de cierre de ambas balsas alcanzarán en algunos puntos alturas de más de 90 metros (como un edificio de 30 plantas).

Estos recrecimientos, «brutales» en opinión de Ecologistas en Acción, se realizarían sobre una vieja estructura de balsas que fueron construidas en los años 70, 80 y 90 del pasado siglo XX por el peligroso método de aguas arriba, y que desde entonces no han parado de recrecerse. Y añaden los verdes: «Exactamente lo mismo se hizo en Aznalcóllar, hasta que la balsa de lodos de Boliden, que contenía apenas 18 millones de metros cúbicos de lodos tóxicos, reventó el 25 de abril de 1998, devastando la cuenca del río Guadiamar hasta el límite del espacio natural de Doñana, lo que se podría haber evitado si se hubieran atendido las reiteradas advertencias previas de técnicos y grupos ecologistas».

Aspecto que presentaban las balsas antes del inicio del proyecto de Atalaya Mining

Ahora el riesgo de rotura sobrevuela las balsas mineras de Riotinto y Ecologistas en Acción avisa a las autoridades mineras y ambientales de la Junta de Andalucía que eso provocará una ola de lodos tóxicos que arrasará la cuenca del río Odiel, pondrá en riesgo zonas pobladas de Gibraleón y Huelva, devastará las Marismas del Odiel y, tras desembocar en el mar, muy probablemente contaminará las costas de Doñana.

Igualmente provocará daños incalculables en la economía agrícola y pesquera de gran parte de la provincia de Huelva, igual que provocó la catástrofe de Aznalcóllar durante varios años.

Esto es lo que, según Ecologistas, se deduce de un Estudio de Rotura que realizó la empresa Ayesa en 2014, por encargo expreso de EMED Tartessus (antigua denominación de Atalaya Riotinto Minera), en base a los datos de tamaño, densidad, composición y contenido de lodos del proyecto de entonces. Es decir, cotas máximas que entonces eran de 380 y 373 msnm para Cobre y Aguzadera respectivamente. «Obviamente -afirma Ecologistas en Acción-, con el recrecimiento e incremento de toneladas de lodos que ahora se pretende autorizar los daños de una más que probable rotura serán mucho mayores y afectarán a más personas».

Impacto que tendría la rotura de las balsas de Riotinto según los verdes

El nuevo proyecto de Atalaya Riotinto Minera (ARM), cuya aprobación ha propuesto la Delegación Territorial en Huelva de la Consejería de Agricultura, cuya titular es Carmen Crespo, no impone ninguna condición de espesamiento previo de los lodos, por lo que se seguirá vertiendo con un contenido en agua del 66 %, en contra de las recomendaciones básicas de las mejores técnicas disponibles, que aconsejan depositar lodos de alta densidad, con un espesamiento previo hasta reducir el contenido de agua hasta el 35 %.

Esa ausencia de espesamiento del vertido favorecerá que, tarde o temprano, se vaya a producir un fenómeno de licuefacción instantánea en las balsas y, según los verdes, «su inevitable rotura, como se produjo el 25 de enero de 2019 en las balsas mineras de Brumadinho (Brasil), provocando la muerte de más de 250 personas».

El nuevo proyecto de ARM incorpora, sobre el papel, la conversión de un viejo edificio en una supuesta planta de decantación de lodos. Pero lo cierto es que el anterior proyecto de 2015 ya incluía la construcción de una nueva planta de espesado de lodos que nunca se construyó. «Ante la permisividad de las autoridades mineras, durante estos últimos seis años -denuncia Ecologistas- se ha incrementado la cantidad de agua en el interior de las balsas, favoreciendo con ello los episodios de erosión interna de los muros y el incremento de riesgo de rotura por licuefacción instantánea».

«En definitiva -aseveran los verdes-, ese riesgo evidente de rotura está siendo ignorado nuevamente por la autoridad minera, obviando las recomendaciones del informe técnico “Análisis de riesgo de las presas de relaves en la mina Riotinto” elaborado por el profesor Steven H. Emerman, de la Universidad de Utah (EE UU), especializado en modelización hidrológica e interpretación geofísica y de imágenes por satélite de presas de lodos mineros. Se trata de un trabajo realizado en colaboración con la London Mining Network, una de las principales ONG, con sede en Londres, dedicada a denunciar y prevenir abusos y desastres de la minería en el mundo.

Carmen Crespo, la consejera de cuyo departamento depende la autorización del proyecto

Cabe recordar que hace dos años que Ecologistas en Acción presentó ante las administraciones medioambientales, mineras y judiciales el referido informe del profesor Emerman, que incluía entre sus conclusiones lo siguiente: “… la probabilidad de la falla de las presas debido a la licuefacción es del 15 % en un año dado. Este valor numérico es más o menos equivalente a una ronda anual colectiva de ruleta rusa (con un revólver con seis cámaras y una bala) por parte de los trabajadores mineros y los residentes aguas abajo de la mina Riotinto”.

Y se añadía: “Una probabilidad anual del 15 % corresponde a una probabilidad de la falla de las presas del 28 % en dos años, 38 % en tres años, 48% en cuatro años y 56 % en cinco años. (…) La probabilidad se convierte en 95 % en los próximos 19 años, por lo que la falla de las presas en los próximos 20 años es casi inevitable”.

APOYO SINDICAL

Por su parte, el sindicato UGT ya expresó el pasado verano su apoyo al proyecto. «Ante el alarmismo con el que se trata la decisión de la Junta de Andalucía, de autorizar el recrecimiento de las Balsas de la Mina de Riotinto, desde UGT-FICA HUELVA se ha manifestado el apoyo a esta medida mientras se realice con todas las garantías técnicas y medioambientales que la legislación exige», expresó la central sindical.

En este sentido, afirmó que las condiciones de Aznalcóllar no tienen nada que ver con la Mina de Riotinto.Para UGT-Fica, «si se comparan ambos proyectos con estas fotos, podemos ver que las condiciones de uso de la Balsa de Aznalcóllar no tiene nada que ver con la que tiene Riotinto. Actualmente la operativa de Riotinto marca una diferencia sustancial en materia de tratamiento y usos de las aguas minerales. En el manejo de las balsas y el aporte líquido que reciben, se mantiene una distancia de seguridad que hace que el agua esté muy alejada de los muros de contención, además de añadírsele por la parte interior del muro el efecto playa, al objeto de garantizar que el agua no pueda llegar a las cercanías del muro ni en cantidad ni con fuerzas suficientes para romper el muro».

Imagen de las presas el 4 de diciembre de 2021. En primer plano, Aguzadera; al fondo, la del Cobre

«En todo caso y para mayor abundamiento de la seguridad minera y medioambiental –se añadió desde el sindicato–, habría que exigir que en el nuevo recrecimiento se mantengan tanto la operativa como la distancia de seguridad y, además, se reduzca el nivel de embalsamiento de las aguas a niveles mínimos, utilizándose para ello, si es necesario, trasvases a las cortas mineras en desuso, para después, por las características únicas que al río Tinto se le reconoce mundialmente por todos los organismos internacionales, incluida la NASA, irla aportando controladamente al río Tinto, con el caudal y las especificaciones que un paraje tan especial tiene».

Por tanto, desde UGT FICA Huelva se apoya la decisión de la Junta «por la repercusión positiva que tiene para la consolidación de la actividad minera y el empleo a medio y largo plazo».

CONSULTA PÚBLICA

 Durante el periodo de información pública la documentación estará disponible para su consulta en la página web de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, a través de la url:

www.juntadeandalucia.es/medioambiente/informacionpublica

así como en las dependencias administrativas, sitas en calle Sanlúcar de Barrameda, 3, de Huelva, en horario de 9:00 a 14:00 horas, de lunes a viernes, salvo días festivos.

*Propuesta sobre el Plan de Restauración de Atalaya Riotinto Minera:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.