Consumado el arboricidio en la avenida San Francisco Javier para ampliar la línea del tranvía

En un par de semanas se han erradicado decenas de árboles que tardaron casi medio siglo en crecer

El Ayuntamiento de Sevilla ha consumado en menos de dos semanas desde el inicio de las obras para la ampliación de la línea del tranvía, que diseñó Monteseirín y que tiene cada vez menor demanda de viajeros, la erradicación de decenas de árboles de la mediana de la avenida de San Francisco Javier, los cuales tardaron casi medio siglo en alcanzar el porte que tenían.

El alcalde hispalense, Antonio Muñoz, que ha hecho suyo el proyecto de ampliación impulsado por Espadas por la única razón de que «algo había que hacer para las elecciones municipales», ha declarado en reiteradas ocasiones que no nos hallamos ante un arboricidio porque se van a plantar en el proyecto complementario denominado «corredor verde» más árboles de los que se van a quitar de las medianas de las avenidas San Francisco Javier y Luis de Morales.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define arboricidio como «tala injustificada de árboles», luego se trata de un arboricidio porque habiendo alternativas para prolongar el tranvía, que es una ruina económica por su falta de demanda y costes operativos, por otros trazados sin sacrificar los árboles, el gobierno de Espadas, del que formaba parte Muñoz, eligió precisamente la que implicaba la eliminación de los ejemplares, cuya supervivencia no está garantizada con su trasplante debido a la fecha elegida para erradicarlos y la técnica empleada.

Según la plataforma Salva Tus Árboles Sevilla, gracias al testimonio de ciudadanos que han seguido a los camiones que cargaban los árboles una vez erradicados de la mediana de la avenida de San Francisco Javier, aquéllos han acabado tras los muros de la estación depuradora de aguas residuales de Emasesa en Tablada, donde será difícil poder hacerles un seguimiento y comprobar su tasa de supervivencia.

La estación depuradora de aguas residuales de Emasesa en Tablada, destino de los árboles erradicados

En cuanto al supuesto corredor verde, no parece que se vayan a plantar árboles con medio siglo de antigüedad y con el mismo porte de los que se han erradicado de la mediana de San Francisco Javier, tal como muestran las imágenes del antes y del ahora, tras el arboricidio.

Se plante lo que se plante en las aceras, la avenida de San Francisco Javier nunca tendrá el mismo aspecto de antes al faltarle la hilera central de árboles, ya que mide 43 metros de lado a lado y no será igual la visión de una vía sin cobertura vegetal en una anchura de casi medio hectómetro. La percepción será muy diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.