Tablada: pensando en cortar 389 árboles mientras hay el equivalente a 200 alcorques vacíos

Los huecos sin ejemplares suponen el 41% de los que debería haber en las calles al margen de los parques y los bloques

El proyecto de reurbanización de la barriada militar de Tablada elaborado por el Instituto de la Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa (Invied) implica la eliminación de 389 árboles, aunque en el curso de las obras podrían ser todavía más, según se determine sobre la marcha. Este afán por erradicar árboles de entre 50 y 70 años de antigüedad, como si ninguno fuera salvable y todos estuvieran enfermos, contrasta con la escasa preocupación demostrada hasta la fecha por sembrar otros en sustitución de los desaparecidos.

El plan del Invied, que adelantamos en este blog https://www.manueljesusflorencio.com/2022/06/la-urbanizacion-de-la-barriada-de-tablada-para-su-recepcion-por-el-ayuntamiento-eliminara-389-arboles/ , ha suscitado una honda preocupación en asociaciones ecologistas y conservacionistas de Sevilla, dedicadas a la preservación del patrimonio, en cualquiera de sus formas.

El proyecto de erradicar al menos 389 árboles contrasta con la situación existente en Tablada. Pedro González Pérez ha tenido la paciencia de hacer un recuento de árboles y de los huecos sin árboles en el barrio, sin contar los parques y las manzanas de los bloques, ya que es donde se concentran la mayoría de las melias y donde se realizará gran parte de las talas.

En cuanto a los huecos, ha contado aquellos donde faltaría un árbol si se siguiera el patrón de separación existente en Tablada, aunque no puede precisar con exactitud, ya que están plantados en el albero y no hay alcorque vacío que delate la ausencia.

El resultado del recuento se muestra en el siguiente cuadro:

T1, T2, T3….. son las calles transversales sin nombre, contadas éstas en sentido creciente de la numeración de las calles principales, siendo la primera la paralela a Alfonso de Orleans y Borbón.

Colectivos conservacionistas y vecinos del barrio estiman que la desaparición de una más que considerable masa arbórea compuesta por ejemplares con una media de 50 años supondrían la eliminación de los importantísimos servicios que prestan en términos de reducción de la temperatura estival y de la contaminación del aire, mejora de la habitabilidad de las calles y espacios públicos de Tablada; una hecatombe para su biodiversidad, con especial impacto en la avifauna y, en definitiva, unas consecuencias negativas de un calado difícilmente justificable y asumible en unos tiempos de emergencia climática como los que vivimos.

Estos colectivos y vecinos van a pedir al Invied que reconsidere los criterios que le han llevado a la conclusión de la tala de los 389 ejemplares y revise las prioridades, siendo a su juicio la de mayor importancia el mantenimiento y la protección de la arboleda adulta existente. Estiman que la sustitución de un árbol adulto de gran porte como los que se pretende talar por un árbol joven recién plantado supone una pérdida de estos valiosísimos servicios ecosistémicos de al menos 10-15 años, algo que una ciudad como Sevilla, tan vulnerable a los efectos de la emergencia climática, no se debe ni puede permitir. 

En este sentido, Gonzalo Díaz Recasens y Ricardo Librero han hecho una evaluación de los árboles condenados por el Invied y han constatado que menos del 10% de los mismos están en mal estado y por lo tanto sí se justifica su tala: unos 40 ejemplares como máximo.

Por todo ello, conservacionistas y vecinos abogan por una completa reevaluación del proyecto del Invied, para que el número de árboles condenados a sucumbir en el proceso de urbanización se reduzca al mínimo imprescindible (árboles con grave peligro de caída o muy enfermos) y que el criterio sea, por tanto, la adaptación de las necesidades técnicas a la protección y salvaguarda de la arboleda del barrio, como desde hace años se hace en otras ciudades de España y del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.