Sevilla, la ciudad donde se cortan árboles para plantar farolas

Denuncian la tala de dos ejemplares en la plaza del Duque para trasladar a sus alcorques farolas que no alumbraban lo suficiente

Por las redes sociales circula una denuncia de Tomás García apoyada en imágenes sobre una tala de árboles en la céntrica plaza sevillana del Duque de la Victoria para colocar en su lugar unas farolas cercanas, lo que demuestra hasta dónde ha llegado la insensibilidad en esta ciudad hacia su arboleda, considerada más un estorbo que un patrimonio ecológico que oxigena el ambiente, proporciona sombra, elimina CO2, lucha contra el cambio climático y etcétera, etcétera. La tala de árboles para el tranvía, la licencia para talar el centenario ficus de la iglesia de San Jacinto, el proyecto de eliminar 389 árboles con motivo de la reurbanización de la barriada militar de Tablada y ahora la sustitución de árboles por farolas demuestran la desfachatez de las autoridades sevillanas cuando hablan de presentar la candidatura de nuestra ciudad como capital verde de Europa. ¿Con qué historial de defensa del medio ambiente?

El escrito, acompañado de fotos, difundido por Tomás Díaz dice lo siguiente: «Lo que hoy he visto en la plaza del Duque sevillana es increíble, aunque cierto.

Vista satélite de la plaza del Duque con su arboleda antes de la tala realizada
Otra vista captada más de cerca

De momento han talado de forma inmisericorde dos almeces y dos fresnos en plena madurez y sanos, de más de treinta años.

La razón esgrimida que me han trasladado los jardineros que allí estaban es que se han sacrificado para trasladar unas farolas colindantes y que se encuentran cerca de otros árboles y no dan la suficiente luz.

No me lo podía creer. Se arrancan árboles maduros, y en sus alcorques se colocarán las farolas que se encuentran cerca.

Vale más una farola que un ser vivo.

No me gusta hacer este tipo de reivindicaciones. Prefiero educar y concienciar a la población y a todos para que respetemos a los demás seres vivos, principalmente a los árboles, que conviven con nosotros y nos dan mucho más de lo que reciben».

Pues de todos es sabido, por si quedaba alguna duda, lo que reciben los árboles en Sevilla: el desprecio y el maltrato más absoluto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.