El PP de Juanma Moreno arrasó al PSOE de Juan Espadas en todos los municipios más poblados de Andalucía y aún más en el medio rural

Más del 80% de los votos perdidos por los socialistas han sido en los pueblos menos poblados, pese a gobernar en 458 de los 785 Ayuntamientos andaluces

Vox superó al PSOE en cuatro de las ciudades más importantes: Algeciras, El Ejido, Roquetas de Mar y Lucena

La histórica victoria del PP liderado por Juanma Moreno sobre el PSOE de Juan Espadas en las elecciones andaluzas del pasado 19 de junio (2022) se produjo en todos los frentes de potencial batalla política, ya que los populares arrasaron en el conjunto de las ocho provincias, en todos y cada uno de los 35 municipios con más de 40.000 habitantes y también en el conjunto de los menos poblados, donde obtuvo 272.896 sufragios más que los socialistas. El PSOE ha visto cómo hasta Vox le ha sobrepasado en cuatro importantes núcleos de población, como es el caso de Algeciras.

Un triunfo arrollador del PP de Juanma Moreno se tome el indicador que se tome, como consecuencia del cual gobernará por primera vez con mayoría absolutísima (58 diputados en el Parlamento de las Cinco Llagas) y en solitario en Andalucía. Los populares han ganado en todos y cada uno de los 35 municipios más poblados de la región, aquellos donde según se atribuye a Espadas los socialistas pensaban concentrar la mayor parte de su campaña electoral porque al tener en conjunto 4.558.286 habitantes suponían el 53,80% de toda la población de Andalucía.

Se trata de Sevilla, Málaga, Córdoba, Granada, Jerez, Almería, Marbella, Huelva, Dos Hermanas, Algeciras, Cádiz, Jaén, Roquetas de Mar, San Fernando, El Puerto de Santa María, Mijas, Chiclana, El Ejido, Vélez-Málaga, Fuengirola, Alcalá de Guadaíra, Estepona, Benalmádena, Sanlúcar de Barrameda, Torremolinos, La Línea de la Concepción, Motril, Linares, Utrera,  Mairena del Aljarafe, Lucena, Puerto Real, Antequera y Alhaurín de la Torre. En todos ha ganado individualmente el PP, que en el conjunto de los 35 ha logrado 463.951 votos más que en las elecciones autonómicas del año 2018.

Item más, los populares también se han impuesto en el conjunto de los 750 restantes, es decir aquellos con una población inferior a las 40.000 personas. El crecimiento del PP en el que podría considerarse como medio rural también ha sido espectacular: 363.083 votos más que en 2018.

Y de estos sufragios rurales, 104.328, casi un tercio (el 28,73%) proceden de los municipios menos poblados del granero socialista por excelencia: la provincia de Sevilla, que ha dejado de ser roja por primera vez en la historia de la Democracia, ya que siempre había dado la mayoría al PSOE en cualquier tipo de elección que se hubiera celebrado hasta ahora.

El éxito es todavía mayor en los municipios sevillanos más poblados (Sevilla capital, Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra, Mairena del Aljarafe y Utrera), en el conjunto de los cuales el crecimiento del voto popular ha sido de 114.983.

FRACASO SOCIALISTA

Un año antes de las pasadas elecciones autonómicas, concretamente el 24 de mayo de 2021 y cuando aún era precandidato a las elecciones primarias en el seno del PSOE (A) para disputarle el liderazgo a Susana Díaz, Juan Espadas hizo una gira por Jerez y El Puerto de Santa María.

En sus intervenciones en la provincia gaditana apostó por la fuerza del municipalismo, recordó que el PSOE gobierna en 458 ayuntamientos y que había obtenido «la confianza de los vecinos para ser alcaldes que suman a las siglas del partido. Esa cercanía y proximidad -aseveró- son las que queremos para el proyecto regional».

Efectivamente, la estrategia de Espadas para la campaña electoral de las elecciones autonómicas del día 19 de junio de 2022 se basaba en la supuesta capacidad de movilización de sus 458 alcaldes y 4.209 concejales en el conjunto de los 785 municipios de Andalucía, donde gobierna en el 58,34% del total.

Sin embargo, el ejército electoral de Espadas ha sido derrotado en todos los frentes. Ha perdido por primera vez en provincias que eran feudos socialistas por antonomasia, como Sevilla y Jaén, al igual que en municipios con la misma condición, caso de Dos Hermanas, y hasta en el distrito electoral del propio Espadas en Sevilla capital. Una debacle sin parangón.

El PSOE ha perdido en todos y cada uno de los 35 municipios más poblados de Andalucía, en el conjunto de los cuales se ha dejado 24.774 votos en comparación con las elecciones andaluzas del año 2018. El único dato positivo de toda la estadística es que entre Granada y Motril, los dos únicos municipios con más de 40.000 habitantes de la provincia granadina, ha sumado 1.364 votos más que hace cuatro años.

Peor ha sido todavía el balance en el conjunto de municipios menos poblados de la región, los 750 restantes, allí donde teóricamente más se debía dejar sentir la influencia y capacidad de movilización de sus alcaldes, de ese municipalismo por el que apostaba Espadas: en los municipios más rurales y pequeños de Andalucía ha perdido en conjunto 102.418 votos en comparación con la cita electoral de 2018.

El desastre ha sido todavía más doloroso para los socialistas si se tiene en cuenta que el grueso de los votos perdidos procede de los municipios menos poblados de las dos provincias que hasta ahora eran sus dos grandes bastiones en Andalucía: Jaén (se ha dejado 22.696 sufragios, el 22,16% de todos los perdidos en los pueblos) y Sevilla (19.234 votos menos, un 18,77% de los perdidos en los municipios menos poblados).

Lo más insólito del caso es que Felipe Sicilia, el portavoz de la Ejecutiva socialista en Ferraz, ha sostenido, pese a la evidencia de estos datos, que no ha habido trasvase de votos del PSOE al PP, como si los 831.000 votos en números redondos ganados por el PP en comparación con las elecciones de 2018 hubieran salido todos de otras formaciones y ninguno de entre los antiguos votantes socialistas.

La plana mayor del partido ha culpado de la derrota a diversos motivos, según fueron pasando los días: que el PP de Juanma Moreno había utilizado todos los recursos de la Junta de Andalucía para favorecer esta opción política en detrimento del PSOE; que el PP se ha beneficiado del dinero transferido a Andalucía por el Gobierno de Pedro Sánchez para paliar los efectos de la pandemia; que los votantes de izquierda no se habían movilizado y habían preferido irse a la playa o quedarse en su casa (no que el PSOE hubiera sido incapaz de movilizarlos o de ilusionarlos con un programa atractivo); que Susana Díaz se resistió durante demasiado tiempo a su relevo y entre su resistencia numantina y el adelanto electoral por sorpresa decretado por Juanma Moreno a Espadas no le ha dado tiempo en tan sólo siete meses a consolidar su alternativa….

Como se ve, motivos siempre externos y no atribuibles a la nueva Dirección del partido en Andalucía impulsada desde Ferraz y la Moncloa por Pedro Sánchez. Ahora algunos se explican por qué el sagaz Francisco Toscano, de los primeros apóstoles de Sánchez, decidió retirarse de la política y de su «vitalicia» Alcaldía de Dos Hermanas el pasado mes de enero. ¿Qué habría barruntado para quitarse del medio?

EXPECTATIVAS FRUSTRADAS

Vox, el tercer partido en discordia emanado de estas elecciones autonómicas, no ha cumplido sus expectativas de convertirse al menos en imprescindible para que el PP de Juanma Moreno pudiera formar con su apoyo gobierno en la Junta de Andalucía, pero lo cierto es que ha seguido ganado terreno, tanto en el conjunto de los municipios más poblados (los 35 con más de 40.000 habitantes) como en los 750 restantes.

De hecho ha superado al PSOE en cuatro de los más importantes de la región, cuales son Algeciras, El Ejido, Roquetas de Mar y Lucena (Córdoba), y ha ganado 33.337 votos en los más poblados en comparación con las elecciones autonómicas de 2018.

Todavía mejores han sido los resultados de esta formación política en el conjunto de los 750 municipios con menos de 40.000 habitantes de Andalucía, en los que se engloban todos los pequeños rurales: su cuota ha crecido en 63.985 votantes, especialmente en las provincias de Granada (+13.582) y de Jaén, el hasta ahora granero socialista junto con Sevilla (+8.150).

Haciendo constar que puede haber discordancias con los datos oficiales debido a que aún el escrutinio tiene carácter provisional y no se han declarado los resultados definitivos pero que en cualquier caso las posibles desviaciones en poco alteran la imagen final, el resumen de la evolución en Andalucía en estos cuatro años quedaría como refleja el siguiente cuadro:

*SÍGAME EN LINKEDIN:

https://www.linkedin.com/in/manuel-jes%C3%BAs-florencio-caro-919b0225/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.