Ybarra y Cía compró la casa de la familia Benjumea en la avenida de La Palmera para convertirla en otra residencia universitaria

Presentó un anteproyecto tan sólo dos días antes de que la Comisión de Urbanismo aprobara la moratoria durante un año para este tipo de proyectos

La compra del inmueble, que albergó la patrimonial Palmera Nueve, se realizó en diciembre de 2020, en plena crisis de Abengoa

Ybarra y Cía, la histórica compañía sevillana fundada el 14 de junio de 1885 (cumple justamente ahora 137 años de existencia) y transformada en sociedad anónima el 17 de marzo de 1952, vio frustrado su intento de construir lo que habría sido la cuarta residencia para alojamiento de estudiantes universitarios en la avenida de La Palmera, ya que tan sólo dos días después de que presentara un anteproyecto en tal sentido en el Ayuntamiento la Comisión de Hábitat Urbano (vulgo Urbanismo) acordó elevar al Pleno municipal su acuerdo para que se decretara una moratoria de un año en la concesión de licencias para este tipo de equipamientos con un plus de edificabilidad del 80% conforme al PGOU de Monteseirín.

La compañía Ybarra compró en diciembre de 2020 la casa solariega de la familia Benjumea, una de las fundadoras de Abengoa y en plena crisis de la multinacional sevillana. El edificio, sito en el número 9 de la avenida de La Palmera y residencia del patriarca familiar, Javier Benjumea Puigcerver, hasta su fallecimiento el 31 de diciembre de 2001, sirvió incluso para denominar a la empresa patrimonial Palmera Nueve, de la que eran accionistas los dos hijos varones de aquél, Javier y Felipe Benjumea Llorente, y varias de sus nueve hermanas.

La empresa patrimonial Palmera Nueve se constituyó el 26 de septiembre de 1994. Su objeto social era «la adquisición, tenencia, explotación, administración y enajenación de su participación mediante acciones en la sociedad mercantil Inversión Corporativa (ICSA) o en aquella(s) que legalmente la sucedan por cualquier título».

Javier Benjumea Puigcerver, fundador de Abengoa

Palmera Nueve, la sociedad radicada en la casa familiar de los Benjumea, poseía un 24,34% de Inversión Corporativa, otra sociedad patrimonial, en la que las familias fundadoras agruparon sus acciones en Abengoa y así controlaban el 56% de los derechos políticos en la multinacional. Antes de la crisis de la compañía con sede en Palmas Altas, Inversión Corporativa repartió entre sus accionistas 34 millones de euros, de los que 8,2 millones correspondieron a los socios de Palmera Nueve.

La finca urbana tiene una superficie de 1.700 m2 y sobre la misma se alza la casa familiar, de una sola planta y con 997 m2 construidos. Se erigió en 1956 y fue reformada en 1980. No figura inscrita en el Catálogo del Sector 25 ‘La Palmera’ (Plan Especial de Protección). El portal inmobiliario Idealista le otorgó una valoración económica de entre 751.000 y 1.016.000 euros.

La casa de la familia Benjumea en el número 9 de La Palmera (centro de la imagen)

Ybarra y Cía. S.A. reconoció ante el gobierno local, presidido entonces por Juan Espadas, que había adquirido en diciembre de 2020 el inmueble con la intención de edificar en el mismo una residencia de estudiantes, por lo que pagó una cantidad en la transacción en la que no sólo se valoraba el posible uso residencial, sino también la gran edificabilidad que la parcela tenía para usos dotacionales (conforme al plus de edificabilidad del 80% del PGOU de Monteseirín); en concreto, la diferencia
era de 1.020 m2 de edificabilidad residencial consumible frente a los 4.080 m2 de
edificabilidad consumible para uso dotacional, si se tenía en cuenta la planta semisótano o primer sótano.

Con esa intención de erigir otra residencia para alojamiento de estudiantes universitarios (habría sido la cuarta en la misma avenida, tras las de Palmera 17; la Casa de la Botella y Palmera 38), Ybarra y Cía presentó el 7 de junio de 2021 en la Gerencia Municipal de Urbanismo un anteproyecto para un uso dotacional de residencia de estudiantes, con el fin de que se tramitara ante la Comisión Local de Patrimonio.

No dio tiempo, ya que tan sólo dos días más tarde, el 9 de junio de 2021, se reunió la Comisión de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla para abordar el expediente 13/2021 PTO de iniciación del procedimiento necesario para la formulación de una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana en el artículo 6.6.3 de las Normas Urbanísticas, por el que se regulaban las condiciones de aplicación al uso de equipamientos y servicios públicos.

El Servicio de Planeamiento y Desarrollo Urbanístico elevó el acuerdo al Pleno del Ayuntamiento, el cual acordó el 17 de junio la suspensión, por el plazo máximo de un año, del otorgamiento de toda clase de autorizaciones y licencias urbanísticas para áreas o usos determinados, a los efectos de la elaboración o innovación de dichos instrumentos.

Al ver frustrado su propósito, Ybarra y Cía presentó una alegación ante el Consistorio en la decía: » Hemos de insistir en que la parcela, ya edificada con uso residencial, se adquiere sólo en base a las posibilidades urbanísticas dotadas de seguridad jurídica, que se derivan de las normas en vigor, que prevén la compatibilidad de otros usos, y en concreto el de equipamiento y servicios públicos, con una edificabilidad concreta. Sólo en base a ello se adquiere en inmueble, con el fin de proceder a desarrollar el uso que el Plan permite».

LAS DOS ESQUINAS

Tras la compra de la casa de la familia Benjumea, Ybarra y Cía se hizo casi con las dos esquinas de la avenida de La Palmera colindantes con la calle Cardenal Bueno Monreal, ya que el 12 de abril de 2016, el diario económico Expansión publicó que la familia Ybarra iba a levantar un hotel de lujo en la ‘milla de oro’ sevillana, «en una parcela de su propiedad en la que está el edificio Columbus, ocupado por Vodafone y Genera Games. Se ubicará -continuaba- en la Avenida de la Palmera»: https://www.manueljesusflorencio.com/2021/06/una-poda-intensiva-a-destiempo-recuerda-el-proyecto-pendiente-de-un-hotel-en-la-avenida-de-la-palmera/

«Por el momento -continuaba la información, el proyecto está en una fase preliminar y una de las decisiones que debe tomar la familia Ybarra es si promueve el proyecto de manera particular o si se lo traslada a un tercero.

Igualmente, está en el aire el operador que se encargará de la gestión del futuro hotel, si bien uno de los objetivos es hacerse con buena parte de la clientela que llega a Sevilla en crucero. Uno de sus puntos fuertes es que la parcela no sólo está a escasa distancia del casco histórico, sino que se encuentra muy cerca de los atraques del río Guadalquivir.

Tres años después, el 5 de abril de 2019, el diario ABC se hacía eco de que el establecimiento hotelero tendría cuatro estrellas; que la inversión sería de 7 millones de euros y que Ybarra y Compañía ya había pedido licencia de obras a Urbanismo.

Según esta información, los promotores agotarían la volumetría excedente que contempla el PGOU para esa parcela. El nuevo inmueble, de cuatro plantas, tendría cerca de 5.000 metros cuadrados y se complementaría con otros 500 metros cuadrados construidos de la planta baja del edificio anexo, que se reservaron para el proyecto hotelero.

Las flechas indican las dos propiedades que ya tiene Ybarra en La Palmera (suelo para el hotel, a la izquierda, y la casa solariega de la familia Benjumea, a la derecha)

El hotel contaría con 105 habitaciones y tendría una categoría de cuatro estrellas. El autor del proyecto era Javier Betancourt, arquitecto que ha participado también en la adaptación de la Casa Bucarrelli de Sevilla (Palacio del Conde de Santa Coloma) como apartamentos turísticos.

Ybarra y Cía preveía inaugurar este establecimiento hotelero en la primavera de 2021, coincidiendo con la Semana Santa y la Feria, celebraciones que atraen a miles de turistas a la ciudad.

Otras informaciones periodísticas de fecha 19 de septiembre de 2019 apuntaban que la Gerencia de Urbanismo había concedido licencia de obras de ampliación para un edificio de cuatro plantas y dos de sótano, anexo a otro ya existente (el Columbus), para destinarlo a uso hotelero, según el proyecto básico y reformado presentado ante la sede de dicho organismo.

Sin embargo, a fecha de hoy Ybarra y Cía ni ha podido construir el hotel ni tampoco la residencia universitaria en la avenida de La Palmera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.