Muñoz vuelve a la carga con la tasa turística cuando Sevilla aún no ha recuperado 320.000 pernoctaciones preCovid

Y cuando el 30% de los españoles han cancelado sus vacaciones por la inflación y más del 50% buscan alojamientos más baratos

El grupo municipal del PSOE, al que pertenece el alcalde (Antonio Muñoz), ha  registrado una propuesta para el próximo Pleno del Ayuntamiento de Sevilla en la que insta a los gobiernos autonómico y central a que «desarrollen el marco legislativo» que dé cobertura a los ayuntamientos para «poner en marcha una tasa turística que abonarán los visitantes y que permita generar recursos económicos». La iniciativa se produce cuando tras los primeros cinco meses del año 2022 Sevilla aún no ha recuperado 122.393 de los viajeros que se alojaban en sus hoteles antes del Covid y 319.920 pernoctaciones hoteleras, y el aeropuerto de San Pablo ha registrado 552.972 pasajeros menos que entonces.

El gobierno local recuerda que esta medida ya ha sido tomada por distintas ciudades europeas como Lisboa, París, Berlín, Oporto y Milán y, en España, en Cataluña y Baleares, y que «se encuentra en tramitación en Valencia y el País Vasco». Además, el Ayuntamiento de Málaga también ha aprobado una iniciativa en el Pleno para solicitar «herramientas».

Lo que no dicen el alcalde y su equipo es que, tal como reflejan las estadísticas, Sevilla todavía no ha recuperado entre enero y mayo del año en curso el 10,66% de los viajeros que se alojaron en sus hoteles durante el mismo periodo de 2019, el último año previo al Covid, ni el 13,12% de las pernoctaciones hoteleras de aquel entonces, así como que en el aeropuerto de San Pablo se ha registrado una caída del 13,12% de los pasajeros de antaño.

Muñoz también prefiere ignorar el contexto inflacionario actual, en el que los salarios han experimentado una subida inferior en un 8% a la de los precios en general, factor que está influyendo de manera notable en las decisiones de los españoles a la hora de viajar.

Así, según un informe difundido el pasado 3 de julio, uno de cada tres españoles ha tomado la decisión de cancelar sus vacaciones a causa de la inflación. Asimismo, más de la mitad busca alojamientos “más económicos”, conforme a un estudio realizado por la plataforma global de investigación de mercados Appinio.

Si bien el 18% de los consultados reconoció tener una renta mensual de hogar de 1.001 a 1.500 euros, el 40% se ha visto obligado a posponer sus planes de vacaciones de verano a causa de la inflación y el 57% se ha visto obligado a acortar la duración de las mismas, tal y como recoge la encuesta, que valora los hábitos más comunes de los españoles a la hora de escoger sus vacaciones estivales.

Por lo que respecta al presupuesto, el 24% tiene planeado gastar aproximadamente de 51 a 70 euros por noche en el alojamiento de sus vacaciones de este año, frente al 13% que calcula gastar menos de 30 euros por noche.

Para aquellos cuyo presupuesto de pernoctación es de 30 euros por noche la implantación de una tasa turística de tan sólo un euro ya supondría un encarecimiento del 3,33% en un marco de subida generalizada de precios, por lo que el gobierno local estaría lanzando al mercado un mensaje de que Sevilla va a ser más cara que otros destinos competidores.

La afirmación, reiterada una y otra vez por Muñoz de que nadie deja de viajar por pagar uno o dos euros más, no concuerda con el resultado del estudio de Appinio, máxime si ese euro se suma a otros muchos de sobreprecios en carburantes, electricidad, alimentación, ropa, calzado y un etcétera generalizado a raíz de la guerra en Ucrania desatada por Putin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.