El corte a partir del 17 de agosto de la avenida de Las Razas durante un año indigna a los barrios afectados por la falta de alternativas de las Administraciones

No responden a la solicitud de desvío del tráfico por el interior del puerto, por lo que Heliópolis, Reina Mercedes y Los Bermejales sufrirán todo el impacto

La empresa EMASESA  ha informado  a los vecinos  del próximo  corte  de la Avenida de las Razas, previsto para el 17 de agosto de 2022 para dar inicio  a la segunda fase de las obras del colector Emisario Puerto, adjudicadas a la UTE SANDO, OHL y Dragados, por un importe de 27 millones de euros y con un plazo estimado  de 12 meses. Las obras afectan al tramo de Las Razas comprendido  entre Padre García Tejero y Páez de Ribera.

Las obras para construir una variante del colector Emisario Puerto, cuya primera fase se inició el pasado mes de febrero, han causado una enorme preocupación vecinal, por los daños causados  en viviendas de la calles Perú y Bolivia; la alarma provocada por las vibraciones en todo el entorno de los barrios de Heliópolis  y el Sector Sur (Siete Calles);  las molestias  y alteración de la vida cotidiana por el ruido – en  ocasiones  insoportable y  muy  superior a lo permitido-; la alteración de la vida académica del IES Punta del Verde; los problemas de  acceso provocado por los cortes en varias calles  y  la grave alteración de una parte significativa del Parque del Guadaíra.

La preocupación y alarma vecinales se acrecientan ante el anuncio de un próximo corte total  de la Avenida de Las Razas durante al menos un año, que inutilizará uno de los más importantes accesos rodados a los barrios del Sur de la ciudad.

Asociaciones y colectivos como Parque Vivo del Guadaíra, Bermejales Activa y la Plataforma vecinal  de Afectados por las  Obras del Colector han presentado varios escritos dirigidos al alcalde de Sevilla y al delegado de Movilidad; al presidente de la Autoridad Portuaria  y al subdelegado del Gobierno, en los que  han demandado que se valore seriamente la alternativa de reconducir el tráfico  por la avenida  Guadalhorce, situada  en un sector del recinto portuario con muy escasa actividad comercial  y  con una sección y capacidad (12 metros ) muy  parecida a la de la vecina de Las Razas (15  metros) .

La confirmación de que se va a desviar el tráfico por los barrios de Heliópolis  y  Los Bermejales hacia el eje La Palmera-Avenida de Jerez  es considerada  por el Colectivo de Afectados y por las asociaciones Parque Vivo del Guadaíra y Bermejales Activa una muestra mas del escaso liderazgo  político del Ayuntamiento hispalense frente a los gestores de Puerto de Sevilla, «insensibles -afirman- a los trastornos que estas obras van a causar a la ciudadanía,  así  como  ante el desdén de la Subdelegación del Gobierno ante las advertencias de los riesgos los días  de partido de fútbol, en los que se concentran miles de personas y vehículos en un sector urbano  en el que una de las principales vías de evacuación y acceso  ha sido cerrada».

Vista de la primera fase de las obras, que tantas molestias han causado en Heliópolis

Por otro lado, del resto de las siete propuestas planteadas en el escrito dirigidos al Ayuntamiento sólo se ha dado una respuesta satisfactoria: la apertura de la calle Tarfia  para facilitar el acceso al CEIP La Raza, mientras que no habido respuestas a las medidas  requeridas, como  el apoyo al transporte público de alta capacidad en superficie por plataforma reservada por La Palmera;  la minimización de los previsibles ruidos y vibraciones  -ya denunciados durante la fase I de la obra-;  la evaluación previa de la estabilidad de los elementos constructivos de los edificios que pudieran verse afectados  incluso interviniendo en aquellos que pudieran suponer un riesgo a sus moradores y usuarios;  la restitución a la situación previa  del parque del Guadaíra y la posibilidad de aprovechar esta intervención en la avenida de Las Razas para que el Ayuntamiento negocie con la Autoridad Portuaria y  afronte una serie de reformas en dicha vía, que en poco  tiempo va a sufrir una transformación radical con el desarrollo del Distrito Urbano-Portuario.

Por último, las asociaciones citadas recuerdan en una nota de prensa que el desarrollo de obras que comportan enormes molestias y sufrimientos al vecindario y que son de interés general para la ciudad suelen estar acompañadas de medidas compensatorias que además suponen mejoras de la calidad ambiental y urbanística de los sectores afectados, como ha sucedido en Ronda de los Tejares, Miraflores y otras muchas. «Aún no hemos recibido una respuesta satisfactoria -afirman- al requerimiento vecinal al  Ayuntamiento de que estas medidas deben pactarse con las asociaciones y colectivos representativos de los barrios afectados, y de que deben ser proporcionales al enorme  sufrimiento padecido».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.