La Junta de Andalucía mantiene su propuesta de autorizar un recrecimiento total de 42 metros de la presa de residuos mineros de Riotinto 

Según Ecologistas en Acción, va en contra de las recomendaciones del Instituto Geológico y Minero de España

Ecologistas en Acción ha presentado sus alegaciones en el nuevo periodo de información pública anunciado en el BOJA del 7 de julio de 2022 del expediente que tramita el Servicio de Industria y Minas de la Delegación Territorial onubense de la Consejería de Política Industrial y Energía, que nuevamente pretende dar el visto bueno a un recrecimiento de 42 metros de los muros de cierre de las balsas mineras propuestos por Atalaya RioTinto Minera S.L.U.  De esta forma los muros de cierre de ambas balsas, secciones de Cobre y Aguzaderas, alcanzarán la cota de 417 metros sobre el nivel del mar, para albergar 161 millones de toneladas de lodos, añadidos a los 182 millones de metros cúbicos de lodos tóxicos que ya contienen. 

Estos «brutales recrecimientos», a juicio de Ecologistas, que en algunos casos elevaría la altura del muro hasta 100 metros desde el terreno natural, se realizarían sobre la vieja estructura de balsas que fueron construidas en los años 70, 80 y 90 por el peligroso método de aguas arriba. Desde entonces no han parado de recrecerse, ocupando actualmente una superficie de más de 500 has.

Según los verdes, es exactamente lo mismo se hizo en Aznalcóllar, hasta que la balsa de lodos de Boliden, que contenía apenas 18 millones de metros cúbicos de lodos tóxicos, reventó el 25 de abril de 1998 y devastó la cuenca del río Guadiamar, hasta el límite del espacio natural de Doñana, lo que se podría haber evitado si se hubieran atendido las reiteradas advertencias previas de técnicos y grupos ecologistas.

Vista de una de las presas de residuos mineros

Afirma Ecologistas en Acción que en su informe de 11 de Mayo de 2022, el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), en la última y más importante de sus recomendaciones en relación a la seguridad del recrecimiento, propone : …”realizar autorizaciones parciales progresivas al proyecto de recrecimiento, y no una autorización única hasta la cota final proyectada de +417 mts, con el fin de comprobar durante la fase de construcción las hipótesis de cálculo realizadas en la fase de proyecto y que atañen los cálculos de estabilidad propuestos” .

Llama poderosamente la atención a juicio de los verdes «la incongruencia de la autoridad minera de la Junta de Andalucía en Huelva que, por un lado, obliga a la inclusión de esas recomendaciones en la propuesta de resolución de fecha 22 de junio de 2022 que realiza el delegado territorial competente en materia de minas, y al mismo tiempo incumple esa recomendación tajante y propone la autorización completa del recrecimiento en todas sus fases hasta la cota 417».

El posible efecto de la rotura de las presas mineras de Riotinto a través del río Odiel

Ecologistas en Acción se opone rotundamente a cualquier recrecimiento de esas presa mineras, en la línea establecida en el informe técnico de septiembre de 2019 “Análisis de riesgo de las presas de relaves en la mina Riotinto”, elaborado por el experto Steven H. Emerman, de la Universidad de Utah (EE UU), especializado en modelización hidrológica e interpretación geofísica y de imágenes por satélite de presas de lodos mineros.

Ese informe incluía entre sus conclusiones lo siguiente: “… la probabilidad de la falla de las presas debido a la licuefacción es del 15 % en un año dado. Este valor numérico es más o menos equivalente a una ronda anual colectiva de ruleta rusa (con un revólver con seis cámaras y una bala) por parte de los trabajadores mineros y los residentes aguas abajo de la mina Riotinto”.

Y se añadía: “Una probabilidad anual del 15 % corresponde a una probabilidad de la falla de las presas del 28 % en dos años; 38 % en tres años; 48% en cuatro años y 56 % en cinco años. (…) La probabilidad se convierte en 95 % en los próximos 19 años, por lo que la falla de las presas en los próximos 20 años es casi inevitable”.

En base al principio de precaución, y en línea con lo propuesto por el IGME, Ecologistas advierte a las autoridades competentes que sólo debiera aprobarse en todo caso la autorización favorable para la primera fase, con el fin de comprobar durante esa fase de construcción las hipótesis de cálculo realizadas,  y la estabilidad real de ese primer recrecimiento.

Asimismo Ecologistas en Acción denuncia en sus escritos, una vez más, «la manipulación que se ha realizado -afirma- en las simulaciones presentadas por la empresa, presentando resultados que simulan que un posible vertido por rotura catastrófica no llegaría nunca al mar a través del río Odiel, mientras que la misma empresa presentó simulaciones en 2014 que alertaban de que esa rotura  podría provocar posibles inundaciones en zonas industriales de Gibraleón, Aljaraque y Huelva, saliendo al mar. Y en esa ocasión los cálculos se efectuaban sin contemplar el nuevo recrecimiento de 42 metros y de 161 millones de toneladas más de lodos tóxicos dentro de las presas».

Por eso, Ecologistas en Acción considera igualmente que «esa manipulación de cálculos se ha realizado para eludir el cumplimiento de las obligaciones de realizar consultas transfronterizas a Portugal y Marruecos, por las posibles afecciones a sus aguas litorales y costas en caso de ocurrencia de la rotura catastrófica alertada por el informe del profesor Emerman».     

  • Propuesta de resolución de la Junta de Andalucía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.