La debilidad de Alfredo

El alcalde interino da muestras de su vena más sentimentaloide al confesar que siente debilidad por Celis, un político con pinta de David Cameron y al que señaló como el delfín sobre el que consolidar su secta de ‘los críticos’, con la que asaltar el poder orgánico desde el Ayuntamiento.  Dice que destaca por su lealtad. Dado que el delfín ha participado o estado, que para el caso es igual, durante todos estos años en la conspiración urdida por Monteseirín, Marchena y compañía contra la Ejecutiva Provincial del PSOE y ha sido por tanto desleal a su secretario general, sólo cabría medir en él la fidelidad al alcalde. Sin embargo, apenas otear la defenestración de Alfredo, Celis ya se cayó del caballo camino del congreso extraordinario socialista y declaró sentirse representado por Viera. En vez de compartir la suerte política del alcalde –declaró en tiempos  que él se iría junto con Monteseirín-, Celis se hizo el converso para purgar sus pecados  dentro de la Junta en vez de en la calle, donde hace demasiado frío. Celis es como Sevilla: muy leal a sí mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.