Desmayo de un escolar por calor

Indisposición de un niño en el colegio sin

refrigeración donde Griñán inauguró el curso escolar


El presidente dijo que la educación es “una política económica que se rentabiliza”

Padres y miembros de la comunidad educativa del colegio público ‘Marie Curie’, popularmente conocido como ‘Nuevo Bermejales’ y sito en el sevillano barrio del mismo nombre, han confirmado el desmayo de un niño de tres años de Educación Infantil y la indisposición de una profesora por efecto del calor que se sufre en el centro, carente de refrigeración. Se da la circunstancia de que este colegio fue elegido por el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, para protagonizar junto a la consejera Mar Moreno y el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, la apertura del curso escolar 2009-2010.

La comunidad educativa se queja de la falta de aire acondicionado o, en su defecto, de aislamiento suficiente y arboleda de sombra que palien las altas temperaturas reinantes en el centro docente, que tan sólo lleva un año en funcionamiento y no obedece precisamente a un diseño bioclimático.

Paradójicamente, la Consejería de Educación mantiene como criterio en materia de climatización la subvención, llegado el caso, de sistemas de calefacción, pero no de refrigeración, cuyo coste ha de correr a cuenta del Ayuntamiento y/o de las asociaciones de madres y padres de alumnos.

Durante el acto de apertura del curso escolar 2009-2010, el presidente de la Junta destacó en el colegio Nuevo Bermejales  el compromiso del Gobierno andaluz con las políticas educativas, y apostó por «mantener el esfuerzo de inversión y mejorar la calidad de la educación».

Según las palabras del presidente, los presupuestos para 2010 no tendrían  recortes en Educación pese a la actual crisis económica, dado que  la educación es «una política económica –dijo- que se rentabiliza»,  y añadió que Andalucía será más próspera «cuanto más educación haya». Además, defendió que «hay que mantener el esfuerzo en mejorar la calidad de la educación».

«Hemos universalizado la educación y ahora hay que universalizar el éxito», reiteró Griñán, al tiempo que insistió en que hay que conseguir que «cada niño estudie hasta el límite de sus capacidades, sea cual sea su origen o el nivel económico de su familia».

El presidente se refirió en aquel acto también a los delegados provinciales de Educación, cuya labor definió como «fundamental» porque «están al servicio de padres y alumnos para crear esa comunidad en la que la jerarquía sea el método y la capacidad». Igualmente, apeló a la complicidad de las familias en la educación, y recordó que los padres y abuelos «deben recordar que la educación se comparte con los profesores» y que la familia tiene que explicar a los más pequeños «el respeto, la convivencia, el orden y la disciplina».

Respecto a los niños, el presidente hizo un llamamiento a la importancia de «aprender a convivir». «Todos sois iguales y tenéis que compartir esa igualdad», subrayó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.