Los minutos de la basura

La expresión ‘minutos de la basura’ fue acuñada en la NBA para definir la situación en un partido cuando la ventaja de uno de los equipos es tal que se considera insalvable, por más que reste tiempo de juego. Entonces, los entrenadores admiten el resultado, sientan a sus estrellas y les regalan los minutos que quedan a los suplentes y promesas.

Con la toma de posesión de la nueva corporación presidida por Zoido, en Sevilla han concluido los ‘minutos de la basura’ políticos desde el 22-M, un periodo de transición en el que la  tradición impone que el gobierno saliente no adopte ninguna decisión que ate al nuevo y se limite a mantener el funcionamiento de los servicios básicos.

Sin embargo, el dúo Monteseirín-Torrijos no ha desperdiciado ni un solo segundo en su afán de eliminar el mayor rastro posible de sus facturas, dejar ‘patatas calientes’ a Zoido y colocar a sus afines. Para ellos no ha habido minutos suficientes para maquillar su etapa final, pese a que, temiendo su derrota, se pusieran a la tarea con bastante antelación.

 

COLOCACIÓN DE AFINES

 

Tan sólo tres días antes de que Zoido fuera investido alcalde, el gobierno PSOE-IU entregó en propiedad 36 plazas de jefaturas en diversos departamentos sin haber convocado previamente, como era costumbre, un concurso de traslado entre el personal, concurso al que solían optar funcionarios que en algunos casos llevaban años esperando la oportunidad. Entre los nuevos jefes de la noche a la mañana figuran los de negociado de los once distritos. El teórico personal de confianza de los nuevos delegados del PP es en realidad el personal de confianza de Monteseirín y Torrijos, caballos de Troya para la corporación entrante.

Casualmente, según han revelado en estas mismas páginas Antonio Salvador y Sebastián Torres, entre los nuevos jefes figuran una sobrina de Torrijos, un hijo del exconcejal socialista José Gallardo y una hija del jefe de Personal.

Esta maniobra se une al del Instituto Municipal de Deportes, en manos de IU, dos días antes de las elecciones. El comité de empresa denunció que había activado cuatro bolsas de trabajo elaboradas “a la medida de los perfiles de la gente que se quiere colocar”. Al no tratarse de pruebas teóricas o prácticas, sino de requisitos y condiciones puntuales, “se han instaurado baremos muy definidos y ajustados al currículum de ciertas personas, para que sólo ellas puedan entrar, esté la corporación que esté gobernando, la que sale o la que entra”. Y quince días antes, la Delegación de Hacienda contrató como nueva directora de un departamento a una destacada militante socialista del Cerro del Aguila, afín al cesante Francisco Fernández.

 

 

 

 

 

 

CAJONES LLENOS DE FACTURAS

 

 

En previsión de la derrota que venían augurando los sondeos, Monteseirín y Torrijos han pisado a fondo el acelerador de la habitualmente lenta maquinaria burocrática para vaciar cajones llenos de facturas desde tiempo inmemorial por contratos adjudicados a dedo y para regularizar la situación contable de organismos como la fundación DeSevilla.

En sendos Plenos convocados en vísperas electorales (el 28 de abril y el 13 de mayo) lograron que se aprobara el pago de facturas pendientes por valor conjunto de unos 15 millones de euros. El método utilizado, el reconocimiento extrajudicial de deudas, es un procedimiento previsto para casos excepcionales y/o urgentes pero que PSOE e IU han convertido en práctica habitual en sus ocho años de mandato, hasta el punto de que por esta vía han dado salida a unos 50 millones de euros al margen del Presupuesto.

Antes del 22-M  han pagado por conceptos tales como la compra de mil discos de cantes republicanos (10.620 euros); el viaje a Madrid de un grupo de bolivianos que querían inscribirse en el censo electoral (1.400 euros); un estudio sobre participación ciudadana (35.000 euros); un seminario al que fue invitado Juan Espadas (20.000 euros) y, algo harto significativo, también se aprobó la detracción del dinero destinado al pago de la luz, el agua, el gas y el teléfono del IMD (más de 500.000 euros), a riesgo de que le corten por impago estos servicios básicos, para tapar los agujeros generados por IU en la fundación DeSevilla.

 

EL ‘ATADO’ DE MARCHENA

 

 

El PP ha impugnado otra de las apresuradas decisiones de Marchena en  Emasesa: un contrato de 110 millones de euros para construir en cinco años la estación depuradora de aguas residuales ‘Norte’, tan cercana a La Algaba que el proyecto ha provocado manifestaciones en ese pueblo por temor a los olores.

Si en algunos casos PSOE e IU han procurado atar a Zoido, en otros le dejan sus ‘marrones’, como  la deuda de 7,7 millones acumulada en tan sólo dos años por Giralda TV, el aparato propagandístico montado por Monteseirín en plena crisis y que no iba a costar un solo euro a los sevillanos porque se autofinanciaría.

Y Monteseirín ha dejado además en un deliberado olvido su compromiso de que, cuando se acabaran las obras,  se depurarían responsabilidades por el retraso de cuatro años y el sobrecoste que ha elevado hasta 140 millones la factura de las  ‘setas’ de la Encarnación.

Pese al informe del secretario municipal abogando por que esas responsabilidades se depuraran previamente, a fin de que no fuera el Ayuntamiento el único en pagar por las irregularidades en la obra faraónica, Monteseirín se ha ido al final de rositas. Para mayor sarcasmo, con Marchena organizándole un autohomenaje en lo alto del Metropol Parasol  “por haber creado una Sevilla más justa y más avanzada”.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.