La Davis de Zoido

“Sevilla también ha ganado la Copa Davis”, escribió Zoido en Twitter. Y tenía razón, porque a los beneficios intangibles de ligar la marca Sevilla a un gran evento deportivo visto por 2.000 millones de personas en Tv se une el negocio generado por los miles de visitantes llegados al reclamo del tenis y que se vuelven a sus puntos de origen como embajadores turísticos de la ciudad. Porque quien viene, repite más tarde o más temprano. Frente a la actitud cicatera de la Junta –hasta Griñán tuvo que contradecirse a sí mismo sobre sus compromisos previos y supuestamente ineludibles para rectificar su inicial ausencia junto al Rey-, Zoido comprendió desde primera hora que el deporte de alta competición es ya mucho más que deporte: un espectáculo movilizador de masas y, por tanto, de dinero. Si, según la doctrina acuñada por Marchena en la era Monteseirín, un alcalde es el máximo responsable -para bien o para mal- de cuanto acaece en una ciudad, no sólo Sevilla, sino también Zoido ha ganado la Copa Davis. “Entró, entró”, que habría dicho el clásico Juan José Castillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.