Miopía

Una ‘spin off’  de Málaga gestiona el clúster empresarial Tourism&Health Spain que, tras tres años de investigación y desarrollo de una moderna plataforma tecnológica, aspira a convertir la capital de la Costa del Sol también en la capital del turismo de salud promocionando la cantidad de centros sanitarios allí existentes, sus hoteles, el clima y los equipamientos. De esta manera, Málaga se va a unir/competir con las 55 ciudades del mundo con programas de este tipo y realizar ahora lo que Sevilla pudo hacer y no hizo veinte años antes.

Démosle a la moviola y viajemos al año 1993, el posterior a la Expo. España, que en plan machada ha organizado simultáneamente en un mismo año la Muestra Universal, los Juegos Olímpicos y la Capitalidad europea de la cultura, cae en una crisis casi tan terrible como la actual, que durará al menos cinco años, y Felipe González se ve obligado a devaluar tres veces la peseta para tratar de devolver competitividad al país.

Los modernísimos hoteles construidos para el 92 se cerraban paulatinamente o estaban casi vacíos. Entre ellos, el Al-Andalus, en la prolongación de la Palmera, el segundo más grande de España, con sus 700 habitaciones. Le sobraban por lo menos la mitad. Y entonces, a su dueño, el empresario balear Antonio Coll, se le encendió una bombilla al saber que turistas británicos acudían en cruceros a operarse de cataratas y otras afecciones oftalmológicas en Gibraltar, como ahora van en aviones a los dentistas polacos, por desconfianza en su sistema de salud, más caro y peor.

Coll, viendo que el sector Sur, en que está el Al-Andalus, es el de los hospitales y clínicas de la ciudad (Virgen del Rocío, Militar, Valme, Fátima, Sagrado Corazón, doctor Infantes Alcón y hasta el Colegio de Médicos), intuye el potencial turístico-sanitario de Sevilla y proyecta la reconversión de la mitad de su hotel en una especie de Incosol para turistas ricos: la clínica Reina Mercedes.

En vez de crear un ‘clúster’ en torno a la idea, como ahora en Málaga todo el sector, la Asociación de Clínicas Privadas de Sevilla lanza una campaña en contra, levanta también a los vecinos del hotel por el presumible ruido de las ambulancias, y tumba el proyecto. Coll tira la toalla y, simbólicamente, el hotel. Lo pierde. 

La saga de los oftalmólogos Fernández-Vega ha demostrado cómo una ciudad media como Oviedo puede convertirse en meca del turismo sanitario de alto standing, como proyecta Málaga con su ‘Tourism&health Spain’ y Sevilla despreció hace veinte años por….. miopía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.