Nuevo revés judicial a Cobre las Cruces y la Junta de Andalucía

Ecologistas en Acción ha logrado que el TSJA suspenda la autorización para la nueva planta metalúrgica, vital para mantener la explotación

Medios de comunicación destacan únicamente que la multinacional canadiense presenta un ERE para 200 trabajadores al agotarse el yacimiento de mineral

El miércoles 25 de noviembre de 2020 ha habido dos noticias relacionadas con la empresa minera Cobre las Cruces, pero medios de comunicación -salvo honrosas excepciones- sólo han publicado una y han silenciado la otra, a pesar de que las dos están concatenadas. Es decir, aplicando criterios estrictamente periodísticos, las dos noticias deberían haberse publicado. La ocultación de una de ellas plantea la cuestión de cuáles son los criterios por los que se rigen algunos medios de comunicación sevillanos, en los que a la vista de los hechos parece que prima no molestar a los poderes económicos ni a los políticos.

Se publica que la filial española de la multinacional canadiense First Quantum ha presentado un ERE que afectará en los próximos años a 200 de sus 230 trabajadores debido al agotamiento del yacimiento minero y mientras espera los permisos administrativos para la puesta en marcha del nuevo proyecto, el cual ya no sería una explotación a cielo abierto como hasta ahora, sino en galería subterránea y dotado con una nueva planta polimetalúrgica.

Pero algunos no publican la noticia concatenada y conocida el mismo día: Ecologistas en Acción, según una nota de prensa de esta organización, ha logrado que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) suspenda la autorización urbanística para la instalación justamente de esa nueva planta industrial, vital para la continuidad del negocio minero de Cobre las Cruces.

Empiezo por hacerme eco de la nota de prensa de Ecologistas para que al menos los lectores del blog estén bien informados. Dice así:

“A instancias de Ecologistas en Acción el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía suspende la autorización urbanística para instalar la nueva planta industrial del proyecto de refinería polimetalúrgica (PMR). El reciente proyecto de refinería polimetalúrgica (PMR) de la empresa minera Cobre Las Cruces (CLC) pretende instalar y construir una nueva planta de beneficio industrial en un espacio del recinto minero. Allí se localiza la Escombrera Sur del complejo minero en este momento, en el término municipal de Salteras. Para ello se tramitó la Tercera Modificación del Plan Especial de Actuación Minera que regula el uso de esos suelos. Esa modificación fue aprobada definitivamente el 11 de julio de 2019 por la Comisión Territorial de Sevilla de Ordenación del Territorio y Urbanismo. Esa aprobación definitiva se hizo ignorando completamente dos hechos cruciales:

– La sentencia firme del 18 de enero de 2019 de la Sección Segunda de la Sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que anuló la Segunda Modificación de ese mismo Plan Especial, por ausencia de Evaluación Ambiental Estratégica.

– El derrumbe masivo del 23 de enero de 2019 de la escombrera y zona norte de la corta minera de Las Cruces.    

Foto del derrumbe de la mina de Cobre las Cruces acaecido el 23 de enero de 2019. En primer plano, la zona donde según Ecologistas en Acción se pretende construir la nueva planta industrial

Ecologistas en Acción recurrió y pidió ante el TSJA la suspensión de la aprobación definitiva de la Tercera modificación del Plan Especial de Actuación Minera. Esta organización considera que esa aprobación es una burla a la anterior sentencia firme del TSJA, y además no se ha evaluado el riesgo que implica instalar una planta industrial en una zona de escombrera muy similar a la del derrumbe de enero de 2019. 

El pasado 3 de noviembre la Sala del TSJA ha dictado auto estimando la medida cautelar solicitada por Ecologistas en Acción. Esta medida consistente en la “suspensión de la aprobación definitiva del acuerdo de la Comisión Territorial de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Sevilla, de 11 de julio de 2019, de la 3a. Modificación del Plan Especial de la actuación minera “ Las Cruces” en los municipios de Gerena, Guillena y Salteras, publicado en el BOJA de 25 de febrero de 2020”. El auto se basa fundamentalmente en la jurisprudencia existente sobre medidas cautelares cuando se vulnera el contenido de sentencias firmes. Es decir, han ignorado la sentencia del TSJA para aprobar la Tercera Modificación del Plan Especial.

La suspensión decretada por el TSJA implica la paralización de todas las obras y movimientos de tierras que se hayan podido iniciar, así como la suspensión de todas las licencias que haya podido otorgar el Ayuntamiento de Salteras para esas obras. Por eso, Ecologistas en Acción ha exigido la paralización de esas obras al Ayuntamiento de Salteras.

La nueva planta industrial del PMR todavía no ha obtenido la Autorización Ambiental Integrada (AAI). En el procedimiento de información y participación pública, Ecologistas en Acción ha puesto de manifiesto la medida cautelar adoptada por el TSJA. Esta debería implicar como mínimo el replanteamiento de su ubicación en base a los informes técnicos que se realizaron tras el derrumbe de enero de 2019. Sin embargo, la empresa CLC los ha ignorado completamente. En esos informes se detallaba la posible inestabilidad de las escombreras debido a las filtraciones de aguas de lluvia y a los desvíos de arroyos realizados dentro del complejo minero desde 2005.

La nueva planta industrial del PMR supone una importante regresión ambiental. Pretende usar el clásico sistema de flotación que incrementa notablemente las afecciones en materia de aguas. Supone un aumento brutal del consumo de aguas subterráneas para uso industrial, incumpliendo los objetivos medioambientales establecidos en el vigente Plan Hidrológico del Guadalquivir para las masas de aguas subterráneas de Gerena y de Guillena-Cantillana. El proyecto de CLC pasa de un consumo actual (e ilegal) de 1.000.000 m3/año hasta una autorización propuesta que puede alcanzar los 3.300.000 m3/año. Todo esto sin haber realizado una Evaluación de Impacto Ambiental sobre las afecciones a las masas aguas subterráneas afectadas. 

También supone un incremento brutal la contaminación que CLC pretende verter al estuario del Río Guadalquivir en La Algaba. La autorización que la empresa ha solicitado pasa de los actuales 900.000 m3/año hasta un máximo de 2.340.000 m3/año, con contenido en metales pesados como arsénico, plomo, cadmio, cinc, níquel y mercurio. En este caso, tampoco se ha realizado una Evaluación de Impacto Ambiental sobre las afecciones de ese vertido en las aguas receptoras del Guadalquivir”.

EL PERIODO TRANSITORIO

Hasta aquí la nota de Ecologistas en Acción. Veamos ahora qué dijo la compañía minera en su momento. Según una nota publicada en su página web el pasado 4 de septiembre, Cobre Las Cruces (CLC) pondrá en marcha a partir de 2021 un proyecto industrial transitorio para extender durante dos años más la actividad productiva del complejo minero sevillano, cuya finalización estaba prevista inicialmente para enero próximo, una vez que ya se han agotado las reservas del actual yacimiento.

Para ello, CLC ha desarrollado una solución tecnológica mediante la cual se volverá a procesar en la planta hidrometalúrgica el mineral extraído durante los primeros años de producción de la mina (el denominado ‘tailing’), que todavía conserva un porcentaje aprovechable de cobre (ley media de metal del 1%).

Durante los próximos dos años se espera producir en total 22.000 toneladas de cátodos de cobre de la máxima calidad. En los últimos diez años de producción en CLC, la media ha sido de unas 72.000 toneladas anuales.

Para la viabilidad del proyecto de reprocesado será necesario realizar labores de reacondicionamiento de la planta metalúrgica para adaptar el proceso industrial a las características del material que va a tratarse (diferentes a las del mineral recién extraído). Igualmente deberán acometerse cambios en la estructura organizativa y de personal, que ya han comenzado a negociarse con la representación de la plantilla del complejo minero.

Planta de producción de cobre

La previsión, condicionada a la evolución de los precios del cobre, es que esta actividad pueda extenderse durante los próximos dos años. Durante este tiempo se continuará avanzando en la tramitación de los permisos administrativos y la ingeniería del nuevo proyecto minero de Las Cruces, denominado PMR (Polymetallurgical Refinery). La compañía explotará durante 15 años un nuevo yacimiento polimetálico ubicado bajo el depósito actual, para lo que se construirá una mina subterránea y una nueva planta industrial, única en el mundo, en la que se producirán cuatro metales: cobre, zinc, plomo y plata.

Como explica el director general de CLC, Pedro Soler, “el escenario previsto hasta ahora era el de un parón en la producción de varios años, hasta la construcción y puesta en marcha del proyecto PMR. Este proyecto transitorio, aunque mucho más modesto que el actual en términos de producción y rentabilidad, va a permitir continuar la actividad productiva y mantener una parte importante del empleo, acortando ese paréntesis”.

Como ocurre habitualmente con instalaciones industriales innovadoras de estas características, la planta hidrometalúrgica de Cobre Las Cruces tuvo un periodo de tiempo para ajustar su funcionamiento hasta alcanzar su plena capacidad de procesamiento y alcanzar niveles óptimos de recuperación de metal. Esto significa que en el mineral procesado durante aquel periodo, que quedó almacenado de manera separada, queda aún una media de un 1% de cobre que ahora va a aprovecharse mediante una técnica de reprocesamiento.

Cátodos de cobre producidos en Las Cruces

Esta solución ha confirmado su viabilidad mediante una prueba industrial realizada en los últimos meses en las instalaciones de CLC. La puesta en marcha de este proyecto representa no solo un avance notable en términos tecnológicos, sino también un exponente de economía circular en el sector minero, mediante el uso de las mejores técnicas disponibles para el máximo aprovechamiento de los recursos.

   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *