Paramés, el gurú de los inversores nacionales y conocido como el Warren Buffet español, incrementa su apuesta por la mina de Riotinto

Aumenta su inversión en Atalaya Mining a través de todos los fondos de Cobas y especialmente en la cartera ibérica (9%)

Valora los derechos sobre la mina gallega de Touro y el desarrollo de la tecnología E-LIX, que podría revolucionar la Faja Pirítica del Suroeste

Atalaya Riotinto Minera, filial de Atalaya Mining, obtuvo en 2020 un beneficio antes de impuestos de 58,8 millones de euros

Logró un récord histórico al producir en el año de la pandemia 55.890 toneladas de concentrados de cobre

Dos buenas noticias para la mina de Riotinto. La empresa que la explota, Atalaya Riotinto Minera (filial de Atalaya Mining), obtuvo en 2020 un beneficio bruto de explotación antes de deducirle los gastos financieros (EBITDA) de 58,8 millones de euros y Francisco Paramés, considerado el mejor inversor de la reciente historia de España, ha incrementado su participación en el capital de la compañía a través de todos los fondos de su gestora (Cobas), primera vez que adopta una decisión de este tipo y que supone una muestra de confianza en el futuro de la explotación minera. Actualmente, Atalaya estima que el complejo tiene una vida útil de 12 años (hasta 2033), y sigue explorando en busca de nuevos recursos para incrementarla.

En su última carta a los partícipes en sus fondos de inversión a través de la gestora Cobas, Francisco Paramés comunica que el 9% de la cartera ibérica está destinado a la compañía Atalaya Mining, en los siguientes términos: «Durante el cuarto trimestre, uno de los mayores cambios realizados en nuestras carteras ha sido el incremento significativo de nuestra posición en Atalaya Mining, no sólo en la cartera Ibérica, sino en todas las carteras. Es la primera vez que una compañía está presente en todas
ellas.

Hasta no hace mucho tiempo Atalaya Mining, que opera la milenaria mina de cobre de Riotinto, ha sido una compañía olvidada pues hasta 2016 llevaba muchos años sin
producir, la mayor parte de las acciones estaba en manos de accionistas históricos y su tamaño relativamente pequeño la hacía una inversión impracticable para grandes fondos o grandes empresas mineras. A esto se suma la particularidad de que cotizando en Inglaterra, su equipo directivo y sus principales activos están situados en España.

Tras nuestro análisis habitual, nos decidimos a comprar por su múltiplo atractivo con precios normalizados del cobre (PER 6x) y por la opcionalidad que otorgan sus
derechos sobre la mina de Touro en Galicia. Nuestro reciente interés incremental en la compañía se explica porque en el último trimestre de 2020 se ha producido una noticia muy positiva que mejora sus oportunidades: el anuncio de un estudio de viabilidad para desarrollar el Sistema E-LIX que podría ser un revulsivo para los beneficios de la compañía.

Francisco Paramés, dueño de la gestora Cobas

Este proceso emplea una nueva tecnología que permitirá separar de forma más eficiente los metales contenidos en las rocas y evitar un proceso de fundición. El principal atractivo consiste en que E-LIX será capaz de abaratar los costes de producción, lo que hará posible que recursos minerales que antes se descartaban por no ser rentables, ahora sí resulte interesante explotarlos. Se espera que el
estudio de este novedoso sistema termine en 2021; hasta ahora ha dado muy buenos resultados a escala de laboratorio y en la planta piloto.

Atalaya Mining será la primera empresa del mundo en aplicar esta tecnología, mucho más interesante que otros sistemas alternativos, tanto medioambientalmente como
por su eficiencia económica. Gozará, además, de un periodo de exclusividad de cinco años para su aplicación en toda la Faja Pirítica Ibérica, al suroeste de la península,
donde esta invención es claramente interesante. Es una muy buena opción, pero si el proceso no tuviese éxito, nos quedaríamos, en todo caso con unas buenas minas a un precio atractivo».

Francisco Paramés es conocido con el sobrenombre de el Warren Buffett español (en alusión al inversor americano de tal nombre, que en 2017 era la tercera persona más rica del mundo, con una fortuna de 87.000 millones de dólares) por su historia de éxitos financieros al frente de Bestinver durante casi 30 años, gestora de la que salió para montar la suya propia, Cobas.

BALANCE DE 2020

La apuesta de Paramés no hace más que ratificar el éxito de Atalaya Riotinto Minera, filial de Atalaya Mining, que ha difundido una nota sobre el balance de sus actividades en 2020, el año marcado por el coronavirus. Pese a la pandemia, la compañía batió un récord histórico de producción al lograr 55.890 toneladas de cobre en forma de concentrado. Las operaciones mineras han realizado un movimiento de tierras de 37.7 millones de toneladas de roca y procesado 14.8 millones en la planta de mineral, con una ley media de 0.45% de cobre y una recuperación del 84.53%. 

En cuanto a los resultados económicos, destaca la cifra de inversión en las instalaciones a lo largo de 2020, que ha alcanzado los 44,8 millones de Euros. Asimismo, los resultados operativos han permitido a la filial española de Atalaya Mining alcanzar una facturación de 236,8 millones de euros en el periodo, arrojando un EBITDA de 58,8 millones de euros.

Estas cifras cumplen con el objetivo marcado por la compañía al principio del periodo, y confirman la plena consolidación del nuevo modelo productivo, +RIOTINTO. Este proyecto de modernización, en marcha desde enero de 2020, ha supuesto la incorporación de nuevas reservas de mineral y la instalación de tecnología más eficiente para alcanza los 15 millones de toneladas anuales procesadas, con una inversión de 80 millones de Euros. 

Vista de la mina de Riotinto

Una vez alcanzada la producción de diseño, los esfuerzos se centran en mejorar las eficiencias del proceso, mediante la implementación de programas de optimización, que incluyen la reducción del consumo de agua fresca y cal, o el incremento de la recuperación metálica mediante el uso de equipos de flotación actualmente fuera de servicio. Además, se seguirá trabajando en la aplicación de la tecnología E-LIX, nacida en Riotinto para procesar los concentrados y elaborar cobre puro.

El consumo eléctrico también será un frente de mejora en este 2021; en este sentido, la planta solar de autoconsumo de 50MW que se construirá, y que está en fase de permisos, será un importante aporte a la eficiencia energética del proyecto, así como una apuesta medioambiental, contribuyendo a la reducción de la huella de carbono. 

Asimismo, a lo largo del año, la empresa ha continuado apostando por la continuidad a largo plazo de las operaciones y tiene en marcha una completa actualización de Reservas y Recursos, que está siendo elaborada por expertos independientes. 

El trabajo de exploración geológica se ha entrado en tres áreas aledañas a Cerro Colorado que han confirmado la presencia de sulfuros no minados: Filón Sur, San Antonio/Planes y San Dionisio. Esta última se encuentra bajo el fondo de Corta Atalaya, y está compuesta de stockwork y sulfuros masivos polimetálicos.

En 2020 se ha completado su interpretación geológica y el mapeo de los trabajos históricos presentes en el yacimiento, que fue objeto en su día de explotación subterránea. Además, la empresa ha adquirido Masa Valverde, uno de los yacimientos sin desarrollar más relevantes de la Faja Pirítica, con 66 Millones de toneladas de Recursos inferidos de mineral polimetálico. En su entorno, ha descubierto “Majadales”, una nueva masa de sulfuros con un importante potencial.  

La compañía cuenta con 197 millones de toneladas de reservas de mineral de cobre y trabaja constantemente en la identificación de nuevos recursos para seguir alargando la vida de la explotación, que actualmente se sitúa en 12 años. La puesta en marcha del Proyecto Riotinto ha supuesto una gran inversión industrial, incluyendo importantísimas mejoras ambientales y la creación de más de 450 empleos directos.

LA NUEVA TECNOLOGÍA

Atalaya anunció durante el mes de octubre de 2020 el inicio de los  trabajos de ingeniería para evaluar y construir una planta industrial basada en una nueva tecnología metalúrgica desarrollada en Riotinto por Lain Technologies, con el apoyo de la compañía minera, y bautizada como E-LIX. La nueva planta procesaría parte del concentrado que actualmente se elabora en la explotación onubense, que contiene un 23% de metal, para producir un mínimo de 10.000 toneladas de cobre puro.

Con este desarrollo, una innovación a nivel mundial en minería que ya ha demostrado su funcionamiento con éxito en planta piloto, la compañía incrementaría el valor de sus operaciones, mejorando las eficiencias de su proceso con una tecnología más sostenible para el medio ambiente.

El sistema permitiría el beneficio de minerales polimetálicos cuya explotación, salvo en ciertos casos, no es rentable con la tecnología existente. Por ello, si los resultados a escala industrial confirman las previsiones, podría tratarse de una auténtica revolución para la Faja Pirítica Ibérica. Este cinturón geológico que va desde el sur de Portugal hasta Sevilla es muy abundante en este tipo de mineralizaciones: los sulfuros complejos, que a menudo hoy en día no pueden beneficiarse y que contienen cobre, zinc, plomo, y plata, entre otros metales.

El sistema, único en el mundo, está basado en una primera fase de disolución de los concentrados de cobre, zinc o mezclas de varios elementos para seguidamente aplicar un proceso de extracción con solventes y electrodeposición (SX-EW).

La doctora Eva Laín, inventora del sistema E-LIX de procesamiento del mineral

La nueva tecnología es fruto del esfuerzo investigador de Eva Laín, doctora en Electroquímica por la Universidad de Cambridge y fundadora y propietaria de Lain Technologies, firma que ya en 2014 registró la patente de este nuevo método metalúrgico. La doctora Laín ha desarrollado el proceso desde los primeros ensayos de laboratorio hasta una escala de planta piloto, instalación plenamente funcional propiedad de Lain Technologies, donde el nuevo sistema muestra unos resultados sólidos. Para ello, ha contado todo este tiempo con el único apoyo financiero de Atalaya, que se reserva ciertas condiciones de exclusividad temporal y la exclusividad para el uso de E-LIX en toda la Faja Pirítica, con especial atención al tratamiento de los minerales que albergan sus concesiones.

El Sistema E-LIX puede considerarse como una tecnología de tratamiento de mineral más respetuosa con el medio ambiente que las existentes. Es un proceso que genera cero emisiones, que no consume ni agua ni ácidos, y que funciona en condiciones operativas poco agresivas pues no precisa de altas presiones o temperaturas. Aunque muy complejo tecnológicamente, en general se puede considerar que es un proceso eficiente y seguro en su operación.

La planta piloto ya está obteniendo resultados prometedores

Los estudios de ingeniería están destinados a demostrar la viabilidad industrial del nuevo proceso, que incluye determinar los costes detallados de la operación, y las necesidades de inversión. No obstante, la planta piloto, situada en Riotinto, ya ha demostrado que el sistema funciona, tras permanecer operativa los últimos nueve meses, salvo las paradas originadas por el estado de alarma, manteniendo una capacidad de procesamiento de 5 toneladas por día de concentrado de cobre.

El sistema E-LIX comienza con una fase de disolución (lixiviación) de los concentrados, donde se aplican determinados catalizadores y unas condiciones físico-químicas especiales, que ha demostrado su efectividad con recuperaciones por encima del 90%. Las pruebas realizadas han confirmado que el proceso consigue una alta recuperación metálica con tiempos de residencia bajos y con velocidades de reacción rápidas, para el cobre y el zinc.

El proceso consigue superar el clásico problema de “pasivación” en la lixiviación de los sulfuros complejos, que radica en la formación de una micro-película alrededor de las partículas de los sulfuros que impiden que la reacción siga progresando. Superado este escollo, el proceso culmina con la aplicación de la bien conocida y probada tecnología SX-EW, que consiste en la extracción selectiva de los metales disueltos y su electrodeposición hasta producir cátodos de cobre de alta pureza.

Esto, junto con la capacidad verificada por el proceso E-LIX de tratar efectivamente los niveles de impureza típicos de los sulfuros complejos, indica una alta probabilidad de que los yacimientos presentes en la Faja Pirítica que hoy no son productivos puedan llegar a serlo en el futuro próximo. 

La inventora del sistema cuenta cómo funciona, en el siguiente enlace a una entrevista en Youtube:

https://www.youtube.com/watch?v=VrXNg4xAOs4

A ESCALA INDUSTRIAL

Atalaya Mining anunció en enero de 2022 que ha aprobado la construcción de la primera fase de una planta a escala industrial que utiliza el sistema E-LIX, la cual, producirá metales de alto valor de cobre y zinc a partir de los complejos concentrados de sulfuro procedentes del Proyecto Riotinto en España.

La compañía destacó que E-LIX es un nuevo proceso de extracción electroquímica desarrollado y propiedad de Lain Technologies con el apoyo financiero de Atalaya. E-LIX está patentado por Lain Tech.

Atalaya señaló que se espera que esta planta desbloquee un valor significativo de la cartera de recursos polimetálicos de Atalaya en el Distrito de Riotinto, al aumentar materialmente las recuperaciones de cobre, zinc, plomo y metales preciosos a partir de minerales sulfurados complejos.

Atalaya añadió que la producción de metales de alta pureza in situ reducirá los costes de transporte, los gastos de tratamiento y las penalizaciones asociadas a la producción y entrega de concentrados convencionales.

Además, se espera que esta planta reduzca la huella de carbono de Atalaya gracias a la reducción de los fletes terrestres y marítimos y a la utilización de la energía de la planta solar prevista en el Proyecto Riotinto.

Atalaya señaló que la capacidad de la planta de la Fase I se ha diseñado para producir entre 3,000 y 10,000 toneladas de cobre o zinc al año, dependiendo de la proporción de cobre y zinc en la alimentación del concentrado.

La empresa estimó que el capex para la Fase I es de 12 millones de euros y que el diseño permite una expansión ilimitada de la capacidad mediante la adición de múltiples líneas en paralelo.

Atalaya dijo que comenzará la construcción de la planta en las próximas semanas y se espera que la planta esté operativa en 2022, incluyendo la puesta en marcha.

SÍGAME EN LINKEDIN:

https://www.linkedin.com/in/manuel-jes%C3%BAs-florencio-caro-919b0225/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.