La reurbanización de la calle Dormitorio se convierte en la prueba del nueve para Pimentel y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Sevilla

El líder naranja ha exigido que se apueste por el adoquín tradicional de Gerena

El gobierno de Espadas tendría preparado ya granito gris extremeño como pavimento

El adoquín tradicional está oculto bajo el asfalto por lo que la cuestión es por qué no se conserva

Urbanismo aprobó en pleno con finamiento por el coronavirus la ejecución de las obras

Las obras que está ejecutando la Gerencia de Urbanismo en la calle Dormitorio, sita junto a la plaza Cristo de Burgos (allí donde el delegado Antonio Muñoz ha propuesto el inicio de nuevas rutas turísticas por el Norte del Casco Antiguo), se han convertido en un test para medir el grado real de influencia política de Ciudadanos y de su líder, Álvaro Pimentel, en el gobierno de Sevilla, al que viene apoyando de forma incondicional. Pimentel exigió el pasado 5 de febrero, en una nota pública, que el Ayuntamiento apueste claramente por el adoquín de Gerena tanto en la reurbanización de esta vía como en la de la calle Zaragoza, pero la Gerencia ya tendría listo granito gris de Quintana de la Serena (Extremadura) para usarlo como pavimento en la primera de ellas.

A estas alturas del segundo mandato de Espadas, la clase política, los medios de comunicación y la opinión pública de Sevilla saben que Álvaro Pimentel, el líder local de Ciudadanos, ha tomado como bandera la salvación del pavimento tradicional de la ciudad, constituido por granito de las canteras de Gerena, el cual puede tener diversas tonalidades y que a lo largo de la historia le ha dado un aspecto singular a vías públicas y plazas de una de las urbes más bellas del mundo.

Granito de Gerena, con diversas tonalidades, en una de las calles de Sevilla

Y todo el mundo sabe también que el minoritario gobierno de Espadas (al que Ciudadanos ha otorgado su voto de forma incondicional en este segundo mandato, desde para la aprobación de los Presupuestos hasta para la cada vez más contestada ampliación del tranvía y el PMUS en que se sustenta) pasa olímpicamente de dar satisfacción alguna a Pimentel y el partido naranja en sus reivindicaciones patrimoniales.

Por eso, por más que se lamente una y otra vez, Pimentel ha tenido que tragarse el sapo de ver cómo el gobierno socialista ha inundado con su marea de granito gris procedente de Quintana de la Serena (Extremadura) espacios públicos tan emblemáticos de la ciudad como las calles Cuna y Mateos Gago y la plaza de la Magdalena, entre otros, y despreciado las “exigencias” del líder naranja, que ha quedado cada vez más en evidencia al demostrarse que pinta más bien poco o nada en la política urbanística y patrimonial de Espadas.

La calle Cuna, repavimentada con granito gris de Quintana de la Serena

La “despersonalización” (en palabras de Pimentel) de la Plaza de la Magdalena parece haber colmado el vaso de la paciencia del líder naranja, que a través del portal de su partido en Internet emitió el pasado 5 de febrero una nota pública

http://sevilla.ciudadanos-cs.org/2021/02/05/ciudadanos-lamenta-la-despersonalizacion-de-la-plaza-de-la-magdalena-y-urge-la-puesta-en-marcha-de-un-libro-de-estilo/

que concluía de esta manera: “Pimentel ha reclamado al gobierno municipal que “estudie la posibilidad de dar un paso atrás de forma urgente” y “rectifique el resultado de estos trabajos de reurbanización”, que “distan mucho de lo que se merece un espacio histórico como el de la Plaza de la Magdalena”.

Pimentel, durante su visita a las obras en la plaza de la Magdalena

Además -proseguía-, ha pedido que “se tengan en cuenta todos estos condicionantes en las próximas obras previstas en el Casco Antiguo”, como las de las calles Dormitorio o Zaragoza, en las que “se debe apostar claramente por el uso de un pavimento tradicional como es el adoquín de Gerena”, un material que “ha quedado demostrado que es perfectamente reutilizable y respetuoso con los criterios de accesibilidad en vigor”, algo que “ya se ha puesto de manifiesto en la reciente obra de reurbanización de la calle Becas”.

No parece, sin embargo, que el gobierno de Espadas haya quedado muy impresionado por el órdago patrimonial de su muleta política, el rol que vienen jugando Pimentel y Ciudadanos, ya que tendría preparado granito gris de Extremadura para repavimentar la calle Dormitorio, amparándose para ello en el proyecto de reurbanización que licitó en su día.

Según el informe-memoria justificativo del contrato, el 17 de junio de 2020 (todavía en pleno confinamiento por la pandemia del coronavirus) la Gerencia de Urbanismo decidió acometer la reurbanización de la calle Dormitorio y la mejora viaria de su entorno “ante la necesidad de cambiar completamente el firme existente, ante el mal estado que presenta, eliminando barreras arquitectónicas, renovando también la red de saneamiento y mejorando el entorno viario de la calle”.

El proyecto de licitación fue de 191.187,10 euros, se presentaron al concurso una veintena de empresas y la Mesa de Contratación de la Gerencia recomendó que se adjudicaran los trabajos a Magtel Operaciones por un precio total de 139.902,22 euros.

Obras en la calle Dormitorio, en el Casco Antiguo de Sevilla

La clave consiste en qué se entiende por “cambiar completamente el firme existente”, si sólo la capa de asfalto superficial que se vertió en su día para facilitar la circulación rodada o también el adoquinado de Gerena que se conserva bajo la misma. Y es que la conservación del pavimento tradicional estaría en línea con las pretensiones no sólo de Álvaro Pimentel y de Ciudadanos, sino también de arquitectos, intelectuales y organismos que incluso antes que aquéllos y también ahora se han pronunciado claramente a favor de la preservación de una de la señas estéticas de identidad de Sevilla, como el grupo MP9:

https://grupomp9.wordpress.com/

Urbanismo no tiene la coartada de que se trata de una obra nueva y de que ya no se explotan las canteras de Gerena para extraer el adoquín clásico sevillano. Al contrario: los adoquines que se usaron expresamente en la calle Dormitorio se conservan “in situ”, debajo de la marea negra del alquitrán.

Pimentel (a la derecha), con Espadas, al que apoya en todos sus proyectos para lograr la visibilidad de Ciudadanos

¿Conseguirá Álvaro Pimentel hacer valer los votos de sus concejales ante el minoritario gobierno de Espadas y logrará la preservación del adoquinado tradicional de Gerena en la calle Dormitorio o, por el contrario, se resignará de nuevo a ver cómo la Gerencia de Urbanismo sigue haciendo y deshaciendo a su antojo como ya hizo en las calles Cuna y Mateos Gago y está haciendo en la Plaza de la Magdalena?

¿Conseguirá Pimentel que, tal como exigió en su nota del 5 de febrero, el gobierno de Espadas “rectifique el resultado de estos trabajos de reurbanización” o, por el contrario, volverá a quedarse en evidencia y a lamentarse “a posteriori” de que el Ayuntamiento no le hace caso alguno porque sabe que su apoyo es gratis total?

Si sus exigencias no obtienen fruto, ¿qué mensaje estará transmitiendo a su electorado sobre la utilidad de su presencia en el Ayuntamiento para que le renueve la confianza en las próximas elecciones municipales?

Álvaro Pimentel corre el riesgo de quedar como el estrambote de aquel poema de Cervantes:

Y luego, incontinente,

caló el chapeo, requirió la espada

miró al soslayo, fuese y no hubo nada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *