Las obras de la calle Dormitorio colapsan un barrio del Casco Antiguo al no eliminarse una señal de tráfico de prohibición de giro

Las obras de reurbanización de la calle Dormitorio, sita junto a la Plaza Cristo de Burgos, han provocado una agridulce reacción de los vecinos del entorno. Por una parte, satisfacción con la Gerencia de Urbanismo por el inicio de los trabajos el pasado 18 de enero dado el mal estado de esta vía pública. Por otra, malestar de todos los poseedores de un vehículo, que se han encontrado atrapados dentro de una especie de ratonera al no haberse eliminado una señal de tráfico de prohibición de giro.

Según testimonios recogidos, el problema redica en que al haberse cortado la calle Dormitorio por en principio hasta el día 16 de abril, todos los vecinos de Alhóndiga, Plaza de San Leandro, Imperial, Francisco Carrión Mejías y muchas otras se han quedado sin acceso viable si vienen desde la Alfalfa por Sales y Ferré. Para acceder con vehículo tendrían que dar la vuelta a media Sevilla y entrar por la Puerta Osario para tomar Alhóndiga con el cruce de Almirante Apodaca.

La solución a este problema, que afecta a muchas familias y negocios, es muy sencilla a juicio de los residentes: suprimir la «absurda prohibición de giro a la derecha situada al final de la plaza de Cristo de Burgos en su cruce con Almirante Apodaca». Esa prohibición «nunca ha tenido sentido -añaden- pero ahora colapsa todo un barrio del Centro Histórico de Sevilla».

Las obras de la calle Dormitorio estaban planeadas desde agosto de 2020 por la Gerencia de Urbanismo. El objetivo de las  mismas consiste en una reurbanización que por una parte solucione el mal estado del pavimento, bastante erosionado, hasta el punto de haber acabado siendo un camino lleno de baches; y, por otra parte, reparar las aceras, que en ciertas zonas han llegado a desaparecer. 

La reurbanización de la calle Dormitorio se prolongará al menos hasta mitad del mes de abril de 2021

Uno de los objetivos de estas obras será, según Sevilla Info, configurar con amplitud para los peatones la confluencia de la propia calle Dormitorio con la Plaza del Cristo de Burgos, a la que se accede entre dos esquinas bien identificadas por los vecinos del barrio: la esquina que durante décadas ha sido la del Bar Coloniales, y la contraria, en cuyo edificio se halla el proyecto inicial de la Capilla de la Hermandad del Cristo de Burgos, que aún continúa con su sede en la cercana Parroquia de San Pedro (de la que hace su salida procesional en la tarde del Miércoles Santo). 

Las obras darán pie a que Emasesa tenga la oportunidad de sanear sus redes, además de modernizarlas. Será una auténtica tarea de sustitución para actualizar materiales. Y también facilitará la ocasión propicia para adecuar la calle al nuevo concepto de eliminación de las barreras arquitectónicas, basada en conciliar en una sola plataforma el paso de los peatones y el de los vehículos

El presupuesto es de 191.000 euros. La terminación está programada (al menos así lo indican las eventuales señales de tráfico colocadas en la zona) para el 16 de abril de 2021, algo factible porque este año, al estar suspendida de nuevo la Semana Santa, no se necesita la calle Dormitorio como parte del itinerario de las cofradías que la cruzan de regreso a sus templos, como pasa en circunstancias normales con la de La Cena o la del Beso de Judas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.