Un decenio sin construcción de vivienda protegida municipal en Sevilla

La falta de oferta habitacional habría sido una de las causas de la regresión demográfica de la ciudad

El objetivo de Emvisesa es impulsar en 2021 la construcción de al menos 500 VPO

El 21 de diciembre de 2020, en la página web de la Empresa Municipal de la Vivienda de Sevilla (Emvisesa) se informó del inicio de la construcción de la primera nueva promoción dentro del Plan Municipal de Vivienda 2020-2023 con la primera piedra del proyecto de 83 viviendas de protección oficial (VPO) en Cisneo Alto (Distrito Macarena). Y destacaba poderosamente el reconocimiento de que “es la primera nueva obra municipal de vivienda protegida desde hace una década”.

El año 2020 puede haber supuesto el punto de inflexión para la construcción de viviendas protegidas en la capital de Andalucía, ya que se calificaron 453 unidades, lo cual no significa necesariamente que su construcción se iniciara realmente. A efectos estadísticos constan como expedientes tramitados ante la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente, organismo competente para otorgar la calificación provisional como VPO, pero se trata del primer y obligado paso para la posterior materialización de los proyectos.

A título de ejemplo, la propia Emvisesa obtuvo en 2019 la calificación para tres viviendas de protección en la calle Sol, pero la empresa municipal ha reconocido oficialmente como primer proyecto en ejecución en un decenio (mandatos de Zoido y de Espadas como alcaldes) el de Cisneo Alto y obviado el casi simbólico en el Casco Antiguo.

Ya vimos cómo según el Observatorio de Entidades Locales de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF), la Vivienda ha venido siendo el segundo capítulo de los Servicios Básicos en que menos euros per cápita ha invertido el Ayuntamiento de Sevilla entre 2015 y 2020.

https://www.manueljesusflorencio.com/2021/02/espadas-un-gobierno-mas-social-y-menos-verde/

Especialmente entre los años 2016 y 2018, la liquidación presupuestaria reveló que el gasto per cápita fue bastante inferior en Vivienda al presupuestado. Sin embargo, hubo dos ejercicios (2015 y 2019) en que se gastó más dinero en este capítulo que el previsto en los Presupuestos.

El dato de que en 2020 se incrementó en un 64% la cantidad presupuestada para Vivienda (pendiente de comprobar el grado de ejecución en la liquidación del Presupuesto) denota el propósito del gobierno de Espadas de potenciar este capítulo de los Servicios Básicos.

En este 2021 el objetivo de Emvisesa es impulsar la construcción de al menos 500 nuevas viviendas de protección oficial (las citadas de Cisneo Alto, en las que se invertirán 8 millones de euros, se entregarían a finales de 2022).

CONSECUENCIAS DEMOGRÁFICAS

Al decenio sin construcción de vivienda protegida municipal hay que unir la caída en la construcción de viviendas de todo tipo en la capital andaluza, menor oferta que sería una de las causas que explicarían la regresión demográfica de la ciudad en el mismo periodo y que sólo ha empezado a revertirse en el año pasado, cuando en el padrón municipal se registró un incremento del número de habitantes.

La capital de Andalucía pasó de tener 703.021 habitantes en el año 2011 a 688.711 al finalizar 2018, lo que significa 14.310 menos. La pérdida demográfica fue todavía mayor cuando se toma como referencia los 704.198 pobladores de 2010, ya que en tal caso el balance es de -15.487 habitantes, pero queremos analizar la evolución a partir de 2011 porque es en ese año, con mitad del mismo bajo mandato de Monteseirín y la otra mitad bajo el mandato de Zoido, cuando se registra el hundimiento del mercado inmobiliario sevillano.

Se pasó de crear 1.600 nuevas viviendas en 2010 a tan sólo 584 en 2011. Y a partir de ese ejercicio, y durante todo el mandato de Zoido, el hundimiento fue “in crescendo”, hasta que tocó fondo en 2015, año compartido a medias por Zoido y Espadas en la Alcaldía, cuando se crearon tan sólo 169 nuevos hogares en la ciudad.

En el cuatrienio anterior a 2011, cuando ya se sintieron plenamente los efectos del estallido de la crisis económica, se construyó en Sevilla una media de 2.218 viviendas por año. En los seis años siguientes (2011-2016), la media cayó a tan sólo 362, seis veces menos.

En ese sexenio se registró en paralelo una significativa sangría demográfica. La población de la capital carecía tanto de suficiente oferta de trabajo como de vivienda y empezó a emigrar a otros lares. Se perdieron 12.455 habitantes, a una media de 2.075 personas cada año.

ULTIMAS VPO

Las últimas viviendas de protección oficial (VPO) empezaron a construirse en 2010 y se entregaron entre el mandato de Zoido y los inicios del mandato de Espadas (se adjudicaron muchos pisos que estaban vacíos).

Además, el gobierno de Zoido derogó en 2012 el anterior Plan de Vivienda y lo paralizó todo. Durante el mandato de Espadas se ha dado prioridad al uso de los pisos vacíos existentes y a generar viviendas sociales a través de la compra y del alquiler.

En 2018 se realizó toda la planificación de suelo que forma parte del nuevo Plan de la Vivienda 2020-2023, ya aprobado.

El cambio de política y la mejora de la coyuntura económica se ha dejado notar en el incremento del número de nuevas viviendas construidas a partir de 2017, y especialmente de 2018, cuando se han vuelto a superar las 2.000.

*SÍGAME EN LINKEDIN:

https://www.linkedin.com/in/manuel-jes%C3%BAs-florencio-caro-919b0225/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *